tecnología

¿Telegram seguirá operando en Brasil?, esto decidió un juez

La decisión de bloquear la plataforma en todo el país, publicada el viernes, no llegó a ponerse en práctica y Telegram continuó funcionando normalmente durante el fin de semana.


El juez del Supremo Tribunal Federal (Stf) de Brasil que había ordenado suspender la aplicación de mensajes Telegram revirtió este domingo su propia decisión, después que la compañía cumpliera las órdenes judiciales que motivaron el bloqueo.

“Considerando que se atendieron integralmente” las solicitudes del tribunal, “revoco la decisión de suspender completa e integralmente el funcionamiento de Telegram en Brasil”, escribió el juez Alexandre de Moraes, en un documento divulgado por el Stf.

La decisión de bloquear la plataforma en todo el país, publicada el viernes, no llegó a ponerse en práctica y Telegram continuó funcionando normalmente durante el fin de semana.

Tras el anuncio de la suspensión, el fundador de Telegram, Pavel Durov, de origen ruso, pidió disculpas a la corte suprema y dijo que los incumplimientos que motivaron el bloqueo se debieron a un “problema de comunicación” por e-mails traspapelados, pidiendo más tiempo para atender las órdenes judiciales y evitar el bloqueo.

En la víspera (sábado), el juez otorgó 24 horas más para que la empresa cumpliera con todos los pedidos, entre ellos designar un representante legal en Brasil, remover ciertas publicaciones y perfiles y detallar ante la justicia qué medidas toma para combatir la desinformación.

También había solicitado la remoción de una publicación de Bolsonaro de agosto del año pasado en la que el mandatario cuestionaba, sin pruebas, la confiabilidad del sistema de voto electrónico de Brasil, vigente desde 1996.

La publicación ya no figuraba disponible desde la víspera (sábado): “Este mensaje no puede mostrarse” porque “violó las leyes locales”, decía en su lugar.

Pieza clave en la estrategia del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro de cara a las elecciones de octubre, Telegram, que tiene sede en Dubai, está instalada en el 53 % de los celulares brasileños y es la plataforma que más crece en el país, según el Tribunal Superior Electoral.

Ante la incertidumbre por el eventual bloqueo de esta red social, las operadoras de telefonía móvil como TIM ya habían avisando por SMS a sus clientes que sería bloqueada a partir del lunes.

(AP Photo/Eraldo Peres)
Bolsonaro, que tiene más de un millón de seguidores y numerosos grupos de apoyo en Telegram, calificó el viernes la suspensión como “inadmisible” y dijo que amenaza “la libertad” de los brasileños. (AP Photo/Eraldo Peres) - Foto: AP

Gobierno presentó recurso

En medio de la disputa legal, el gobierno brasileño intentó revertir la suspensión. La Abogacía General de la Unión (AGU) presentó la madrugada del sábado un recurso ante otra jueza del Stf argumentando que la medida contra Telegram es “desproporcionada” y carece de base legal. De momento, el Stf no se ha pronunciado sobre ese pedido.

Bolsonaro, que tiene más de un millón de seguidores y numerosos grupos de apoyo en Telegram, calificó el viernes la suspensión como “inadmisible” y dijo que amenaza “la libertad” de los brasileños.

El mandatario está concentrando desde hace meses a su militancia en grupos y canales de Telegram, tras ver borradas algunas de sus publicaciones en YouTube, Twitter y Facebook por informaciones falsas.

En un mensaje publicado en Twitter, Bolsonaro dijo, al divulgar la inauguración de una obra por el gobierno: “Nuestro Telegram trae todos los días muchas acciones de interés nacional, lamentablemente omitadas por muchos”.

“Sea bienvenido y comparta la verdad”, escribió, al promocionar su canal en Telegram.

En su página web, se jacta de “garantizar que ningún gobierno o bloque de países con ideas afines pueda invadir la privacidad y la libertad de expresión de las personas”.

Esa compañía, que ha sido objeto de prohibición o restricciones en varios países, como India y Rusia, llevaba tiempo en la mira de la justicia electoral y la corte suprema, especialmente molestas con el hecho de que la compañía no tenga representación legal en Brasil y no responda a sus demandas para evitar una avalancha de desinformación en las próximas elecciones, como la que sacudió la campaña electoral de 2018.

El año pasado, la justicia electoral de Brasil intentó reunirse, sin éxito, con representantes de Telegram para que la compañía colaborara en el combate a la desinformación de cara a las presidenciales de octubre, como se comprometieron Twitter, TikTok, Facebook, WhatsApp, Google, Instagram, YouTube y Kwai.

La aplicación, que ha sido objeto de prohibición o restricciones en varios países como India y Rusia, llevaba tiempo en la mira de las autoridades judiciales brasileñas, especialmente molestas con el hecho de que la compañía no tuviera representación legal en Brasil y no respondiera a sus demandas para evitar una avalancha de desinformación en las próximas elecciones, como la que sacudió la campaña electoral de 2018.

Al revés de otras aplicaciones, Telegram permite grupos de hasta 200.000 personas, canales sin límite de usuarios y prácticamente no modera los contenidos, con lo que el potencial para que un contenido se torne viral es infinito.

Además, tiene chats secretos y los mensajes se pueden autodestruir.

Con información de AFP