política

“La ley lo obliga a ejercer como oposición”: María Fernanda Cabal a Rodolfo Hernández

El Centro Democrático y el Partido Conservador se perfilan como las fuerzas que le harán contrapeso al Gobierno de Gustavo Petro.


Después de meditarlo durante varios días, el ingeniero santandereano Rodolfo Hernández decidió que sí se posesionará en la curul de senador de la oposición que le corresponde por ley después de quedar de segundo en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, a pesar de que la curul que ocupará fue creada para que el segundo en las elecciones presidenciales le haga oposición al presidente de la República, el exalcalde de Bucaramanga aseguró que no está interesado en ocupar ese rol de controvertir a Petro.

Hernández anunció que no será un senador de Gobierno, pero sí independiente, un político que aprobará los proyectos que consideren son buenos para el país, pero rechazará los nocivos para los intereses de los colombianos.

Estas declaraciones no cayeron bien en la senadora María Fernanda Cabal, quien se erige como una de las voces más fuertes de la oposición al nuevo gobierno.

“La ley lo obliga, entonces, a ejercer como oposición”, le dijo Cabal a Hernández.

La voz de la senadora y del Centro Democrático, una siempre disciplinada bancada de Senado y Cámara de Representantes, será clave para la oposición en los próximos cuatro años.

Miguel Uribe Turbay, el senador más votado del uribismo, también se comprometió en las últimas horas con quienes no comparten las ideas de Gustavo Petro.

“Desde el Senado protegeré a los colombianos y defenderé la democracia y libertad. Haré una oposición inteligente: pensando primero en Colombia; con base en hechos y no en odios; para construir, no destruir; sensata, no obstinada; que sea incluyente, no sectaria”, trinó en la noche del domingo.

Otras aspiraciones

A Hernández no le interesa mucho este rol de oposición debido no a solo a que tiene simpatía por Petro, sino porque, al parecer, tendría otras aspiraciones políticas.

A pesar de que aceptó posesionarse, el futuro de Rodolfo Hernández podría no estar en el Legislativo. Fuentes cercanas al excandidato presidencial le contaron a SEMANA que Hernández no estaría más de dos meses en el Senado de la República, buscando aspirar a la Gobernación de Santander en 2023.

De acuerdo con el Estatuto de la Oposición, el ingeniero ya es senador. Si llegara a no posesionarse, el excandidato estaría abandonando el cargo, lo cual traería consigo un proceso administrativo que podría impedir su aspiración en 2023.

A su vez, al ser congresista, apoyaría el argumento legal para que la Liga de Gobernantes Anticorrupción obtenga la personería jurídica, tal como ocurrió con la Colombia Humana de Gustavo Petro.

Además, otro elemento que pudo tomar relevancia a la hora de tomar una decisión tiene que ver con el proceso judicial que le lleva la Fiscalía a Hernández por presunta corrupción. Una vez se posesione en el Senado, el caso tendrá que pasar a revisión de la Corte Suprema de Justicia.

El nuevo Congreso se posesiona el 20 de julio y el inicio del juicio contra el excandidato presidencial está programado para el 21 de julio, es decir, un día después. Tan pronto se posesione en el Senado, Hernández adquiere la condición de aforado, lo que significa que tendría una protección judicial especial.

De acuerdo con los expertos, al ser aforado, el proceso contra Hernández tendrá que ser revisado por la Corte Suprema de Justicia, tribunal que, según el penalista Francisco Bernate, “tendrá que analizar si continúa con el juicio o lo deja en el juzgado de Bucaramanga”.