Tendencias

Home

Nación

Artículo

Andrés Felipe Ramírez, alcalde de Jamundí
Andrés Felipe Ramírez llegó a la alcaldía de Jamundí con el apoyo del partido Alianza Verde. - Foto: Cortesía

valle del cauca

Alerta en Jamundí, Valle, por amenazas mediante panfleto contra el alcalde, concejales y líderes sociales

El documento fue dejado en las instalaciones del Concejo municipal.

Hay alerta y preocupación en Jamundí, Valle del Cauca, por cuenta de un mensaje intimidante emitido por desconocidos contra el alcalde del municipio, integrantes del Concejo y líderes sociales.

La amenaza se conoció este viernes 30 de septiembre, luego de que sujetos lanzaran un panfleto con la conminación a las instalaciones del Concejo y huyeran del lugar.

En la misiva, los autores se dirigen a la comunidad de Jamundí afirmando ser parte de un grupo paramilitar conocido como Los Ultra Derecha.

“Serán objetivo militar los concejales corruptos y petristas, empleados oficiales corruptos, líderes sociales corruptos y el alcalde Andrés Felipe Ramírez, que aparte de ladrón es un sucio manipulador. Les vamos a dar la oportunidad de destierro para no tener que eliminarlos”, se lee en el documento firmado por un tal “comandante Hitler”.

Así mismo, emiten amenazas de muerte contra los miembros de la Fuerza Pública “torcidos” y “todos los que lideraron el proyecto” que condujo a la elección del presidente Gustavo Petro.

“Vamos a operar con 180 integrantes militares en el sur del Valle del Cauca y norte del Cauca (Jamundí, Florida, Miranda, Corinto, Puerto Tejada, Villa Rica, Santander de Quilichao, Suárez y Buenos Aires)”, añade la misiva.

Las autoridades se encuentran investigando el origen y la veracidad de estas amenazas. Por ahora, el alcalde de Jamundí no se ha pronunciado al respecto. SEMANA intentó comunicarse con Ramírez por diferentes vías, pero no obtuvo respuesta.

El supuesto grupo Los Ultra Derecha afirma ser el resultado de las “malas elecciones de algunos sectores de la sociedad corrupta y pusilánime” y no hace parte, según sus palabras, de “las Autodefensas Unidas de Colombia ni somos disidentes de ninguna organización”.

En Jamundí y su zona rural, donde hay presencia de la disidencia Jaime Martínez de las Farc, se han presentado atentados contra la Fuerza Pública con armas de fuego y explosivos en los últimos meses, como ocurrió en el corregimiento de Potrerito, donde arremetieron contra la subestación de Policía en un hecho que afortunadamente no dejó uniformados heridos o muertos.

Recientemente, en este corregimiento aparecieron panfletos y pancartas, presuntamente emitidos por grupos al margen de la ley, con exigencias y restricciones para la población. El que incumpla las reglas deberá pagar altas multas económicas.

“Reglamento que empieza a regir desde el día miércoles 31 de agosto en la vereda Brisas del Jordán, corregimiento de Potrerito, Jamundí, Valle del Cauca”, así inicia el documento que fue repartido entre los pobladores de la zona. Luego expone determinaciones ilegales sobre la movilidad y el funcionamiento de los establecimientos públicos.

Por ejemplo, los criminales afirman que nadie puede movilizarse o estar en las calles después de las 10:00 p. m. de lunes a jueves y que aquellos que deban hacerlo por motivos laborales o enfermedad deberán tener un carnet expedido por la Junta de Acción Comunal (JAC). “Las personas que incumplan serán retenidas”, dice el panfleto, y en una pancarta se lee que tendrían que pagar una multa de dos millones de pesos.

Así mismo, establece que los establecimientos no podrán abrir entre semana (lunes a jueves) y tendrán límites arbitrarios en sus horarios: tienen prohibido funcionar más allá de la medianoche, con excepción del sábado. Aquellos que incumplan, deberán pagar una multa de un millón de pesos.

El documento impone, además, absurdos castigos: “Personas que no asistan a los trabajos comunitarios o reuniones de la comunidad tendrán que pagar 100.000 pesos; personas que formen chismes o disturbios deberán pagar un millón de pesos”.

Adicionalmente, los motociclistas no pueden portar casco y los conductores de automóviles deben movilizarse con los vidrios abajo. “Evitemos inconvenientes”, advierten.