Tendencias

Home

Nación

Artículo

Los integrantes de esta red de tráfico de armas fueron enviados a la cárcel.
Los integrantes de esta red de tráfico de armas fueron enviados a la cárcel. - Foto: Fiscalía General de la Nación

cauca

El colmo: policías le conseguían fusiles y municiones por encargo a disidencia de las Farc en el Cauca

La disidencia hacia los encargados a través de llamadas telefónicas.

Las autoridades descubrieron una red que se encargaba de conseguirle armas de largo alcance y municiones a una disidencia de las Farc con presencia en el departamento del Cauca. Lo más alarmante del hallazgo es que dos miembros activos de la Policía hacían parte de la estructura criminal.

La investigación que adelantaron las autoridades permitió determinar que dos uniformados, quienes fueron capturados junto a otro cómplice, complacían, a cambio de dinero, a la disidencia Carlos Patiño abasteciendo su arsenal de guerra. Los policías usaban sus contactos en la fuerza pública y en el mercado ilegal para comprar las armas y municiones.

“El material de prueba indica que uno de los uniformados, Juan Manuel Hurtado Altamirano, al parecer, conseguía fusiles, ametralladoras y munición en algunas sedes militares del suroccidente del país o en el mercado clandestino. Posteriormente, entregaba el material a su compañero, Wilton Sevillano Montaño, quien sería el encargado de coordinar el traslado por vía terrestre, al punto que indicaba José Napoleón Viera Arias, alias El Grande”, asegura la Fiscalía General de la Nación.

Este último sujeto era el cómplice de los uniformados en esta red de tráfico de armas y quien finalmente llevaba el arsenal a las diferentes zonas del Cauca donde tiene presencia la disidencia Carlos Patiño.

Todo esto ocurría por pedido de Óscar Eduardo Sandoval, alias El Mocho, máximo cabecilla de dicho grupo armado. Aquí es importante mencionar que este hombre fue quien heredó el control de las disidencias en el suroccidente del país tras la muerte de alias Mayimbú.

“Abundante evidencia técnica, como comunicaciones telefónicas, dan cuenta de que esta red ilícita habría recibido encargos que iban desde un fusil diario hasta 40 armas largas tipo Galil, R15 y M16, entre otras, en tres semanas. Además, mediante lenguaje cifrado concertaban la adquisición de munición de diversos calibres, la mayoría 5.56″, detalla el ente investigador.

Los dos patrulleros de la Policía y alias El Grande fueron capturados en diligencias de allanamiento y registro realizadas en Cali, La Cumbre y Candelaria, en el Valle del Cauca. En estos procedimientos les encontraron un arma de fuego, proveedores, cartuchos y celulares. Las autoridades incautaron estos elementos.

A los tres implicados les imputaron los delitos de concierto para delinquir agravado, y fabricación, tráfico y porte de armas, municiones de uso restringido, de uso privativo de las fuerzas armadas o explosivos agravado. Cabe resaltar que no aceptaron su responsabilidad en los cargos endilgados por la Fiscalía.

No obstante, durante la audiencia el juez del caso decidió cobijarlos con medida de aseguramiento en centro carcelario. En vista de esto, deberán sortear su proceso con la justicia privados de la libertad.