venezuela

Venezuela acusa a Colombia por presunto caso de sabotaje a refinería de PDVSA

La afectación en la planta eléctrica habría tenido consecuencias en el buen funcionamiento del servicio de energía.


A través de las redes sociales, este sábado 4 de junio el ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, se pronunció sobre las fallas que presenta el sistema eléctrico de la refinería petrolera de PDVSA, conocida como El Palito, ubicada en el estado de Carabobo. Además de señalar las consecuencias de dicha contingencia, aprovechó para arremeter contra el Gobierno de Colombia.

En el marco de lo sucedido, el miembro del gabinete del régimen de Maduro aseguró que los daños que actualmente se presentan en referida refinería de El Palito, responden a una “acción criminal fraguada desde Colombia”, y acusó directamente al presidente Iván Duque Márquez como responsable de lo sucedido.

En su acusación, el ministro venezolano afirmó que si bien el plan para afectar el servicio eléctrico fue fraguado desde Colombia, este supuestamente habría contado con la anuencia del mandatario nacional.

Sobre el presunto plan desarrollado por el Gobierno de Iván Duque, el funcionario chavista señaló que la estrategia prevista desde Colombia se desarrolló al “manipular” los sistemas de protección, aclarando que esto tenía como objetivo que de ello derivara “la inhibición en la planta petrolera”, a la vez de ocasionar una explosión de consecuencias incalculables.

En respuesta al presunto plan desarrollado por Colombia, el ministro El AIssami afirmó que su país planea una acción en contra de su Estado vecino como respuesta a lo ocurrido, llamando a la “unión de la clase trabajadora” para que trabajen de manera mancomunada con otros sectores de la sociedad.

Desde el Gobierno venezolano se ordenó el reforzamiento de la instalación de la central petrolera referida, advirtiendo que de ello depende la seguridad operacional de la planta.

En declaraciones entregadas a través de televisión nacional de su país, el funcionario venezolano señaló que, además de la estación de El palito, el ataque también iba orientado contra otras dependencias y plantas, pero que con “el equipo técnico, hemos logrado también despejar en otras subestaciones manipulación a los sistemas de protección”.

Según el líder chavista, “la intención era la explosión total de la refinería”, lo que no solo significaría la destrucción de las instalaciones físicas de la planta, sino también de la vida de los trabajadores.

Luego de neutralizar la amenaza, El AIssami también señaló que su país reforzará la seguridad en sus instalaciones, donde analizan la existencia de otras eventuales amenazas, con el fin de garantizar la “estabilidad operacional para seguir produciendo combustible”.

No van a lograr detener el curso de avance y de victoria del Gobierno bolivariano y el combustible venezolano seguirá haciéndose en nuestras refinerías, distribuyéndose a lo largo y ancho del país”, sentenció el funcionario, en declaraciones que posteriormente fueron retomadas a través de las redes sociales por la Vicepresidencia de su país.

Pese a las fuertes declaraciones en contra de altos funcionarios gubernamentales de Colombia, hasta el momento no se conoce ningún pronunciamiento público por parte de las entidades encargadas de los asuntos exteriores, ni de la misma Presidencia de la República.

En el marco de las difíciles situaciones que marcan la relación bilateral entre Colombia y Venezuela, y de cara a la segunda vuelta electoral que se disputará el próximo 19 de junio para definir el nombre del nuevo presidente colombiano, desde Venezuela también se han conocido declaraciones del presidente de ese país, Nicolás Maduro Moros, quien tras los resultados de los comicios del pasado 29 de marzo, manifestó que su gobierno espera reanudar los canales bilaterales, “gane quien gane la Presidencia”.

“La paz y la hermandad es lo que queremos con Colombia. Gane quien gane la Presidencia en Colombia, queremos paz y cooperación con Colombia y lo lograremos”, afirmó Maduro Moros.