Home

Nación

Artículo

Estas mujeres según la Policía pertenecían al grupo delincuencial común organizado Los Clientes.
Estas mujeres según la Policía pertenecían al grupo delincuencial común organizado Los Clientes. - Foto: Policía Metropolitana de Barranquilla

nación

Estas son las tres mujeres que obligaban a menores de edad a prostituirse y a consumir drogas en el centro de Barranquilla

Las víctimas de la red serían niñas entre los 14 y adolescentes de 17 años, según informaron las autoridades.

Un nuevo caso de maltrato y abuso infantil se conoció en la capital del Atlántico, donde tres mujeres fueron capturadas por pertenecer y conformar una presunta banda que se dedicaba a vender niñas para actos sexuales en el centro de Barranquilla y a quienes obligaban, incluso, a consumir drogas con los llamados clientes.

Las víctimas de la red serían niñas entre los 14 y adolescentes de 17 años, y lo más alarmante del caso es que todo el accionar delincuencial de las mujeres se registraba a una cuadra de las instalaciones de la Fiscalía, más exactamente sobre sector de la calle 41 con carrera 41 y sus alrededores, donde se encuentran lugares de lenocinio, bares y hoteles, donde realizaban el tráfico de estupefacientes de manera concertada y el proxenetismo con menores de 18 años.

“Estas mujeres pertenecían al grupo delincuencial común organizado Los Clientes, quienes operaban en el sector del centro de la ciudad, una de ellas es extranjera”, indicó la Policía Metropolitana de Barranquilla a SEMANA al consultar el caso.

Las presuntas proxenetas fueron capturadas muy cerca del lugar en la calle 42 con carrera 39 en el sector del centro y responden a los nombre de Marelixis Del Carmen Ortega Ortega, Mónica Patricia Polanco Martínez y Ana María Ortega Beltrán, las tres fueron señaladas de creas la banda “Los clientes” para tales fines delictivos, “este grupo delincuencial estaba conformado por mujeres que venían delinquiendo en el sector del centro de la ciudad de Barranquilla”, anotó la Policía.

Según información policial las jóvenes menores de edad eran sometidas y negociadas para actividades de tipo sexual con clientes consumidores de estupefacientes y es por ello que también dentro de los moteles aledaños al centro de la ciudad, donde las ingresaban eran obligadas a acompañarlos a consumir sustancias alucinogenas, como marihuana y cocaína que también eran comercializadas por las mujeres.

La mayoría de la víctimas eran menores de edad de nacionalidad venezolana que eran ofrecidas en 50 o 100 mil pesos. Cuatro de ellas quedaron a disposicion del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, para que pudieran ser restablecidos sus derechos.

Niño era abusado por su padre

Un hombre fue enviado en las últimas horas a una cárcel del departamento de Antioquia, luego de ser señalado por la Fiscalía General de la Nación de haber abusado, supuestamente, a su pequeño hijo de cuatro años en el municipio de Bello. El caso está minando de prácticas aterradoras que vinculan a un amigo del presunto agresor.

Los hechos que están siendo investigados por las autoridades judiciales habrían ocurrido entre junio de 2021 y julio de este año. Entre las pruebas recopiladas aparece un informe del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses donde se evidencia que la víctima contrajo una enfermedad de transmisión sexual producto de los abusos.

Al parecer, los vejámenes se cometían en la casa de un allegado del padre que también se sobrepasaba con el menor. El Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual del ente de acusación le indicó a un juez de la república en medio de las audiencias de imputación de cargos que en el delito habría una sistematicidad estremecedora.

“Lo más aberrante de este caso es que uno de los procesados es el padre de la víctima. La investigación permitió conocer que, cuando salía de trabajar como profesor universitario, recogía al menor de edad y lo llevaba a la casa de un amigo donde lo sometían a distintos vejámenes y agresiones”, reveló el fiscal general, Francisco Barbosa Delgado.

Las personas que tienen a cargo este caso dieron cuenta que, supuestamente, en varias oportunidades el niño fue obligado a caminar con prendas y accesorios femeninos antes de ser abusado presuntamente por los dos hombres que hoy se encuentran tras las rejas mientras avanzan los estudios en su contra, liderados por el ente de acusación.