política

“El responsable político es César Gaviria”: Centro Esperanza sobre escándalo del senador Mario Castaño

Sin la firma de Alejandro Gaviria, la convergencia le pidió respuestas al líder del partido que avala al presunto responsable de una red de corrupción.


El senador Mario Castaño, quien busca su reelección por el Partido Liberal, se encuentra en el ojo del huracán por los señalamientos por corrupción de la Fiscalía General de la Nación en contra un grupo de personas cercanas a él. Frente a estos hechos, la coalición Centro Esperanza, sin la firma de Alejandro Gaviria, pidió explicaciones sobre la turbia evidencia contra el congresista.

Por medio de un comunicado, resaltan que nueve personas fueron capturadas y que la Corte Suprema de Justicia fue requerida para investigar al senador por las pruebas contundentes en su contra.

“Fieles a nuestras convicciones democráticas esperaremos a que sea ese alto tribunal judicial el que defina su responsabilidad penal”, reza el documento.

Como acostumbra la convergencia, fueron duros con el presidente del Partido Liberal, quien es responsable del aval del senador. “El responsable político de haberlo incluido en esa lista al Senado es el expresidente César Gaviria, director de ese partido, quien está en mora de darle la cara a los colombianos”, asevera.

“Estos repudiables hechos se suman a los que confesó la exsenadora Aida Merlano sobre las elecciones del 2018, que involucraron al precandidato presidencial Alejandro Char y a hechos recientes que involucraron al senador del Partido Conservador Laureano Acuña”, se lee en el comunicado.

La convergencia critica, tal como viene expresando en anteriores ocasiones, la falta de rechazo del Equipo por Colombia, Partido Conservador y del candidato presidencial David Barguil. Estas conductas, según los miembros de la coalición, “es lo que tiene profundamente indignados a los colombianos”.

“Los precandidatos presidenciales de la coalición Centro Esperanza y quienes encabezamos las listas al Senado hacemos un llamado a los ciudadanos para que el próximo domingo acudan a las urnas y voten por las listas de candidatas y candidatos de la Alianza Verde Centro esperanza y del Nuevo Liberalismo”, invitaron como contraparte a las denuncias que hacen de otros partidos y alianzas políticas.

Según ellos, liderarán “una profunda reforma política que evite que hechos de esta naturaleza se sigan presentando. Solo así podremos dejar atrás esa pagina de corrupción y politiquería de los partidos políticos tradicionales”, concluyó.

Las firmas al pie son de Carlos Amaya, Sergio Fajardo, Juan Manuel Galán y Jorge Enrique Robledo. Por parte de las cabezas de lista, figuran Mabel Lara y Humberto de la Calle. Es sonora la ausencia de Alejandro Gaviria, reforzando el hecho de que existe un rechazo generalizado de parte de los miembros de la convergencia hacia él.

Gaviria reaccionó por sí solo a la noticia de Castaño por medio de Twitter, donde aseguró que “la corrupción es un cáncer que debemos erradicar”.

“Las conversaciones reveladas por los medios de comunicación son inaceptables. Felicito a la Fiscalía por la investigación y pido a la justicia que actúe de manera oportuna y eficaz”, aseveró.

La pareja de Castaño ganó 20 millones de pesos “de la nada”

Daniela Ospina, quien es la compañera sentimental del senador Castaño –revelan las pruebas–, recibió un contrato de la División de Recursos Humanos del Senado por 15 millones de pesos por trabajos de asesorías por el término de tres meses. Luego, se le adicionó un mes más por un valor cercano a los cinco millones de pesos. Sin embargo, la evidencia revela que jamás hizo el trabajo por el que fue contratada.

Por medio de la presentación de un informe de ejecución al supervisor de Contratos del Congreso en marzo de 2021, Ospina entregó unas cuentas de cobro por un trabajo que no se realizó.

“Ustedes recibieron esa plata por no hacer absolutamente nada”, precisó el fiscal del caso. Concretamente –reclamó el delegado del ente investigador–, recibió 20 millones de pesos del Senado de la República por “algo que no hizo”.

Debido a esto, le imputó el delito de estafa agravada, puesto que con su actuar hizo incurrir en un error al supervisor de Contratos que ordenó pagarle el sueldo por el trabajo que ella sustentó que había hecho. “Usted obtuvo un provecho ilícito de 20 millones de pesos” con la presentación de un informe que no correspondía a la verdad.