clima

El invierno tiene en jaque a miles de campesinos: cientos de productos podrían subir aún más de precio

Fuera de la muerte de casi un centenar de personas, la temporada de lluvias en varias regiones del país provocó que pequeños comerciantes pierdan sus productos, reses y tierras. Historias de este drama.


La mala hora de los campesinos en Colombia ha durado, aproximadamente, dos años. Primero, la pandemia congeló ciertos mercados; luego, el paro nacional afectó considerablemente la producción; y, posteriormente, cuando creyeron encontrar algún balance, llegó 2022 con una de las temporadas invernales más agresivas de los últimos años.

La cifra de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo es alarmante: entre el 1 de enero y el 28 de abril, murieron 91 personas debido a eventos relacionados con las fuertes lluvias, y hay más de 65.838 damnificados en el país por estas mismas circunstancias. Pero, si los números son desalentadores, las historias de quienes lo perdieron todo son desgarradoras.

Por ejemplo, en la madrugada del pasado viernes, José Nadir Flórez perdió 26 reses. Toda su vida de trabajo. A los animales se los llevó el río Tarazá, en Antioquia, y nunca más los devolvió. José aún los busca río abajo de la vereda Guaimara, donde tiene una pequeña parcela, ahora inundada completamente por el afluente que lleva el mismo nombre del municipio.

José se ha dedicado a la ganadería 40 de sus 60 años de vida. Primero, compró un par de terneras y, luego, con el paso del tiempo, fue adquiriendo las demás. Vende y compra reses, de eso se trata su negocio. Hasta antes del jueves poseía 30 cabezas de ganado, pero ahora prácticamente no le quedó nada. Dice, entre lágrimas, que el río se llevó más de 70 millones de pesos.

“¿Ahora qué voy a hacer? Alguien de 60 años cómo hace para comenzar de nuevo”, se lamenta. Horas después de la creciente del río, se aventuró con su familia a buscar el ganado extraviado, pero afluente abajo solo halló a sus vecinos explorando las aguas en la misma situación.

Y es que en esa región el invierno ha sido implacable con ganaderos y agricultores. La Asociación de Cafeteros de Antioquia indicó que, por las lluvias, habrá un 15 por ciento menos de producción, lo que se traduce en 100.000 sacos de déficit. “Principalmente, las afectaciones son en la movilidad, en el transporte para sacar el producto de las veredas a los cascos urbanos, ya que las vías están intransitables. Estimamos que las pérdidas superarán los 100.000 millones de pesos menos”, le explicó la Asociación a SEMANA.

La Secretaría de Agricultura y Asistencia Rural de Antioquia señala que se han perdido 1.257 hectáreas de cultivos en 13 municipios. En pesos, el daño escala hasta los 2.000 millones. En su mayoría, los sembradíos más afectados son los de plátano, yuca, maíz, arroz, fríjol y hortalizas.

Pero si por Antioquia llueve, en el norte del país no escampa. A Jorge Malpica Torrado un derrumbe de tierra se le llevó sus cultivos de café en el corregimiento Carmen de Nazareth, municipio de Salazar de las Palmas, Norte de Santander.

Antes del derrumbe había obtenido una cosecha no tan grande, pero suficiente para alimentar a los cinco miembros de su familia por un mes. Sin embargo, cuando intentó llevar los bultos de café al casco urbano para comercializarlos, la única carretera estaba taponada por lodo, tierra, árboles caídos y pérdida de la banca. No había forma.

Las dificultades de los campesinos con el invierno son enormes.
Las dificultades de los campesinos con el invierno son enormes. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA

“Aquí las fuertes lluvias no han parado desde enero. Hemos hecho maromas para sacar el producto al pueblo, pero ha sido difícil. Hemos tenido que caminar con los bultos al hombro para poder lograr unos pocos pesos”, dice Jorge, con la resignación de quien cada tanto repite el mismo círculo de adversidad.

En el corregimiento Santa Cruz de la Colina, municipio de Matanza, Santander, los campesinos han destapado la vía, con palos y picas, más de 100 veces este año. Siempre que llueve, las quebradas se salen del cauce y remueven la tierra. Julio Medina ha participado en todas las intervenciones.

La última vez fue una prueba contrarreloj: debía llevar el pasado jueves la cosecha de habichuela al casco urbano, porque era día de mercado. Pero la única vía de acceso estaba cerrada nuevamente. Julio recostó la mercancía a un costado de la carretera y trabajó toda la noche para destrabar el paso, pero cuando lo logró ya era tarde. “Nos prometieron comprarnos el bulto de habichuela a 15.000 pesos el día de mercado, pero como llegamos después el negocio se cayó. Tuvimos que vender el bulto a 5.000 pesos para no devolvernos con eso. Dígame, ¿cómo queda uno después de eso?”, cuenta.

Tiene 47 años y la mayoría de su vida la ha dedicado al campo. Antes de la fuerte temporada invernal tenía cultivos de café, habichuela y plátano. Hoy solo posee un terreno inundado por el agua y devastado por los constantes derrumbes. A todo eso se suma que el puente vehicular de la única vía está a punto de venirse abajo.

“Se nos está yendo un puente, es una carretera departamental, vía terciaria, y no hemos tenido respuesta de la Gobernación; ni siquiera nos contestan el celular. Hay cinco buses que suben al corregimiento, más los carros particulares, camionetas y las turbo que suben a recoger lo que se produce. Pero ahora con este problema para pasar se deben bajar los pasajeros, porque ya el puente no resiste. No tenemos vía alterna, si el puente se cae, quedamos incomunicados”, denuncia.

En total, son 368 los municipios perjudicados por el agua.
En total, son 368 los municipios perjudicados por el agua. - Foto:

Las cifras

De acuerdo con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo, las lluvias no solo han golpeado a Antioquia, el suroccidente y norte del país, sino que 24 departamentos tienen afectaciones por la fuerte temporada invernal. En total, son 368 los municipios perjudicados por el agua.

El departamento con más municipios afectados es Cundinamarca con 68; muy de cerca sigue Antioquia con 64 localidades. El top diez lo completan Huila, Cauca, Tolima, Norte de Santander, Santander, Nariño y Chocó.

Los eventos reportados son 475 movimientos en masa, 189 inundaciones, 94 crecientes súbitas, 64 vendavales, 37 temporales, 25 avenidas torrenciales, 10 granizadas y una tormenta eléctrica. Estos 895 sucesos dejaron como saldo 91 fallecidos, 118 heridos, 15 desaparecidos y 196 viviendas destruidas en su totalidad.

Los percances que más aumentaron la cifra de muertos, heridos y desaparecidos fueron las tragedias de Pereira, en febrero pasado, y la avenida torrencial en Abriaquí, Antioquia. Ambos incidentes dejaron alrededor de 29 víctimas fatales.

Sumado a estos hechos trágicos y a la crudeza de las cifras, surge la agonía del campo colombiano, que se está marchitando por la inclemencia del clima y la incapacidad de Gobiernos locales y regionales para hacerle frente a la situación. Mientras tanto, historias como las de José, Jorge y Julio se multiplican por centenares cada minuto.