mundo

Protestas en Argentina, México y Ecuador contra invasión rusa en Ucrania

El pedido de las marchas fue común: un cese a la actividad militar de Rusia.


Cientos de personas se manifestaron este domingo en Buenos Aires, Ciudad de México y Quito para pedir el fin de la invasión de Rusia en Ucrania.

Con banderas ucranianas y argentinas, cientos de personas, la mayoría integrantes de la comunidad ucraniana en Argentina, desfilaron desde la Plaza de Mayo hasta el Obelisco, en pleno centro de Buenos Aires, bajo la consigna “Basta de guerra”.

“Estamos pidiendo por la paz de Ucrania que es un país libre, soberano e independiente que quiere seguir gobernándose y decidiendo qué hacer”, dijo a medios internacionales, Mónica Lewkiw, una directora de escuela de 54 años, hija de ucranianos.

Como ella, otros ucranianos o descendientes corearon consignas en favor de la paz y en contra del presidente ruso, Vladimir Putin, representado en carteles con su rostro tachado con pintura roja.

“Queremos que Putin salga de Ucrania, que saque sus manos sangrientas, es el Hitler del siglo 21, queremos que deje a Ucrania en paz”, reclamó Lewkiw en la capital de Argentina, donde habitan unos 500.000 ucranianos y descendientes.

En Ciudad de México, en la céntrica avenida Paseo de la Reforma, varias personas, algunas procedentes de Ucrania, manifestaron exhibiendo la bandera de ese país, flores y pancartas para pedir el fin de la guerra.

Algunos reclamaron al gobierno mexicano, que ha evitado imponer sanciones a Moscú como otros países, envíe ayuda humanitaria a Ucrania.

“Que (el gobierno mexicano) nos apoye, que mande ayuda humanitaria”, dijo a medios internacionales Oleksandra, una profesora de 29 años que se negó a dar su apellido.

Por su parte, Irina Fedchenko, una periodista también de 29 años, dijo que la invasión rusa de Ucrania era injustificable.

Durante la semana se registraron otras protestas contra la guerra en Ucrania, principalmente frente a la embajada de Rusia en México.

En Ecuador, unas 30 personas se congregaron en un parque de Quito portando carteles con leyendas como “no a la guerra”, “Putin está matando niños en Ucrania” o “Putin criminal de guerra”.

Los conductores que pasaban por el lugar hacían sonar las bocinas de sus autos como muestra de apoyo.

“Protestamos porque se están bombardeando hospitales, se están bombardeando escuelas, se están bombardeando edificios de gente que vivía completamente en paz, en un paraíso, antes de la ocupación rusa”, dijo Mayra Aguilar, una ecuatoriana de 29 años que vivió cuatro años en Ucrania.

“Estamos pidiendo la paz”, agregó, en tanto dijo tener el “corazón destrozado”, pues la familia con la que se hospedó en sus años de estudiante en Ucrania no pudo abandonar el país.

Desde que empezó la ofensiva rusa en Ucrania el 24 de febrero, se han multiplicado las manifestaciones contra la guerra en todo el mundo.

Este fin de semana se registraron protestas en otras ciudades del mundo como Londres, París, Roma, Zúrich y Nueva York.

Por otro lado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló el domingo por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin, al que le pidió un “alto al fuego general urgente” en Ucrania, según un comunicado de la Presidencia turca.

Los dos jefes de Estado hablaron a escasos días del Foro diplomático de Antalya, previsto del 11 al 13 de marzo en el sur de Turquía, al que debe asistir el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

“Un alto al fuego urgente y general permitirá encontrar una solución política y responder a las inquietudes humanitarias”, afirmó el jefe de Estado turco.

También exigió la apertura “urgente de corredores humanitarios” en Ucrania. “Abramos juntos la vía de la paz” dijo Erdogan a su homólogo ruso. Turquía “está dispuesta a aportar su contribución bajo todas las formas a la resolución pacífica” de la crisis, agrega.

*Con información de AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.