nación

Empleada de servicio habría abusado ocho veces de una niña en un colegio

La mujer fue capturada por la Fiscalía luego de una investigación que dejó al descubierto los supuestos abusos en un colegio de Bogotá.


Como Noaira Patiño Angúlo fue identificada la mujer que habría abusado en ocho oportunidades de una niña de seis años en un colegio del sur de Bogotá. El aberrante caso fue puesto al descubierto por la propia víctima cuando le contó a su familia cómo la mujer, ahora capturada, la metía en un baño y luego abusaba de ella.

Los investigadores de la Sijín en la Metropolitana de Bogotá establecieron de qué forma Patiño Angúlo, empleada de servicios generales en el colegio, abordaba de forma violenta a una niña, la llevaba hasta uno de los baños y allí la accedía.

“La Fiscalía General de la Nación presentó ante un juez de control de garantías a Noaira Patiño Angulo, quien sería la responsable de abusar sexualmente de una niña en el baño de una institución educativa, en Bogotá”, explicó Luisa Fernanda Obando, delegada para la Seguridad Territorial.

Los casos y abusos ocurrieron entre los meses de febrero y marzo de 2022. En ese espacio de tiempo, según la investigación, la niña fue abusada en al menos ocho oportunidades. La empleada de servicios generales y ahora capturada sería la responsable de estos abusos.

“Los hechos investigados ocurrieron durante febrero y marzo del 2022. Al parecer, la señalada agresora, que hacía parte del personal de servicios generales del colegio, interceptaba a la menor de edad cuando salía de clase, la encerraba, violentaba sexualmente y amenazaba con golpearla para evitar que la denunciara”, dijo el funcionario de la Fiscalía.

La Fiscalía explicó que la mujer fue identificada por la propia víctima cuando le pidieron reconocerla, incluso con otros funcionarios o empleados del colegio. Luego de este reconocimiento los investigadores solicitaron una orden de captura que se hizo efectiva en las últimas horas.

“El material de prueba da cuenta de que estas conductas se repitieron, al menos, en ocho oportunidades. Adicionalmente, la víctima, de seis años, accedió a contar lo que sucedía y reconoció a la mujer entre varios empleados de la institución educativa”, explicó el fiscal a cargo de la investigación y luego de hacer la imputación de cargos.

Tras la captura de Noaira Patiño Angúlo, la empleada de servicios generales en el colegio, la Fiscalía la presentó ante un juez de control de garantías para imputar cargos por el delito de actos sexuales con menor de 14 años agravado, hechos que la funcionaria no aceptó, pero que fueron suficientes para el juez.

“En ese sentido, Noaira Patiño Angulo fue capturada en una acción conjunta de la Fiscalía y la Policía Nacional. Un fiscal de la Seccional Bogotá le imputó el delito de actos sexuales con menor de 14 años agravado, con circunstancia de agravación punitiva en concurso”, aseguraron los investigadores tras la decisión del juez.

La gravedad de los hechos y el material probatorio presentado por la Fiscalía fueron determinantes al momento de definir una medida de aseguramiento en contra de la mujer capturada por los abusos a la niña. El juez concluyó que efectivamente representa un peligro para la sociedad y la víctima.

La mujer fue cobijada con una medida de aseguramiento en centro de reclusión. La Fiscalía fue contundente al explicar que de estar en libertad y con el cargo que ocupa en el colegio, no solo la víctima corre peligro, sino otros niños estarían en riesgo.