elecciones

Fracasó la coalición de Santos

La Coalición de la Esperanza tiene hasta el momento la mitad de los votos del Pacto Histórico y un millón menos que el Equipo Colombia.


Al caer la tarde, cuando la Registraduría anunciaba su boletín número 14, los resultados de la Coalición de la Esperanza ya mostraban no haber cumplido las expectativas. Sergio Fajardo obtenía el 31,95 % con 435.872 votos y se mostraba como el candidato, pero estaba muy lejos de quienes serán sus contrincantes. Gustavo Petro tenía ya para ese entonces 2.680.864 votos y Federico Gutiérrez 1.286.738.

Siga la transmisión de SEMANA

Los resultados de la jornada del domingo no fueron buenos para el centro. El mayor golpe lo vivió el exrector de los Andes, Alejandro Gaviria. El candidato concretó múltiples alianzas con políticos tradicionales, la mayoría del Partido Liberal y algunos de Cambio Radical, que se decía que activarían las maquinarias. Pero estas no le alcanzaron para tener una votación considerable.

La tensión entre Fajardo y Gaviria escaló a tal nivel en las últimas semanas que, según algunos, ya ni se hablaban y permanentemente se lanzaban pullas e indirectas en las redes sociales y las entrevistas. Los dos profesores se convirtieron en antagónicos, y en la mitad de la disputa siempre ha estado el fantasma del expresidente César Gaviria. Mientras el exministro de Salud señaló a Fajardo de ser “tibio y fundamentalista moral”, el exgobernador de Antioquia dijo que lo que ve alrededor de Alejandro Gaviria es “perturbador”.

Fajardo ganó, pero a futuro no quedó como un candidato sólido. La Centro Esperanza llegó a las urnas completamente destrozada por dentro este domingo. La renuncia de Íngrid Betancourt marcó un camino en el que no pararon las peleas, las acusaciones mutuas por clientelismo, al tiempo que paradójicamente se mostraban como la coalición alejada de la politiquería.

Para las casi siete de la noche, Fajardo había repuntado en número. Tenía el 32,53 % y 525.447 votos. Pero aún estaba muy lejos de Petro con tres millones de votos y de ‘Fico’ Gutiérrez con casi dos millones.

El fracaso del centro este domingo significaba una derrota para otros personajes de la política distintos a Sergio Fajardo. El primero, Juan Manuel Santos. El expresidente se la había jugado por quien fue su ministro de salud, Alejandro Gaviria, aunque también ve con buenos ojos al exalcalde de Medellín.

Hay que recordar que al comienzo por las alianzas que hizo con personas como el exministro Juan Fernando Cristo o el exjefe negociador Humberto de la Calle, el exgobernador de Antioquia fue etiquetado desde el inicio de la campaña como el candidato de Juan Manuel Santos.

Pero Fajardo pareció pasar a ser el plan B del expresidente, tras la aparición de la candidatura de Gaviria. En todo caso, Santos parecía querer ganar con cara o con sello. Pero las cosas no le salieron.

Pese a que Gaviria se postuló como independiente y sin partido, la realidad demostró otra cosa. SEMANA contó detalles de cómo se dio la alianza con el expresidente Santos en una portada hace unos meses. El fin de semana anterior a su lanzamiento, Alejandro Gaviria tuvo un almuerzo con Santos y su exvicepresidente, el general retirado Óscar Naranjo.

Como la campaña independiente no despegaba, el exministro decidió pedir la ayuda de los partidos tradicionales. Había rechazado a Cesar Gaviria, pero terminó tocando las puertas de liberales y de Cambio Radical. Todos lo decían, pero fue Íngrid Betancourt quien en el debate de SEMANA y El Tiempo dejó claro cómo se movían las cosas al interior de esa coalición.

La excandidata presidencial renunció, tras ponerles el ultimátum de sacar a Gaviria. Y al final, las maquinarias tampoco le caminaron al centro.

Sergio Fajardo ganó, pero a la vez perdió. Es el candidato del centro, pero su votación fue lánguida. Sacó mucho menos que en la primera vuelta de hace cuatro años y para lograr clasificar a la segunda en este 2022 necesitaba un impulso adicional.

“Esa celebración parece un velorio. La cara de Sergio Fajardo demuestra que el gran derrotado es él. En cambio en la de Fico se ve una gran felicidad. La coalición centro esperanza entró en UCI”, dijo el exministro Luis Felipe Henao en la transmisión de resultados de elecciones en SEMANA. “La esperanza quedó desesperanzada... peor que los tres platos incomprensibles de Fajardo”, agregó María Andrea Nieto.

Los vientos le soplan al centro en contra.