bogotá

Alcaldía destinará millonarios recursos para demarcar vías e instalar reductores de velocidad

La Unidad de Mantenimiento Vial destinará hasta $1.300 millones para adelantar esta estrategia.


La Alcaldía de Bogotá, a través de la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV), inició el proceso de señalización vial de 307 calles que habían sido intervenidas en años recientes por la entidad. La Subdirección Técnica de Producción e Intervención logró adelantar todos los trámites legales para cumplir con los requerimientos necesarios y así poder iniciar la demarcación vial de los sectores de tráfico calmado, zonas verdes, escolares y deportivas.

El presupuesto para demarcar e instalar reductores de velocidad en los primeros 307 segmentos viales asciende a los 1.300 millones de pesos.

En los próximos 4 meses, la UMV espera cumplir con la señalización horizontal de los segmentos viales priorizados en las localidades de Puente Aranda, Suba y Engativá, en donde también se instalarán reductores de velocidad tipo estoperoles, bandas sonoras y resaltos que, complementado con la demarcación vial, mejorarán la movilidad de los sectores intervenidos y aumentarán la seguridad de actores viales y peatones.

El trabajo lo adelantará una cuadrilla de diez obreros con sus respectivos equipos de señalización, pinturas y elementos de seguridad en el horario de 7 de la mañana a 4 de la tarde, por lo que se recomienda a quienes se movilicen por estas zonas circular con precaución y obedecer las señales de tránsito.

“En este proceso de demarcación vial no solamente implementamos marcas viales en las calles, sino que también instalamos reductores de velocidad, estoperoles, entre otros. Con la labor se cumplen las condiciones de seguridad vial que se deben ofrecer a los usuarios dado que, contar con una vía señalizada previene accidentes, especialmente en horas de la noche cuando se reduce la visibilidad”, señaló el ingeniero Pablo Emilio Muñoz, director (e) de la Unidad de Mantenimiento Vial.

Nueva maquinaria

Para optimizar el trabajo de mejoramiento en las vías, esta semana empezó a operar una nueva fresadora, que se suma a la máquina para sellar fisuras en el pavimento que ayuda a prolongar su vida útil y que ya está en funcionamiento y en los próximos meses se espera contar con una nueva trituradora de asfalto.

La fresadora o perfiladora, como también es conocida, pasó las pruebas técnicas requeridas y ha estado habilitada para las intervenciones diurnas y nocturnas. Con ella, se podrán realizar las labores de mantenimiento en las vías de la ciudad en menor tiempo, lo que permitirá un trabajo más eficaz en las avenidas principales y habilitar lo más pronto posible la circulación del tránsito por los segmentos viales.

La entidad funciona por ejecución directa y no contrata con terceros, lo que nos ha permitido adquirir una nueva maquinaria de una manera más efectiva y sin intermediarios. Estos equipos no solo ayudarán en la optimización de los trabajos viales y en la mejora continua de su calidad, sino también en el aporte al medioambiente, ya que convierte el material dañado que retiramos de las calles en material reutilizable”, señaló hace pocos días días el arquitecto Álvaro Sandoval Reyes, director general de la Unidad de Mantenimiento Vial.

Cabe recodar que, durante 2021, la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) invirtió $7.651 millones para el mejoramiento de vías terciarias ubicados en la periferia de la capital, facilitando el acceso a fincas, cultivos, escuelas y a las zonas urbanas.

En total, se mejoró el estado de 7,18 km carril de vías rurales de la localidad de Ciudad Bolívar, lo que permitió beneficiar a 2.978 personas.

Así mismo, durante 2021 la UMV inició con uno de los proyectos más grandes que ha tenido la entidad, como lo fue la adecuación de la Franja Ciclopeatonal de 3,8 kilómetros de extensión en el costado sur de la avenida calle 13.

Esta gran obra de infraestructura, que conecta con las ciclorrutas de la alameda El Porvenir, Zona Franca y la carrera 104, permite una conexión segura para los biciusuarios que se movilizan entre Bogotá y los municipios de la sabana de Occidente. La inversión total por parte del Distrito fue de $7.014 millones entre infraestructura, señalización y jardinería.