bogotá

Lo último: fuertes enfrentamientos entre jóvenes de la primera línea y el Esmad, en el sur de Bogotá

Al parecer, decenas de jóvenes salieron a protestar por el aumento en los precios del transporte público en la ciudad, por lo que fue necesaria la intervención del Esmad.


Una batalla campal se está viviendo en la noche de este miércoles en el sector de Molinos, en el sur de Bogotá, entre jóvenes de la primera línea y uniformados del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), luego de que una protesta que se adelantaba en el sector escalara a enfrentamientos.

De acuerdo con las primeras informaciones, decenas de jóvenes salieron a las calles en esta zona de Bogotá para protestar por el aumento del valor del pasaje de TransMilenio y el SITP, bloqueando la Avenida Caracas con Calle 51 sur, por lo que fue necesaria la intervención del Esmad.

Fue ahí cuando llegaron los uniformados a dispersar las manifestaciones con gases lacrimógenos, cuando empezaron los enfrentamientos entre las dos partes.

La Policía Metropolitana de Bogotá le confirmó a SEMANA que fue necesaria “la intervención en la Estación Molinos-Centro Comercial Caracas”.

Las manifestaciones en la zona, de acuerdo con lo reportado por la Secretaría de Movilidad, iniciaron hacia las 7:30 de la noche, cuando manifestantes de la llamada primera línea afectaron la movilidad inicialmente en la carrera novena.

Por su parte, a raíz de lo sucedido, TransMilenio informó la suspensión de la operación en varias estaciones: “Por manifestación de sector Molinos que se movilizó a la Caracas con Calle 51 sur, flota retorna por prevención en sector Danubio en sentido sur y en la Calle 44 sur en sentido Norte. Se dejan de atender las estaciones Socorro, Consuelo, Molinos y Portal Usme, solo se presta servicio de alimentación en el Portal”, señaló el Sistema.

La concejal Lucía Bastidas, denunció la situación que se está viviendo a esta hora en Molinos e indicó que se trata de vandalismo y culpó de toda inseguridad a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Así mismo, la cabildante señaló que los únicos que sufren las afectaciones de todas estas protestas son los barrios y vecinos del sector que viven con miedo. “Hoy los vándalos desde Molinos mañana desde cualquier otro punto de la ciudad. Así quedan los barrios y los vecinos con miedo y desesperanza. Son los únicos perjudicados”, comentó.

Estos enfrentamientos en el sur de Bogotá se dan el mismo día en que la alcaldesa Claudia López desautorizó la intervención militar pedida por el ministro de Defensa, Diego Molano, en el la localidad de Kennedy, específicamente en el Portal de Las Américas, intervención con la que el Gobierno buscaba evitar que el vandalismo y la delincuencia se siguieran apoderando de esta zona de la ciudad.

 Claudia López salió a advertir que en la capital del país no habrá militarización y que únicamente se seguirá contando con la ayuda de los 300 uniformados de Policía Militar que hoy en día adelantan puestos de control de requisa y desarme, los cuales están ubicados en varios puntos de la ciudad desde agosto del año pasado.

“Con los 13 puestos, tenemos 300 hombres de Policía Militar y solo se va a mantener eso y no habrá nada adicional”, dijo López, quien a reglón seguido comentó que “la seguridad de Bogotá solo le compete a Policía Metropolitana de Bogotá”.

No obstante, con lo ocurrido en la noche de este miércoles, la concejal Bastidas aprovechó para cuestionarle a la alcaldesa por los resultados de seguridad que la mandataria tanto destaca para Bogotá. “Aquí es donde los bogotanos le preguntamos a Claudia López, ¿dónde están los resultados de su plan de intervención si ya no solo los días 28 se presentan hechos de vandalismo?.

La no militarización de Bogotá se da a pesar de que la propia alcaldesa Claudia López reconoció que los homicidios y otros delitos de alto impacto aumentaron en Bogotá durante 2021.

“Cerramos el año con tres dolores profundos, con un incremento de 7% en homicidio, de 12% en el hurto violento y un aumento en el hurto a personas. Por otro lado, se redujo la violencia intrafamiliar, el hurto a comercios y residencias, pero mientras tengamos afectaciones a la tranquilidad con los homicidios y hurtos violentos, no vamos a estar tranquilos”, dijo la mandataria local.

Sin embargo, hay que mencionar que al reconocer el aumento de los homicidios, la alcaldesa López también lanzó un plan con el que buscará recudir los homicidios en la capital del país.

“El presidente de la República puso una tasa nacional de reducción del homicidio del 10% para 2022, Bogotá va a tener una meta superior a la nacional, será de 15%, porque puede lograrlo con el plan que hemos acordado, pero también porque vamos a recuperarnos del año pasado”, dijo López.

La Administración Distrital también buscará que los hurtos a personas bajen 10%, las sesiones personales en 5%, los delitos sexuales, de los cuales las principales víctimas son los menores de edad, el objetivo que se reduzcan en 7%.

Por su lado, también se quiere para 2022, que la violencia intrafamiliar baje 5% y que el hurto a automotores también caiga en 5%.

Para poder mejorar los indicadores de seguridad en la ciudad, la mandataria lanzó un plan de reactivación económica y social, advirtiendo que mientras haya más empleo y menos hambre en la ciudad, habrá también menos inseguridad. Para esto, la Alcaldía se trazó nuevas metas en tasa de desempleo, en crecimiento económico y en reducción de pobreza y pobreza extrema en la ciudad.

“Vamos a lograr que nuestro crecimiento económico sea del 4,1%. En 2019 fue 3,5% de manera que va ser 0,6 puntos mejor que en 2019. Vamos a lograr que la tasa de desempleo sea del 11,8%. Va a ser 1,8 puntos menor que en el 2019″, dijo López.

En ese sentido, la alcaldesa Claudia López subrayó que “en el 2022 Bogotá va a volver a crecer, a generar empleo y a reducir pobreza más de lo que lo hacía en 2019. Ese es nuestro compromiso. Eso es lo que el conjunto de la inversión privada y pública va a lograr este año”.

Por otro lado, dentro del plan que trazó la Administración Distrital, también se prevé la llegada de más pie de fuerza a la ciudad y así mismo se instalarán 700 cámaras más de seguridad. La mandataria local indicó además que con la Policía Metropolitana de Bogotá se hará una intervención en seis lugares críticos de la ciudad, esos lugares son Bosa, Kennedy, Ciudad Bolívar, Usme, Usaquén y Los Mártires.