Tendencias

Home

Nación

Artículo

La lideresa indígena tenía seis meses de embarazo.
María Verónica Pai Cabeza, integrante del resguardo indígena Piguambi Palangala de la comunidad Awá, fue asesinada en el corregimiento de Llorente (Nariño). - Foto: Cortesía Autor Anónimo

nación

Asesinan a líder indígena que tenía seis meses de embarazo en zona rural de Tumaco

Organizaciones sociales rechazaron el hecho.

En la tarde de ayer domingo, 31 de julio, fue asesinada de varios disparos la lideresa María Verónica Pai Cabeza, quien tenía seis meses de gestación. El lamentable hecho ocurrió mientras caminaba por una vía pública en el corregimiento de Llorente, vereda Vaquerío en el municipio de Tumaco (Nariño).

La mujer era integrante del resguardo indígena Piguambi Palangala, de la comunidad Awá, en la que trabajó como secretaria.

“La Defensoría del Pueblo ha emitido la AT 045/19 en la cual señala que un factor de riesgo inminente para las autoridades tradicionales, líderes y lideresas indígenas se relaciona con el ejercicio del gobierno propio; los miembros de las comunidades son intimidados y amenazados por actores armados ilegales, si se oponen o denuncian el desarrollo de actividades ilícitas, si participan en procesos de restitución de tierras o la implementación de proyectos del programa de sustitución de cultivos de uso ilícito”, manifestó Indepaz en un comunicado a la opinión pública.

Se conoció que a la mujer la habían amenazado y ordenado que se fuera del territorio nariñense y, se presume que fue un grupo al margen de la ley llamado los ‘Contadores’.

Asimismo, la Red de Derechos Humanos del Pacífico Nariñense y Pie de Monte Costero, el Colectivo Socio Jurídico Orlando Fals Borda, rechazaron el hecho.

“Rechazamos categóricamente todo tipo de violencia en contra de nuestras ñañas de los territorios étnicamente diferenciados del pacífico nariñense, especialmente los perpetrados en contra de la humanidad de la compañera y lideresa awá María Verónica Pai Cabeza, integrante del resguardo Piguambi Palangala, adscrito a Oripap, quien fue vilmente asesinada junto a su hijo no nato de seis meses de gestación”, manifestó la entidad.

La organización indicó que durante los últimos meses del año 2022, los resguardos indígenas del pueblo Awá de la ciudad de Tumaco han sido blancos de diversos hechos victimizantes entre ellos: confinamientos, desapariciones forzadas, homicidios, irrespeto a la ancestralidad de lugares sagrados de las comunidades étnicas y de sus autoridades.

“Hacemos un llamado a los actores armados a respetar la vida y la integridad de cada habitante del Pacífico, especialmente la de nuestras hermanas y lideresas, que son las multiplicadoras de la vida y protectoras del legado cultural de nuestros pueblos”, expusieron.

Igualmente, le exigieron al Gobierno nacional, departamental y municipal, que se construyan los mecanismos para lograr una paz estable y duradera que permita la pervivencia de los pueblos étnicos. “Es el momento de que el diálogo facilite la construcción de una sociedad respetuosa de la vida y la integridad de todos y todas”, concluyó la Red de Derechos Humanos del Pacífico Nariñense.

De otro lado, el Resguardo Piguambi Palangala tanmbién rechazó el acto con sentimientos de dolor e impotencia. “Debemos informar a la opinión pública nacional e internacional y al mundo entero, sobre el exterminio físico y cultural al que viene siendo sometido el Resguardo Indígena Awá de Piguambi Palangala asociado a Oripap, por cuenta de actores armados que se disputan en el territorio”, denunciaron.

El resguardo también indicó, a través de un comunicado, que han sido reiteradas las denuncias que han realizado pidiendo apoyo y auxilio para contener la ola de asesinatos, masacres, desapariciones forzadas, desplazamientos, confinamientos y restricción a la movilidad.

“Solo hemos recibido la indiferencia y la mirada ausente y cómplice del Estado, que supuestamente debe ser garante de la protección de la vida. Esta tragedia no puede ser una más de las tantas que vienen sucediendo. Hoy nuestra voz de rechazo es aún más fuerte y el dolor que sentimos las mujeres indígenas transciende cada parte de nuestro ser. Vemos con impotencia como se extingue la vida de nuestros niños aún en el vientre de sus madres, como ocurrió con la compañera María Verónica Pai, a quien a manos criminales cegaron su vida junto a la de su pequeño hijo de tan solo seis meses de gestación”, señaló la organización.

Cabe recordar que ya son 1.336 líderes asesinados desde la firma del acuerdo de paz. María Verónica Pai hace parte de la lista de los 109 a los que les han arrebatado sus vidas en lo corrido de este 2022.

Según Indepaz, en el departamento de Nariño hacen presencia los grupos al margen de la ley: Frente Oliver Sinisterra (FOS), Bloque Occidental, Comandante Alfonso Cano, Columna Móvil Urías Rondón y Los Contadores.