Home

Nación

Artículo

Alejandro Lyons Muskus fue gobernador de Córdoba de 2012 a 2015. Fue uno de los protagonista del llamado 'Cartel de la hemofilia'. Su fuga a los Estados Unidos lo convirtió en protagonista del 'Cartel de la toga', una red de corrupción destapada en 2017. - Foto: El Universal

con licencia para delinquir

Corrupción en Córdoba: ¿Cuál es la relación entre el Cartel de la Toga y Alejandro Lyons, exgobernador del departamento?

Luego de ser descubierto por su papel en el escándalo del ‘Cartel de hemofilia’, el exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, huyó a Miami, Estados Unidos. Ahí se convirtió en uno de los testigos de la justicia estadounidense en otro de los grandes escándalos de corrupción del país: el Cartel de la Toga, un entramado de corrupción que se encargó de pagar a fiscales y magistrados de la Corte Suprema de Justicia para retrasar investigaciones.

Alejandro Lyons Muskus fue gobernador de Córdoba de 2012 a 2015. Durante su tiempo como máximo funcionario de dicho departamento fue protagonista y cómplice de uno de los escándalos de corrupción más grandes de la historia de esa región del país: el ‘Cartel de la hemofilia’, un entramado criminal que hizo pasar, incluso inventar, pacientes como enfermos de dicha enfermedad rara para cobrarle al departamento su atención. Los sucesos del Cartel de la hemofilia fueron entre 2013 a 2017, salpicando a Alejandro Lyons y su sucesor, Edwin Besaile, gobernador de Córdoba entre 2016 y 2019.

En 2017 fue descubierto todo el escándalo del Cartel de la hemofilia. Alejandro Lyons Muskus huyó a Miami, Estados Unidos, para evitar a la justicia colombiana. Sin embargo, en la capital del estado de Florida, Lyons empezaría un nuevo capítulo de otro de los más grandes casos de corrupción en la historia reciente del país: el llamado ‘Cartel de la toga’, un entramado de corrupción que se encargó del pago de coimas y sobornos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia y fiscales anticorrupción de la Fiscalía General para retrasar investigaciones por corrupción a funcionarios públicos. Esta red salpicó alcaldes, gobernadores y funcionarios de diversas partes del país como Bogotá, Córdoba, Cesar, Valle, entre otras.

La relación entre Lyons Muskus y la justicia de los Estados Unidos empezó en 2017, con cooperación directa de la Administración de Control de Drogas (DEA). El objetivo: tenderle una trampa a Gustavo Moreno, en ese entonces fiscal anticorrupción. Ese mismo año Moreno y la Fiscalía planeaban imputar cargos a Alejandro Lyons por lo sucedido en el Cartel de la hemofilia en Córdoba. Fue ahí cuando empezó el contacto entre el exgobernador de Córdoba y el abogado Leonardo Luis Pinilla — otro de los protagonistas y cómplices en el entramado de corrupción del Cartel de la toga — con el fin de retrasar esa y otras investigaciones en curso hacia Lyons.

Gustavo Moreno era exfiscal anticorrupción. Su testimonio fue el primer paso para revelar el Cartel de la toga por la justicia de los Estados Unidos.
Gustavo Moreno era exfiscal anticorrupción. Su testimonio fue el primer paso para revelar el Cartel de la toga por la justicia de los Estados Unidos. - Foto: Juan Carlos Sierra - Semana

El objetivo de la DEA era grabar a Gustavo Moreno negociando un trato con Lyons para recibir un soborno. La operación empezó el 15 de junio de 2017, fecha en la que el fiscal anticorrupción viajó a Miami para dictar una conferencia sobre corrupción, lavado de activos y narcotráfico. Pero su prioridad era otra. El mismo día del arribo Moreno tuvo un encuentro con Pinilla y Lyons. Se reunieron nuevamente dentro de un carro, esta vez el del exgobernador, luego de ya varias reuniones previas entre ambas partes sobre el soborno.

Según el reporte de la DEA los tres conversaron nuevamente sobre los expedientes en que estaba envuelto el exgobernador, y Moreno le habría ofrecido información reservada, como los relatos de dos testigos que le revelaban a la Fiscalía cómo operó el entramado de corrupción en Córdoba, uno de ellos el Cartel de la hemofilia. Para hablar con tranquilidad, antes de empezar la reunión se había acordado dejar los celulares fuera del carro, pero en un momento el en ese entonces fiscal anticorrupción sospechó que Lyons Muskus lo estaba grabando y decidió responder con gestos y luego cortó la discusión y salió del vehículo. Afuera del auto Moreno tuvo una breve discusión con Pinilla y sin más se marchó.

Al día siguiente los agentes de la DEA le dieron a Lyons 10.000 dólares marcados para rastrearlos una vez entregados. La agencia de la justicia estadounidense tenía videos, audios y fotografías con la siguiente secuencia: Pinilla y Lyons van al centro comercial Dolphin Mall de Miami donde nuevamente se encuentran con Moreno. Los tres ingresaron a un baño brevemente, luego salieron y caminaron hasta el parqueadero. Entran al vehículo de Lyons — el cual tenía micrófonos puestos por las autoridades federales de EEUU— y allí Moreno dice que no es conveniente que se sigan encontrando y que en adelante todo se debe hacer a través de Pinilla. Además, se menciona un pago parcial por 10.000 dólares y uno pendiente de 30.000. Luego Moreno sale del carro y lleva en su mano el paquete que los agentes le habían dado a Lyons.

Días después, Gustavo Moreno y su esposa regresaron a Bogotá con el dinero marcado de la DEA. Al poco tiempo, el CTI de la Fiscalía capturó a Moreno por pedido de una circular de Interpol en el búnker de la Fiscalía. Moreno destapó un enorme entramado de corrupción que salpicó a diversos magistrados como lo fueron Francisco Ricaurte, Leonidas Bustos, Gustavo Malo y el senador Musa Besayle, quien fue el primer llamado a juicio por este escándalo. El abogado Pinilla también fue capturado y condenado por los hechos del Cartel de la toga.

El exdirector anticorrupción Luis Gustavo Moreno fue detenido por el CTI en el Búnker de la Fiscalía. Fue extraditado a los Estados Unidos en 2020.
El exdirector anticorrupción Luis Gustavo Moreno fue detenido por el CTI en el Búnker de la Fiscalía. Fue extraditado a los Estados Unidos en 2020. - Foto: Guillermo Torres - Semana

Precisamente, es en el senador Musa Besayle donde se puede encontrar otra relación de Alejandro Lyons Muskus con el Cartel de la toga. En 2018, la Corte Suprema de Justicia condenó al exgobernador a cinco años y tres meses de prisión por concierto para delinquir agravado. Lyons Muskus aceptó haber recibido comisiones sobre contratos financiados con regalías. Los contratistas debían pagar una comisión del 30 por ciento sobre cada contrato, a repartir entre Lyons Muskus, el senador Musa Besaile y el director de regalías, Jairo Zapa.

Alejandro Lyons Muskus recibió por coimas 8.950 millones de pesos. Según la sentencia, Lyons Muskus “diseñó un plan criminal para que a su patrimonio ingresaran miles de millones de pesos destinados al desarrollo científico y tecnológico” de Córdoba, “para lo cual se concertó con algunos senadores” y con varios particulares. El exgobernador enviaba intermediarios para recoger el dinero en efectivo, que era empacado “en cajas por miles de millones de pesos”, según el fallo.

Como parte del acuerdo con la Fiscalía, Lyons Muskus se comprometió a esclarecer hechos de corrupción ocurridos en su administración. Esa colaboración permitió acusar penalmente al senador de Córdoba Musa Besaile. Lyons Muskus facilitó que se grabara en Miami una de las muchas conversaciones que tuvo con el abogado Leonardo Pinilla. En la grabación, Pinilla le dice a Lyons Muskus que el senador Besaile pagó 3.000 millones de pesos al exfiscal anticorrupción Gustavo Moreno para evitar su captura dentro de un proceso en la Corte Suprema de Justicia por nexos con autodefensas.

Días después, en una reunión entre Lyons Muskus y el senador Musa Besaile en Montería, Besaile le informó que algunos magistrados de la Corte Suprema de Justicia le exigieron dinero por medio de Gustavo Moreno para evitar su captura y que él había aceptado pagar 2.000 millones de pesos.

Según Lyons Muskus, él y otros políticos de Córdoba hicieron aportes para completar los 3.000 millones de pesos que costó frenar el expediente contra el senador Musa Besaile. Besaile le pidió al exgobernador 1.000 millones de pesos para completar el dinero a entregar para evitar la captura. Lyons Muskus le contestó que podía entregarle 600 millones de pesos procedentes de los acuerdos de corrupción entre ambas partes. Lyons Muskus declaró también que en febrero o marzo de 2015 le entregó a Besaile 600 millones de pesos en efectivo, 400 millones de pesos que tenía en su casa y 200 millones de pesos que le llevó Sami Spath, uno de los principales cómplices del Cartel de la hemofilia en Córdoba.

Musa Besaile
El en ese entonces senado Musa Besaile fue uno de los primeros llamados a juicio por el Cartel de la toga. - Foto: Daniel Reina Romero

Estas aseveraciones de Lyons Muskus fueron encontradas creíbles por la Corte Suprema de Justicia cuando en 2018 acusó al senador Besaile por peculado y cohecho. Señaló en esa decisión la Corte Suprema de Justicia: “Si Lyons Muskus, el principal artífice de la apropiación de recursos del departamento de Córdoba, le entregó a MUSA BESAILE FAYAD el dinero correspondiente a las coimas de la contratación para sufragar su causa ilícita, no cabe duda que conductas en principio independientes, se conjugan por fuerza o razón de las circunstancias en un solo propósito: desarticular la justicia como esencia del Estado a partir de la previa defraudación de su patrimonio”.

El exfiscal anticorrupción Gustavo Moreno fue extraditado a los Estados Unidos en el año 2020. En 2021 la Contraloría General sancionó a Lyons Muskus como responsable fiscalmente por 71.674 millones de pesos por todo lo sucedido en el Cartel de la hemofilia en Córdoba. Lyons quedó viviendo libre como testigo protegido en los Estados Unidos, a pesar de las condenas de 2018 y 2021. Aún está en limbo el trámite de su proceso de extradición a Colombia.