Home

Mundo

Artículo

Tik Tok: @nataliaxprr
La joven afirmó que había vuelto sola a casa, pero que la calle estaba sola. - Foto: Tik Tok: @nataliaxprr

mundo

Video | Joven se vuelve viral por fingir que hace un directo de Twitch para evitar que la roben

La joven tuvo que hablar fuerte y decir que llevaba gas pimienta y hasta un arma en su bolso para evitar ser víctima de la delincuencia en España.

La percepción de inseguridad hace que las personas pasen algunas situaciones, algunas veces vergonzosas, para evitar terminar siendo víctimas de los delincuentes. Fue el caso de una joven influencer que utilizó sus redes sociales para fingir que estaba haciendo una transmisión en vivo para Twitch, con el fin de reducir las posibilidades de ser blanco de un hecho delictivo en España.

Pues bien, la joven se identificó en Tik Tok como Natalia Palacios (@nataliaxprr), y en uno de sus videos mostró que, presa del temor por andar sola en la calle a altas horas de la noche, decidió hacer un video fingiendo que estaba en medio de un en vivo para Twitch, hablando fuertemente y diciendo cosas para atemorizar a los presuntos delincuentes de la zona.

“Vuelves sola de noche a la casa, pero tienes mucha calle”, escribió la joven Natalia, indicando que en medio de su regreso a casa tuvo que utilizar un método diferente para no sentirse tan insegura.

“Estoy haciendo un directo de Twitch. Mi padre es policía, sí mi padre es policía. Creo que ese muchacho me va a robar y a dicho ‘oh directo de Twitch’”, comenzó diciendo y explicando Palacios, dejando en claro que su situación era amenazante.

Pedro, Pedro ya te he visto, estoy en la esquina”, continuó, mientras fingía estar hablando con un conocido a quien supuestamente vería en unos instantes.

“El tener un gas pimienta, es algo que llevo en el bolso, pero sé que no puedo utilizar. Lo tengo, lo tengo, pero no saco el gas pimienta”, comentó la joven influencer, fingiendo que tenía un elemento para la defensa personal y que podría estar usando en el momento en el que se sintiera amenazada.

“Natalia, qué tal es ser mujer militar armada. No al final lo llevo bien”, afirmó la joven, como si estuviera recibiendo preguntas en su directo, y aprovechando para decir fuertemente que, supuestamente lleva un arma consigo.

“Lo peor es que nos hace gracia cuando es totalmente triste tener que hacer esto para sentirse a salvo... ahora, como idea y concepto es maravilloso”, “te juro que pensaba que era la única que lo hace jajaja”, “¡súper fan! me lo apunto. para la próxima que salga sola”, “pero si sacas el celular el ladrón roba más rápido”, son algunos de los comentarios de los usuarios reaccionando al video de la joven.

@nataliaxprr

el carrete lleno al dia siguiente claro

♬ sonido original - Natalia Palacios

Joven evitó ser atracada tras ofrecerle mantecada al ladrón

Una joven compartió, a través de TikTok, cómo logró evitar ser víctima de robo cuando un sujeto se subió al bus en el que ella se desplazaba. La razón puede parecer insólita, pero en su caso le resultó efectiva para salir invicta de aquel momento “embarazoso” cuando aún estaba en la preparatoria.

“Había comprado unas mantecadas (...), me subí al transporte público y entonces íbamos a entrar a un camino que estaba medio oscuro y se subieron como tres o cuatro personas. Un señor me empujó feo, yo venía de pie y yo tenía mucha hambre así que dije ‘me voy a comer mis mantecadas ya ahorita’. Agarré una (...), y el señor se me quedó viendo, mientras yo la comía”, comenzó el relato Sofía Morales.

La mexicana contó que, sin aún saber de quién se trataba o cuál era el siguiente paso que tomaría aquel hombre, decidió ofrecerle parte de su comida. Incluso optó por insistirle en que aceptara recibirle hasta que finalmente este aceptó y le agradeció por el gesto.

“El caso es que ya me acabé mis mantecadas, venía agarrada y escuché: ‘Ya valió (...)’ y yo dije: ‘Ay, no, ¿por qué?’” En ese momento, los asaltantes empezaron a intimidar a los pasajeros para que les entregaran tanto los celulares como las carteras, y ella había optado no poner resistencia, mientras descartaba si daba su teléfono móvil o un iPod Touch.

En medio de la incertidumbre y presión “agarro cincuenta pesos y le doy mi iPod al señor (...), y me dice: ‘no, tú no. Gracias por la mantecada’ (...), y así fue como me salvé de que me asaltaran. Entonces ya después se bajaron y todos se me quedaron viendo”, dijo Sofía, quien ahora recuerda con gracia aquel episodio de su adolescencia en el que hasta le llegaron a preguntar si conocía a los sujetos.