Home

Nación

Artículo

Aureliano Carbonell y Pablo Beltrán, negociadores de paz del ELN.
Aureliano Carbonell y Pablo Beltrán, negociadores de paz del ELN. - Foto: Mesa de Diálogos entre el Gobierno Nacional de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional - ELN

diálogos de paz

Lo último: ELN anuncia “alivios humanitarios” para bajar intensidad del conflicto

El primer ciclo de paz irá hasta el 12 de diciembre en Caracas (Venezuela).

Las delegaciones de paz del Gobierno y del ELN continúan los diálogos en Caracas (Venezuela) y recientemente los negociadores de la guerrilla anunciaron una serie de medidas que se tomarán para desescalar el conflicto en Colombia.

A través de un comunicado expedido desde la capital venezolana, los integrantes de la delegación del ELN manifestaron unos acuerdos y trabajados articulados con el Gobierno del presidente Gustavo Petro, que servirán para disminuir la afectación a la población civil de diversas regiones.

“Dada la crisis humanitaria que sufren extensos territorios del país por efectos de la guerra contrainsurgente, vamos a sumar esfuerzos entre la oficina del Alto Comisionado de Paz y los gestores de paz del Ejército de Liberación Nacional (ELN), para con las comunidades y encontrar soluciones inmediatas de alivio humanitarios, además, proyectar con ellas soluciones de mediano y largo plazo”, dice el comunicado de la guerrilla.

Aunque no entregaron mayores detalles de cómo operarán esos alivios humanitarios ni en qué zonas se aplicarán, se espera que en los próximos días las delegaciones entreguen detalles, ya que el primer ciclo de paz se cerrará el 12 de diciembre.

En el mismo comunicado se refirieron a la situación que se vive en Colombia de los presos que están en diferentes cárceles del país. “Otro caso de grave crisis humanitaria es el que padece la población privada de la libertad en las cárceles estatales, que cubre tanto a los luchadores políticos perseguidos y guerrilleros prisioneros de guerra, así como a los más de cien mil colombianos que, siendo víctimas de los efectos criminógenos del capitalismo neoliberal, el único trato que reciben es la degradación a la que son sometidos en estas cárceles; para ellos también esta mesa de diálogo está buscando medidas humanitarias”.

Este punto llama la atención, sobre todo, después de que el Gobierno nacional anunció que está listo el decreto para que integrantes de la ‘primera línea’ salgan de la cárcel para asumir el papel de gestores de paz. Sin embargo, no está claro todavía si la decisión del Ejecutivo tiene relación con lo que ocurre en la negociación de paz.

El fin de semana, el presidente Gustavo Petro anunció que habían pactado un primer acuerdo sobre facilitar el retorno a sus resguardos de las comunidades emberas desplazadas por la violencia. “Esto hay que aplicarlo a otras poblaciones. Es decir, el retorno debe ser posible en todo el territorio nacional para cualquier grupo étnico de la población, sus mixturas, casi todos somos mestizos”, dijo el mandatario.

El jefe de Estado aseguró que esto debe aplicarse también a otras poblaciones en todo el territorio nacional.

“El retorno debe ser posible en todo el territorio nacional para cualquier étnico de la población”, agregó el mandatario.

Los indígenas tuvieron que huir de ese territorio por la violencia que comenzó en los años 70 y desde entonces es habitual verlos vagando por las calles de ciudades como Bogotá, Medellín o Cali.

La tragedia de los emberas ha sido muy visible en Bogotá. Hace algunos meses cientos de indígenas embera se concentraron en el Parque Nacional. El Gobierno de ese momento, el de Iván Duque, firmó un acuerdo con ellos para garantizar unas condiciones seguras en el regreso a sus pueblos, algo que no llegó a concretarse del todo.

Presidente Gustavo Petro anunció que liberará a centenares de jóvenes de la primera línea presos; será antes de Navidad y los nombrarán gestores de paz

El presidente Gustavo Petro anunció en el marco del Diálogo con presidentes de Juntas de Acción Comunal, que se realizó en Pasto, que “centenares de jóvenes que fueron detenidos en las protestas en las que se registraron desmanes en diferentes departamentos de Colombia, serán liberados antes de la Noche Buena”.

“Tienen derecho a pasar Navidad con sus familias”, dijo el mandatario en el evento público.

El presidente comparó lo sucedido con los jóvenes de la Primera Línea con lo ocurrido en la dictadura en Chile, cuando mataron a decenas de jóvenes en los estadios tras el fallecimiento de Allende “en un estadio así como este, frío y oscuro mataron a Víctor Jara y decenas de jóvenes”.

En este sentido, aseguró que la protesta es un derecho democrático y que los gobiernos que ordenan matar y torturar jóvenes no son democráticos “y este es el gobierno del cambio”, dijo.

Por esta razón, aseguró que los jóvenes detenidos serán gestores de paz, “este gobierno no colinda con líderes juveniles sociales que solo se expresaban manteniéndolos presos cuando tienen el derecho de pasar la navidad con sus familias”, concluyó el mandatario.

Vale la pena recordar que el 28 de abril de 2021, Colombia vivió un estallido social con decenas de protestas y marchas a lo largo del territorio nacional de colombianos que no estaban de acuerdo con las políticas del gobierno del entonces presidente Iván Duque.

El paro se extendió por cerca de dos meses y los actos de violencia fueron el pan de cada día de una Colombia que se vio sumida en el temor y en la represión violenta.