Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Gabriel Boric en reunión con el presidente Gustavo Petro.
Gabriel Boric en reunión con el presidente Gustavo Petro. - Foto: Presidencia de la República

política

“Una torpeza impropia de un mandatario”: exministro chileno sobre polémico tuit del presidente Petro

El exministro de Justicia de Chile, Isidro Solís criticó duramente la declaración del presidente Gustavo Petro sobre la derrota de la propuesta de nueva Constitución chilena.

El presidente de la República, Gustavo Petro, de manera anticipada se lanzó a reaccionar sobre los resultados que se han conocido del escrutinio de las votaciones del plebiscito constitucional de Chile, en el cual ganó el rechazo sobre el nuevo texto.

En ese sentido, Petro indicó en su cuenta de Twitter que “revivió Pinochet” y también agregó en otro mensaje “solo si las fuerzas democráticas y sociales se unen, será posible dejar atrás un pasado que mancha a toda América Latina y abrir las alamedas democráticas”.

Ante las duras palabras del presidente Petro contra el resultado del proceso constitucional en Chile, desde el país austral han llegado varias críticas contra el mandatario colombiano de izquierda, quien, además, es muy allegado al presidente chileno, Gabriel Boric, gran derrotado de la jornada electoral.

El exministro de Justicia de Chile durante el gobierno de Michelle Bachelet, Isidro Solís, criticó el tweet del presidente Petro. “Cuando una opción gana con un 60 % normalmente un demócrata entiende que un pueblo ha hablado claro”, dijo en diálogo con SEMANA.

Acerca de que el presidente Petro nombrara al fallecido dictador Augusto Pinochet después de la elección, Solís declaró que era “una torpeza impropia de un mandatario”. Esto recordando que las fuerzas que juntó el “Rechazo” a la propuesta de la Constitución, unió a los movimientos desde la centroizquierda hasta la derecha.

Para nadie es un secreto que el mandatario del Pacto Histórico tenía sus esperanzas en que los resultados fueran positivos sobre el plebiscito, por eso ha generado una sorpresa negativa para Gustavo Petro que haya perdido la aprobación.

El panorama de Chile tenía los ojos puestos desde Colombia frente a los elementos que tiene el nuevo texto de la constitución de Chile, ya que su convocatoria y posterior construcción se derivó de las violentas manifestaciones que se registraron en esa nación en 2019, poniendo en riesgo la estabilidad de ese país.

La afinidad que tiene el presidente colombiano con Boric es de tal nivel que se convirtió en el primer mandatario que recibió en la Casa de Nariño el pasado 8 de agosto, un día después de su posesión como jefe de Estado, allí se habló de la política de paz total del Pacto Histórico, el fortalecimiento de relaciones binacionales y temas relacionados con la seguridad.

Gabriel Boric fue elegido presidente de Chile tras una ola de descontento en ese país. Con el mandatario la nación giró a la izquierda de un solo timonazo. Perteneciente a los movimientos estudiantiles, Boric llegó como la gran ilusión de un sector de la población. Sin embargo, su gestión ha estado empañada de fracasos y estaría a punto de cosechar el mayor de todos: el rechazo a la nueva constitución política, su principal bandera.

La gente hace fila para ingresar a un colegio electoral durante un referéndum para aprobar o rechazar una nueva Constitución en Santiago, el 4 de septiembre de 2022. - Más de 15 millones de votantes comenzaron este domingo a votar en Chile para aprobar o rechazar una nueva Constitución que reemplazará al heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). (Foto por MARTÍN BERNETTI / AFP)
La gente hace fila para ingresar a un colegio electoral durante un referéndum para aprobar o rechazar una nueva Constitución en Santiago, el 4 de septiembre de 2022. - Más de 15 millones de votantes comenzaron este domingo a votar en Chile para aprobar o rechazar una nueva Constitución que reemplazará al heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). (Foto por MARTÍN BERNETTI / AFP) - Foto: AFP

El proceso constituyente comprende muchas aristas. La actual carta magna fue aprobada en 1980, cuando mandaba Augusto Pinochet. Desde entonces, el texto ha sido reformado más de 60 veces, y, actualmente, aparece firmada por el expresidente Ricardo Lagos Escobar. No obstante, tumbarla trae consigo un gran simbolismo y, por eso, se dice que es la elección más importante desde la dictadura.

Trascendió, que la constitución chilena es totalmente distinta a la conformada por Pinochet. Pero en 2019, cuando el estallido social se tomó las calles, la principal demanda de los manifestantes fue que la nación pudiera construir una nueva carta magna que no fuera heredada de sus tiempos más oscuros.

La historia detrás del plebiscito constitucional en Chile

Todo parecía una luna de miel para la izquierda en el país austral. Se convocó un plebiscito en el que los chilenos decidieron que querían tener una nueva constitución. Luego se formó la Convención Constitucional, que en su mayoría quedó en control de movimientos alternativos, y, finalmente, se eligió a Gabriel Boric como presidente.

Pero en el camino algo se torció y terminó con una Convención Constitucional deslegitimada, con una nueva Carta Magna totalmente impopular y al borde de ser rechazada, y un Gabriel Boric con una imagen que empeora día tras día. Hoy todas las miradas están puestas sobre el presidente de izquierda.

Boric y sus allegados se la jugaron por apoyar la nueva propuesta constitucional, a pesar de que la ley le exigía al presidente guardar distancia y no gastar recursos públicos en promover solo el voto por el sí. Tenía sentido que el mandatario apoyara la constitución, con la que está de acuerdo. El problema es que con la posible derrota del texto en las urnas, el presidente tendrá un nuevo revés.

Se esperaba un grupo que buscara acuerdos, que mostrara, con su ejemplo, caminos de diálogo y unión, que escuchara propuestas de la ciudadanía, y se abrieron mecanismos para que lo hicieran, y nada de eso se produjo”, dice el subdirector del diario El Mercurio, Juan Jaime Díaz, quien opina sobre las razones por el descontento del proceso.

Es un proyecto que no respondió a las expectativas. Se vio en su dinámica y en el actuar de algunos constituyentes, pero con mucha visibilidad y protagonismo mediático, muchos de los elementos que una gran mayoría de los chilenos quieren erradicar o dejar atrás: la violencia, las agresiones, las funas en redes, la prepotencia de algunos, la falta de diálogo, el populismo político y la falta de generosidad”, complementa.

Hoy en día, Boric está viviendo una mala hora, ya que tiene una aprobación de apenas el 39 por ciento, mientras que lo desaprueba el 56 por ciento de la población, números particularmente bajos para un mandatario que tiene menos de siete meses en el poder. El lastre de la nueva constitución tiene que ver con la baja popularidad del presidente Boric.

Su campaña interminable por la opción ‘Apruebo’ en desmedro de su trabajo gubernamental han provocado un alto rechazo ciudadano, tanto a sus políticas como a su gestión gubernamental e intervención electoral desbocada”, afirma Francisco Moreno, ex secretario de Comunicaciones de Chile.