política

¿El masoquismo del centro? Petro los maltrató y ahora lo apoyan en la segunda vuelta

Gustavo Petro y varios de sus seguidores atacaron y maltrataron a varios líderes de esa corriente ideológica en los últimos meses. Pese a ello, terminaron apoyándolo en la segunda vuelta.


Después de su derrota el 29 de mayo, Sergio Fajardo tomó una decisión. De cara a la segunda vuelta, el exgobernador de Antioquia publicó un escrito en el que explicó por qué no votará por Gustavo Petro y argumentó que buena parte es por razones personales.

Contó que, desde su decisión de votar en blanco en 2018, el “universo petrista” y su líder no dejaron de responsabilizarlo de su derrota en las urnas frente a Iván Duque. También afirmó que las redes sociales fueron usadas para demolerlo por cuatro años, difundiendo de forma sistemática “mentiras, excesos, engaños, burlas, trampas y falsedades”.

Fajardo ha dicho que fue una estrategia en su contra que también afectó a su familia y a sus compañeros del movimiento Compromiso Ciudadano. “El respeto, el reconocimiento, la solidaridad y la empatía son condiciones necesarias que Petro no tiene”, concluyó en su reflexión. Asimismo, descartó apoyar a Rodolfo Hernández y anunció que nuevamente votará en blanco.

Esa estrategia para atacar a Fajardo efectivamente sí existió y quedó en evidencia en los ‘petrovideos’, revelados en exclusiva por SEMANA. En una reunión, el senador Roy Barreras habló sobre la táctica para destruir al centro y mencionó también al exprecandidato Alejandro Gaviria.

Alejandro Gaviria
Alejandro Gaviria - Foto: alexandra ruiz poveda-semana

“Soy el primero en definir que Alejandro Gaviria es una amenaza electoral y vamos a ocuparnos de desmontar esa amenaza”, advirtió Barreras.

Pero a pesar de los ataques y las profundas discrepancias ideológicas, Alejandro Gaviria decidió apoyar a Petro en segunda vuelta: “No voy a quedarme rumiando rencores y coleccionando agravios”. Argumentó que su decisión fue tomada “pensando sobre todo en el bienestar y futuro de la democracia y el bienestar de todos”.

Muchas figuras de la misma corriente política, que también han sido víctimas de fuertes ataques del petrismo, decidieron tomar la misma decisión del exministro de Salud. Ahora salen a las calles a repartir volantes del líder político que los maltrató, algo que muchos interpretan como el masoquismo del centro.

Los heridos, con Petro

Un gran sector de la Alianza Verde, un partido herido por los ataques del petrismo en distintos momentos, terminó adhiriendo a la campaña del líder del Pacto Histórico antes de la primera vuelta. Otros se unieron después de que Fajardo saliera derrotado el 29 de mayo. Incluso, según lo dicho por el mismo exgobernador de Antioquia en redes, se sospecha que los apoyos más fieles se escaparon antes y lo desampararon. Fajardo, al final, solo obtuvo el 4 por ciento de los votos.

La decisión de apoyar a Petro en segunda vuelta fue más difícil de entender en el caso de figuras como Angélica Lozano, Luis Ernesto Gómez, Julián Rodríguez Sastoque, Catherine Juvinao, Antonio Sanguino y Juan Fernando Cristo, quienes después de ser atacados constantemente por el petrismo se unieron a él.

La senadora Angélica Lozano es quien más ha denunciado los ataques del petrismo contra el centro y la Alianza Verde. Petro, con la candidatura de Hollman Morris, hizo todo lo que pudo para que Claudia López, la esposa de Lozano, no llegara a la alcaldía de Bogotá. La campaña en contra de la ahora alcaldesa fue dura, así como la oposición en el inicio de su administración.

En el Senado de la República, como compañeros de la Comisión Primera, la hostilidad no cesó. Según Lozano, el petrismo se “ensañó” contra ella durante dos años por su trabajo en la Centro Esperanza. Incluso, llegó a decir que Petro era “una mala persona”. En el Concejo de Bogotá el ambiente fue similar. La oposición de los ahora miembros del Pacto Histórico fue muy dura y lo sigue siendo contra la alcaldesa y Luis Ernesto Gómez, exjefe de gabinete.

Angélica Lozano
Angélica Lozano - Foto: karen salamanca-semana

A pesar de los ataques, Petro y Claudia López llegaron a un pacto de “no agresión” para mejorar el debate. A partir de ahí, ni siquiera la amistad personal con Rodolfo Hernández logró que Angélica Lozano se decidiera por una opción distinta a Petro. Ahora le hace campaña en medios de comunicación y en las calles de Bogotá, como si las agresiones anteriores no significaran nada.

Según Gómez, quien renunció a la alcaldía para unirse a la campaña de Petro, se trata de una decisión por el bien del país. “Creo que la decisión que está en juego obliga a que dejemos de lado las diferencias, que pongamos primero al país y las convicciones que compartimos. Que las peleas del pasado no nos impidan estar juntos en este momento tan determinante para el futuro de Colombia”, dijo. Igualmente, se refirió a quienes lo maltrataron: “También quedarán unas lecciones aprendidas por parte de unos sectores de la Colombia Humana, algo sectarios”.

Esta posición la comparte el senador Antonio Sanguino. Criticó a algunos compañeros que respaldaron a Rodolfo Hernández por las actitudes hostiles del petrismo. “Respeto mucho la decisión de quienes apoyaron a Rodolfo, pero en la justificación y argumento para estar con el ingeniero, lo que veo es una actitud de resentimiento y reproche a los ataques que han recibido de las barras bravas del petrismo. No es un argumento suficiente”, señaló.

Sin embargo, no todos los políticos y ciudadanos opinan igual. Tal como dice Sanguino, personalidades importantes y buena parte de la población han tomado la decisión de irse con Rodolfo Hernández por la naturaleza de quienes rodean a Petro. El candidato del Pacto Histórico podría verse perjudicado por esa hostilidad.

Sin el petrismo

Catalina Ortiz, Carlos Amaya, Ingrid Betancourt, Juan Manuel Galán e Iván Leonidas Name son los miembros del centro que decidieron depositar su confianza en Rodolfo Hernández. Amaya cree que no se puede ocultar la organización que “casi acabó” con Sergio Fajardo. “Han enfilado sus baterías para acabar con muchas figuras de la Alianza Verde que hoy están ahí”, agregó.

Además, aseguró que esto perjudica la capacidad del Pacto Histórico para unir al país bajo su apuesta: “Espero que eso haga entender al petrismo que no pueden seguir usando esa estrategia de acabar moralmente a sus competidores. Terminan necesitándolos y no tienen mucha decencia para darles la bienvenida, cuando los querían acabar y desaparecer”.

Al parecer, el grupo cercano al líder del Pacto Histórico no entendió el mensaje. Casi de inmediato, el petrismo se dispuso a atacar a quienes decidieron no apoyar su candidatura. Hasta Galán acusó al líder de izquierda de pretender “asesinar moralmente” al Nuevo Liberalismo al asegurar falsamente que se quería negociar el apoyo del partido con exigencias burocráticas y económicas.

El problema no solo está en los líderes que no adhieren, sino en ese electorado de centro que no se identifica con la estrategia destructiva desplegada por la campaña de izquierda. Ellos significan votos clave en una contienda electoral reñida.

Julián Rodríguez Sastoque
Julián Rodríguez Sastoque - Foto: archivo

Julián Rodríguez Sastoque, concejal de Bogotá que se unió a la campaña de Petro, coincide con que esta actitud hostil solo perjudica a su candidato en segunda vuelta. “Estas bodegas y estos influenciadores petristas, que han cautivado el fanatismo alrededor de Gustavo Petro, le hacen más daño de lo que ellos se imaginan. Lo que han hecho es ahuyentar muchísimos votantes e intención electoral, especialmente el votante de centro que vota por la Alianza Verde”, opinó Rodríguez.

Las tácticas de la campaña de Petro para hostigar, maltratar y matonear a los rivales se comprobaron en los ‘petrovideos’, revelados por SEMANA. Por eso, el masoquismo de una gran parte del centro genera ruido y extrañeza.

Noticias relacionadas