elecciones 2022

Curul en el Senado, ¿una ‘salvación’ para Rodolfo Hernández?

Juristas señalan que, en caso de que el excandidato presidencial asuma su curul en el Senado, el proceso judicial en su contra cambiaría de juez.


Uno de los derechos que le otorga el Estatuto de la Oposición a quien queda de segundo en la elección presidencial es una curul en el Senado de la República, para que le haga contrapeso al presidente de la República.

Rodolfo Hernández, a quien le correspondería este escaño, no ha confirmado su deseo de estar en el Senado y algunos de sus más cercanos colaboradores afirman que el excandidato presidencial no tiene afán de protagonismo, tiene 77 años, le gusta vivir en Bucaramanga y es dueño de una de las constructoras más reconocidas de Santander.

Este lunes festivo, Jorge Figueroa, exsecretario de Desarrollo Social de la Alcaldía de Bucaramanga durante el gobierno de Rodolfo Hernández, le confirmó a SEMANA que habló por teléfono con el ingeniero y él manifestó que no tenía intenciones de ocupar la curul.

Sin embargo, hay un elemento que podría tomar relevancia a la hora de tomar una decisión. En caso de posesionarse en el Senado, el proceso judicial que le lleva la Fiscalía a Hernández por presunta corrupción tendrá que pasar a revisión de la Corte Suprema de Justicia.

El nuevo Congreso se posesiona el 20 de julio y el inicio del juicio contra el excandidato presidencial está programado para el 21 de julio, es decir, un día después. Tan pronto se posesione en el Senado, Hernández adquiere la condición de aforado, lo que significa que tendría una protección judicial especial.

De acuerdo con los expertos, al ser aforado, el proceso contra Hernández tendrá que ser revisado por la Corte Suprema de Justicia, tribunal que, según el penalista Francisco Bernate, “tendrá que analizar si continúa con el juicio o lo deja en el juzgado de Bucaramanga”.

La discusión que tendrán que dar los magistrados en este hipotético caso es si las conductas cometidas guardan relación con su función como congresista o si fueron cometidas teniendo la investidura parlamentaria, que son los criterios que se tienen en cuenta a la hora de decidir si la Corte Suprema asume el caso o no.

En esta visión coincide el abogado y congresista saliente César Lorduy, quien señaló que “por ser aforado su proceso pasa a la Corte Suprema de Justicia” y agregó que, a pesar del cambio de jurisdicción, el alto tribunal deberá continuar con este en una etapa similar a la que está.

Lorduy cita la sentencia de la Corte Constitucional SU 388 de 2021, en la que el alto tribunal señala que “cuando en las actuaciones penales sobrevenga una variación de la jurisdicción o la competencia, dicha situación deberá tramitarse bajo el mandato del principio de la conservación y validez y eficacia de lo actuado”.

No quiere ser oposición

De todos modos, el objetivo esencial de la curul para el segundo en la elección presidencial es que le haga contrapeso al presidente electo, pero Hernández ha dado muestras de no querer hacerle contrapeso a Petro.

“Él me dijo que era como poner a Lionel Messi de arquero, que allá (en el Senado), no iba a sentirse bien y que no le aportaba ningún valor agregado al país, que él fuera o no senador”, relató Figueroa, tras la llamada que recibió de Hernández.

En la comunicación, el exalcalde de Bucaramanga también le dijo a Figueroa que el Congreso es como una casa de locos donde todos hablan y nadie escucha. “Yo no tengo talante para eso, a mí me gusta planear, estructurar, proyectar, ejecutar, ver las obras, pero allá no se ve nada, pura cháchara”, detalló Hernández durante la conversación.

Recordemos que Rodolfo Hernández tiene buena relación con Gustavo Petro pese a que en medio de la campaña, especialmente durante la segunda vuelta presidencial, fue víctima de un excandidato que pasó de los elogios a la crítica y los ataques por su investigación sobre el supuesto favorecimiento de una licitación a la firma Vitalogic, cuando fue alcalde de Bucaramanga y por el que está llamado a juicio.