Tendencias

Home

Nación

Artículo

La alcaldesa Claudia López asistió al Concejo de Bogotá para defender la vinculación de la ciudad a la Región Metropolitana.
La alcaldesa Claudia López asistió al Concejo de Bogotá para defender la vinculación de la ciudad a la Región Metropolitana. - Foto: Alcaldía de Bogotá

bogotá

Concejo inició nuevamente el debate para aprobar la vinculación de Bogotá a la Región Metropolitana

La alcaldesa Claudia López subrayó que no se permitirá que esta asociación se convierta en imposiciones a los municipios más pequeños.

Este miércoles 28 de septiembre, en sesión plenaria extraordinaria, el Concejo de Bogotá inició nuevamente el estudio sobre el proyecto de acuerdo con el que se busca darle autorización a la capital del país para su vinculación a la Región Metropolitana.

La administración distrital, en cabeza de la alcaldesa Claudia López, volvió a radicar el proyecto ante el Cabildo, luego de que el pasado mes de abril la Secretaría de Gobierno haya ordenado retirar la iniciativa por las falencias en la interpretación legal del trámite de impedimentos y recusaciones en el Concejo, lo que ponía en riesgo la discusión tal y como sucedió el año anterior con el Plan de Ordenamiento Territorial.

Para iniciar el trámite de este nuevo proyecto de acuerdo, el Concejo de Bogotá citó para este miércoles y mañana jueves una audiencia pública para que la administración defendiera la iniciativa y para escuchar las observaciones de la ciudadanía.

La encargada de defender la vinculación de Bogotá a la Región Metropolitana fue la propia alcaldesa López, quien pidió apoyo e invitó a vincularse a la región en la que la capital del país y los municipios de Cundinamarca puedan sacar adelante proyectos como el Regiotram, garantizar la sostenibilidad alimentaria de la ciudad y la región garantizando precios justos para los campesinos, proteger los ecosistemas y generar más empleo y oportunidades.

“Lo que decidimos crear fue una Región Metropolitana con una relación entre iguales. Ningún municipio de Cundinamarca se debe adherir, ni Bogotá va a ser una vaca lechera a la que le quitan recursos para nutrir un esquema institucional. Pero tampoco va a pasar que ningún municipio de Cundinamarca pierda su autonomía, funciones o recursos para cedérselos a la capital”, explicó López.

Durante la audiencia pública realizada en el recinto del Concejo, intervinieron diversas voces de actores políticos, sociales, gremiales y ciudadanos.

De acuerdo con la Alcaldía, las decisiones de la Región Metropolitana serán tomadas por consenso por el Concejo Regional en el que participarán Bogotá, Cundinamarca y los municipios en igualdad de condiciones. El control político se ejercerá por la Asamblea de Cundinamarca, el Concejo de Bogotá, y los concejos municipales que hagan parte de la Región Metropolitana, los cuales podrán citar al director y a los gerentes de sus agencias.

Para esta Región Metropolitana, se contemplan entre otras fuentes:

- Cofinanciación del Gobierno nacional para el mejoramiento de accesos urbanos.

- Participación en la contraprestación por el desarrollo de nuevos aeropuertos en la región.

- Sobretasa al impuesto de delineación urbana, sí es aprobada por los concejales.

- Plusvalía y valorización para proyectos estratégicos regionales.

- Participación con proyectos en el Sistema Regional de Regalías (SRG).

Las siete áreas temáticas en las que la Región Metropolitana trabajará proyectos de manera conjunta son: movilidad, servicios públicos, seguridad ciudadana, desarrollo económico, seguridad alimentaria y medio ambiente, ordenamiento y hábitat.

Piden rechazar el proyecto

En el marco de la audiencia pública, convocada por el Concejo de Bogotá, varios concejales y expertos promovieron una carta abierta en donde resaltan la inconveniencia de votar positivamente el proyecto,

En la misiva los autores destacan que aunque Cundinamarca y Bogotá merecen una región con visión compartida que genere confianza y enfrente los poderes políticos que se pliegan a los intereses financieros de la región, entre otros, la propuesta en curso es una apuesta de concentración de poder, que busca instaurar un modelo de cogobernanza cerrado.

“(…) la Ley Orgánica pasa por encima de todo lo que se había avanzado en ordenamiento territorial sobre la base de la gobernanza colaborativa, descentralizada y policéntrica en la región”, anotan.

De acuerdo con la carta: “(…) con este modelo se corre el riesgo de intensificar la aglomeración urbana, de intensificar la inequidad entre el mundo urbano y el mundo rural y de subordinar los municipios del departamento al desarrollo de una gran ciudad aglomerada que se expande de Bogotá hacia afuera (…)”.

La carta llama la atención sobre los riesgos que conlleva esta propuesta frente al cambio climático, el ambiente y la estructura ecológica e hídrica de la región, las vocaciones productivas y la seguridad alimentaria, entre otros.