política

Gustavo Bolívar: “No estoy peleando con Petro ni él conmigo”

Sus críticas a algunas de las decisiones del nuevo presidente lo hacen ver distante del nuevo gobierno.


El senador Gustavo Bolívar es uno de los hombres más cercanos a Gustavo Petro. Por algo, el presidente electo lo puso a encabezar la lista al Senado por el Pacto Histórico, pese a los escándalos que protagonizó en su momento y a la apatía que generó entre distintos partidos de izquierda.

Sin embargo, Bolívar ha sido claro en que, más allá de la amistad y el respeto que lo une con Petro, su voz será cercana, pero también crítica frente al gobierno porque su único interés es que la propuesta de cambio por la que votaron más de 11 millones de personas se cumpla en los próximos cuatro años.

Este miércoles, la periodista Catalina Suárez escribió en su cuenta personal de Twitter: “Créanme: la pelea Uribe/Santos será la nueva Petro/Bolívar”.

Bolívar, quien está en Miami de vacaciones, le respondió: “Se quedará esperando. Yo no estoy peleando con Petro ni él conmigo. Solo cuido el Pacto Histórico para que cumpla su promesa de cambio”.

Horas antes, Bolívar había escrito en su Twitter. “Cambio sí, pero no a cualquier precio. Cambio sí, pero no con cualquiera. Reconciliación sí, pero sincera, no por intereses. Esta causa no se puede entregar a quienes asesinaron miles de colombianos, a quienes despojaron millones de campesinos ni a quienes saquean el Estado”.

¿A quién y a qué se refería Bolívar?, se preguntaron en el Pacto Histórico.

El senador ha aplaudido la mayoría de las decisiones de Petro, entre ellas la designación de los primeros nombres del gabinete, pero también ha desnudado su inconformismo ante algunas de las decisiones determinaciones, como la presidencia del Senado para Roy Barreras.

Bolívar hubiera preferido que la dignidad quedara en manos de una figura de la izquierda, entre ellas el senador Alexánder López o él, pero el mandatario electo se inclinó por Barreras porque su experiencia en el Congreso le permite sumarle a Petro la aplanadora parlamentaria que necesita para tramitar sus más importantes iniciativas.

Aunque Bolívar y Petro tienen buena relación, hay confianza y el mandatario electo lo defiende políticamente. Es incierto saber hasta dónde el nuevo presidente esté dispuesto a tolerar las críticas del reconocido director de cine. Mucho más cuando el mandatario electo atraviesa por su mejor momento político porque logró amasar a su favor una maquinaria electoral importante desde el Congreso.