nación

El padre De Roux prácticamente dejó ver que no quería que el presidente Duque estuviera en entrega de informe final y que fue feliz con Petro

En el acto de entrega del informe final de la Comisión de la Verdad, el padre jesuita también se refirió a la presencia de Gustavo Petro.


Luego del acto de entrega del informe final de la Comisión de la Verdad esta semana, el presidente de esta corporación, Francisco De Roux, lanzó una fuerte crítica al presidente Iván Duque.

La crítica emitida por el padre jesuita tuvo su origen en una entrevista que le hizo el diario El País, de España. En este espacio fue consultado por la ausencia del mandatario en la entrega del documento en el que la Comisión hace recomendaciones al estado colombiano sobre el conflicto.

Respondió asegurando que su ausencia no lo sorprendió y que, de hecho, no hizo falta que fuera: “No me dolió, me pareció normal. Yo hasta pensé, honradamente, que era mejor”.

De Roux se refirió a las razones por las cuales afirmaba que resultó mejor realizar la entrega del informe final sin la presencia del mandatario saliente.

“Me temo que hubiera podido ser un ambiente de reclamo muy hondo hacia él, en contraste con lo que pasó con la entrada del nuevo presidente. Las víctimas vienen con un clamor muy hondo desde hace mucho tiempo. Y nosotros no queremos polarizar el país. Nuestra gran preocupación de fondo es que el informe cree un ambiente de acuerdos entre todos nosotros, de búsqueda de la reconciliación”, reflexionó el padre.

Aseguró que, de ante mano, sabía que Duque no asistiría al evento, pues días antes le avisaron que el mandatario se iría a una “reunión de Medio Ambiente en Portugal”. Sin embargo, sí se reunió en privado con el presidente.

Mencionó que en ese encuentro le agradeció haber recibido a la Comisión de la Verdad y le dijo que “veníamos a presentar el informe nacido del dolor de las víctimas para encontrar el camino de futuro. Él dijo que lo recibía, que agradecía nuestra presencia y que era un informe que quería que se discutiera muy en profundidad, lo cual para nosotros es muy importante. Queremos que el país entre en una conversación a fondo sobre el informe”.

Ante la ausencia de Duque en el acto de entrega del documento, el presidente electo Gustavo Petro, quien estaba invitado, sí se hizo presente y tuvo una intervención en el espacio. Al respecto, De Roux afirmó que haberle dado la palabra no politizaba de ninguna manera el trabajo que hizo la Comisión de la Verdad.

“Es imposible invitar a una persona que ha sido elegida por todos los colombianos y no darle la palabra. Y de haber estado los dos, le hubiéramos dado las palabras de cierre al presidente actual. Hay una cosa que es importante, los colombianos escogieron para la segunda vuelta a dos candidatos que estaban diciendo, cada uno a su manera, esto tiene que cambiar. Y ganó Petro, que para nosotros es un mejor mensaje, más claro”, aceptó.

La entrega del informe final de la Comisión de la Verdad ocurrió el 28 de junio en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá. El documento no solo brinda recomendaciones, sino que recoge relatos, experiencias y testimonios de las víctimas de la violencia y de delitos que van de la mano de este flagelo, con el fin de dar un paso clave hacia la construcción de paz en Colombia.

Según el documento, 450.664 personas perdieron la vida a causa del conflicto armado entre 1985 y 2018. Entre 1995 y 2004, el periodo más álgido del conflicto, hubo aproximadamente la mitad de las víctimas (45 %).