Tendencias

Home

Nación

Artículo

Arribo de los 600 militares del Ejército Nacional  que reforzarán la seguridad de Arauca, tras el homicidio selectivo de 27 personas en el departamento.
Arauca enero 6 del 2022
Foto Guillermo Torres / Semana
Imagen de Archivo.

nación

Lo último: a seis se eleva el número de soldados asesinados tras emboscada en Antioquia

El Ejército responsabilizó de la acción terrorista al Clan del Golfo, que delinque en esta región del país.

Fuentes militares confirmaron que luego de los operativos realizados en área rural de Frontino, Antioquia, donde el Ejército fue emboscado por integrantes del Clan del Golfo, se encontró el cuerpo de dos militares, con lo que se eleva a seis el número de uniformados asesinados, un desaparecido y ocho más heridos.

Sobre esta acción ilegal armada, informó el Ejército que los militares asesinados fueron identificados como los soldados profesionales: Edwar Fernando Agudelo Castaño, Emir Esli Baldovino Zabaleta, Yonaiker Cordero Rivera, Juan Daniel Lozano Oviedo, Kevin Luís Altamiranda Cantero y Héctor Fabio Buelvas Ospina.

Así quedó el camión en el que se movilizaban los seis militares que fueron asesinados en Frontino, Antioquia.
Así quedó el camión en el que se movilizaban los seis militares que fueron asesinados en Frontino, Antioquia. - Foto: Suministrada a Semana

Asimismo explicó que, “los cinco soldados heridos fueron evacuados vía aérea hasta Medellín, donde a esta hora reciben atención médica especializada. En estos momentos las tropas en el terreno, continúan en la búsqueda de uno de nuestros soldados”.

Sobre el ataque, el Ejército reveló que “cerca de la media noche de ayer, 19 de abril de 2022, en el corregimiento Nutibara, municipio de Frontino, Antioquia, unidades de la Cuarta Brigada fueron atacadas con explosivos cuando efectuaban un desplazamiento. Según las primeras informaciones, este hecho habría sido perpetrado por bandidos de la subestructura Edwin Román Velásquez del Clan del Golfo”.

Imágenes que han circulado en las redes sociales muestran la magnitud del ataque contra los militares. El camión en el que se movilizaban las tropas, un vehículo de estacas, quedó completamente destruido, casi partido en dos, y se puede deducir que fue elevado varios metros por el aire. El automotor quedó volcado a un costado de la vía sobre una montaña.

A esta hora las autoridades hacen presencia en la zona para tratar de ubicar a los responsables de la acción violenta en contra de la fuerza pública, mientras que el alto mando militar y de Policía, así como autoridades municipales, se reúnen en Frontino, Antioquia, para tomar medidas extraordinarias de seguridad.

Es de recordar que esta no es la primera vez que en esta región del país se presenta un ataque en contra de la fuerza pública. El año pasado, en una acción también donde se utilizaron explosivos, el Clan del Golfo atacó a una patrulla de la Policía, dejando como saldo lamentable la muerte del comandante de policía local y de su conductor. Los fallecidos fueron identificados como el mayor Mauricio Grueso Monterrosa, comandante de Distrito 11 de Policía Frontino, y el patrullero Wílber Alexánder Silva Goez.

Sobre este ataque, dijeron en su momento las autoridades que, “el mayor salió a comisión de uniformados de la Sijín del departamento cuando les fue activada una carga explosiva, dejando como saldo lamentable el fallecimiento del oficial, su conductor, y varios uniformados que los acompañaban, heridos”.

Hay que mencionar que el pasado mes de enero las autoridades reportaron la captura del supuesto cerebro de ataques con explosivos contra la fuerza pública en esta región del país.

Se trata de alias Orejas, quien se convirtió en prioridad para la fuerza pública en el departamento de Antioquia. Su persecución se intensificó luego que las autoridades le atribuyeran el atentado con explosivos en la que murieron el mayor Monterrosa y el patrullero Silva Goez.

Otra de las violentas acciones que se le atribuyen a alias Orejas, de parte de la fuerza pública, fue el atentado en el que murieron un capitán, un cabo segundo y dos soldados profesionales de la Séptima División en la vereda Santa Lucía, ubicada en el municipio de Ituango, Antioquia.

Para este atentado contra la policía se presentó un hecho en particular que generó indignación entre la Policía, y fueron las imágenes que aparecieron en las redes sociales, en donde se aprecia cómo conductores y pasajeros de vehículos grabaron a los uniformados heridos luego del atentado, pero nadie se detuvo a ayudarlos, hecho que generó un llamado del director de la Policía, el general Jorge Vargas.