nación

Condenan a un hombre en Santa Marta que mató a una perra que esperaba crías

En la comunidad lo llaman ‘carnicero’ y fue el responsable de asesinar a la canina y sacarle los cachorros que estaban en su vientre.


En los últimos días, la Fiscalía General de la Nación ha tomado importantes y severas decisiones contra quienes atentan contra la vida de los animales incurriendo en el delito de maltrato animal.

El hecho más reciente se produjo en Santa Marta, donde un hombre identificado como Esmely Hostia Márquez fue condenado en un juicio oral a una pena de 29 meses y ocho días de prisión, con una multa de 28 millones de pesos, por haberle causado la muerte a una perra que se encontraba en estado de gestación.

El caso de maltrato ocurrió el 22 de diciembre de 2018 cuando este hombre, quien se dedica a la venta de pescado, atacó con un cuchillo a una canina. Con el acto llegó al extremo de sacarle los cachorros que llevaba en su vientre y sus órganos, un hecho repudiable y que generó indignación en la ciudad.

El hombre, quien incluso fue calificado y tildado de ‘carnicero’ por los habitantes, logró recuperar su libertad pero el proceso sigue abierto en su contra. Sin embargo, en una grabación el imputado se disculpó por la acción, pero justificó que se dio en defensa propia. “Los animales me atacaron. Me disculpo con la comunidad si se me pasó la mano. Y quiero que me perdonen”, expresó.

Entretanto, el miércoles tres hombres fueron condenados por la Fiscalía General de la Nación por causar agresiones brutales que desencadenaron la muerte de dos perros y un gato, en hechos diferentes, ocurridos en el departamento de Antioquia.

Así lo informó la entidad en un comunicado de prensa, en el que detalló que las condenas se lograron debido a la contundencia del material probatorio presentado por fiscales del Grupo Especial para la Lucha Contra el Maltrato Animal (Gelma).

En el primer caso condenaron a doce meses de prisión, inhabilidad para la tenencia de animales por el mismo tiempo y una multa de cinco salarios mínimos legales vigentes a Álvaro Mesa Zapata por su responsabilidad en la muerte de un perro de nombre Douglas.

La Fiscalía precisó que los hechos investigados ocurrieron en marzo de 2019, en una finca de la vereda San Epifanio de Briceño (Antioquia). En este lugar, Mesa Zapata sujetó y arrastró con una cuerda amarrada a su cuello al perro. Posteriormente, según la entidad, el hombre le propinó varias lesiones en el cuello con arma blanca, que le ocasionaron la muerte.

El segundo caso sucedió el 28 de marzo de este año. Un hombre identificado como Sergio Adrián Álvarez Penagos le ocasionó la muerte a un gato de nombre Camus, al interior de una vivienda ubicada en el corregimiento de San Cristóbal, en Medellín.

Según indicó Alejandro Gaviria, fiscal coordinador del Gelma, el día de los hechos Álvarez Penagos ingresó a una de las habitaciones del inmueble y atacó a golpes al animal hasta causarle la muerte. De acuerdo con la necropsia, el gato falleció debido a politraumatismos y una contusión pulmonar.

Por este crimen contra el animal doméstico, el hombre fue sentenciado a seis meses de prisión, inhabilidad para la tenencia de animales por un año y una multa de 2,5 salarios mínimos legales vigentes.

Asimismo, el ente acusador informó que se le imputaron cargos por maltrato animal a un concejal del departamento del Guaviare, pues sería el responsable de los daños causados a una gata, luego de que le practicara una cirugía, a pesar de que ese no es su trabajo ni tiene conocimientos sobre ello.

Paúl Osney Mambi Martínez, actual concejal de San José del Guaviare, es un hombre cuya profesión es licenciado en producción agropecuaria, según lo pudieron establecer los investigadores de la Fiscalía. “Sin embargo, esa profesión no hace que Mambi sea apto o esté capacitado para atender animales y, mucho menos, realizarles intervenciones quirúrgicas”, precisó la entidad.

Según pudo establecer la Fiscalía, el concejal le practicó una cirugía de esterilización a una gata llamada Estrella, entre el 27 y 28 de mayo de 2017, sin ser médico veterinario, pero asegurando que con los conocimientos de su profesión estaba capacitado para ello. Tras la cirugía, el animal sufrió graves daños en sus órganos reproductivos.

Según detalló el fiscal del caso, “el procesado le habría realizado una cirugía de esterilización al animal sin ser médico veterinario, como consecuencia de esta intervención, la felina sufrió daños en sus órganos reproductivos”. La Fiscalía señaló que Estrella desarrolló una necrosis tras la cirugía.