elecciones 2022

Impresionante: policía descubre que a Federico Gutiérrez le están haciendo brujería en un cementerio; esta es la historia

Las autoridades investigan algunos elementos extraños que fueron encontrados este martes.


La campaña electoral ha resultado llena de acusaciones, infiltraciones, denuncias y hasta ataques contra la salud mental de los contrincantes. Pero la denuncia que hizo este martes la campaña de Federico Gutiérrez sí tiene muy pocos precedentes en las contiendas presidenciales: un posible acto de brujería.

El escenario del que habría sido un acto de brujería contra el candidato del Equipo por Colombia fue el cementerio de Corozal, Sucre, al que en la mañana de este martes acudió personal de la policía luego del llamado de personas de la comunidad que dieron aviso a las autoridades de material extraño encontrado junto a las tumbas.

En las imágenes se ve una tela negra que tiene escrita la palabra muerte y sobre ella se aprecia un muñeco, con saco negro boca abajo, con la figura de Federico Gutiérrez y los emblemas que usa en su campaña.

“Estaban unas velas prendidas y un muñeco así (hacia abajo) con la cara del candidato a la Presidencia Fico Gutiérrez”, relató una de las mujeres que se encontró con este escenario y dio aviso a las autoridades.

Según se conoció, la supuesta brujería se estaba realizando en este cementerio desde el mediodía de este lunes 23 de mayo.

Este hecho recuerda lo sucedido hace tres semanas cuando el senador del Pacto Histórico Gustavo Bolívar subió un video a sus redes sociales en el que un grupo de personas cargaban un ataúd de papel, el cual aseguraban que era “de Fico y de Uribe”.

“¿A quién están enterrando, compañeros?”, le preguntó Bolívar a uno de los que cargaba el falso ataúd. “A Fico y a Uribe”, respondió, entre risas. El senador siguió preguntando y recibió la misma respuesta de unas mujeres que lo sostenían desde adelante.

Un hombre, con una camisa con el logotipo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), se burló de la situación en la que enterraban al candidato y al expresidente.

“Ay, Dios mío, te fuiste para siempre, palomo blanco. Ay, Fico, no”, dijo, imitando un llanto por la muerte ficticia del aspirante del Equipo por Colombia.

Federico Gutiérrez respondió al video grabado por el senador, mandándoles oraciones a quienes le “desean la muerte”.

“Eso es muy grave y no lo han rechazado. Lo único que quiero es que el país viva en paz. Yo les digo todo lo contrario, les envío oraciones y les deseo mucha vida”, dijo el candidato del Equipo por Colombia.

Aunque este supuesto acto de brujería contra Gutiérrez no se puede atribuir a ninguna de las campañas de sus contrincantes, lo que está claro es que esta contienda presidencial ha resultado llena de juego sucio.

Claro que este es un libreto cantado. Basta con recordar las elecciones de 2010, cuando la ofensiva en contra de Antanas Mockus se basó en hacer énfasis en la enfermedad de Parkinson que sufría, mostrándolo como un contrincante débil. O lo ocurrido en 2014, cuando las acusaciones entre las dos campañas iban desde la supuesta entrada de dineros de la mafia a la de Juan Manuel Santos hasta el episodio del hacker, que afectó a la de Óscar Iván Zuluaga. Al final, estas estrategias dejaron un país en medio de la crispación y el odio.

Hoy los colombianos difícilmente pueden distinguir cuál es el país que les depara con cada uno de los candidatos. Ya no se habla de propuestas. Lo que más preocupa es que, a medida que se acerca el 29 de mayo, la campaña sube aún más la temperatura.