nación

Macro operación contra el hurto de automotores en Colombia deja 51 capturas y 5 organizaciones desmanteladas

Algunas de las organizaciones criminales desarticuladas fueron ‘Los Norteños’ en Bogotá y ‘Los Pocillo’, en Cúcuta.


La Policía Nacional, a través de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin), en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, logró la captura de 51 personas dedicadas al hurto de vehículos automotores en 16 departamentos a nivel nacional y la desarticulación de cinco organizaciones criminales dedicadas a este flagelo.

Durante siete días consecutivos y luego de más de diez meses de investigaciones, funcionarios del Servicio de Investigación Criminal adelantaron de manera simultánea operativos durante 7 días, que dieron como resultado la captura de 51 personas, de las cuales 24 fueron por orden judicial, 27 en flagrancia, aunado a una imputación y la aprehensión de un menor de edad.

En esta ambiciosa operación fue necesario realizar 27 allanamientos con fines de captura y recolección de elementos materiales de prueba y evidencia física a nivel nacional, en donde se logró la incautación de cuatro armas de fuego, un arma traumática, 59 cartuchos de diferentes calibres, 8 motocicletas, 4 vehículos, 1 bicicleta, 19 teléfonos celulares, 144 autopartes, 150 gramos de marihuana y 70 gramos de bazuco.

De igual manera, 13 de los capturados quedaron con medida de aseguramiento intramural, ocho con medida de aseguramiento domiciliaria, 16 capturados aún se encuentran en etapa de audiencias preliminares y 14 fueron dejados en libertad en audiencia de control de garantías por no representar un peligro para la sociedad.

Se destacan las siguientes operaciones:

“Los Norteños” en Bogotá

Se trataba de una estructura delincuencial, que tenía como objetivo interceptar a sus víctimas, momentos en los cuales se movilizan en sus automóviles de alta gama en horas de la noche y la madrugada, abordándolos mediante el cierre violento del automotor, para intimidarlos con armas de fuego, y así obligarlos a descender de la silla del conductor para pasar a la víctima a la silla trasera y una vez allí, emprender la marcha.

La banda tenía como objetivo interceptar a sus víctimas, momentos en los cuales se movilizan en sus automóviles de alta gama en horas de la noche.
La banda tenía como objetivo interceptar a sus víctimas, momentos en los cuales se movilizan en sus automóviles de alta gama en horas de la noche. - Foto: Policía Nacional

Durante el recorrido y en contra de su voluntad, las víctimas eran despojadas de otras pertenencias, dinero en efectivo o en su defecto les desocupaban las cuentas bancarias, reteniéndolos por varios minutos e incluso horas, hasta que los obligaban a suministrar las claves de sus tarjetas de crédito o débito, y ya una vez lograban el objetivo de obtener el dinero, procedían a desubicar al afectado para posteriormente arrojarlo a la vía pública, y llevarse el automotor.

Los vehículos hurtados eran dejados por periodos de entre uno y tres días en parqueaderos públicos de las localidades de Suba y Usaquén, y luego de verificar que no había sospechas, los retiraban del lugar para posteriormente ser alterados sus sistemas de identificación y finalmente venderlos como vehículos de segunda mano o deshuesarlos y sus partes reducirlas en el mercado negro.

Los investigadores de la Sijín de Bogotá, encontraron recurrencia en nueve eventos de hurtos con la misma modalidad, con testimonios que coincidían con la misma forma violenta de actuar de los delincuentes y por lo que realizaron georreferenciación del delito observando que las localidades más afectadas por esta banda criminal eran las de Usaquén, Suba, Teusaquillo y Engativá.

Durante la investigación se emplearon recursos técnicos, entrevistas a víctimas y a fuentes humanas, reconocimientos fotográficos, inspecciones judiciales y búsquedas selectivas en bases de datos, con las que fue posible individualizar, identificar y dar captura a cinco de sus integrantes entre los que se encontraba su cabecilla conocido con el alias de “Carlos”, su segundo al mando era alias “Care Perro”, y sus secuaces alias “Cusumbo”, “Costeño” y “Alvarado”.

Con la desarticulación de esta organización criminal fue posible esclarecer nueve casos de hurto de vehículos de alta gama y se recuperaron siete de los vehículos hurtados que fueron entregados a sus propietarios.

Carlos Henry Uribe Diaz, alias Carlos. Cabecilla de la banda; John Stiven Uribe Rojas, alias care perro; Jeison Vanegas, alias cuzumbo; y Devid Alvarado, alias Alvarado.
Carlos Henry Uribe Diaz, alias Carlos. Cabecilla de la banda; John Stiven Uribe Rojas, alias care perro; Jeison Vanegas, alias cuzumbo; y Devid Alvarado, alias Alvarado. - Foto: Policía Nacional

Los capturados fueron dejados ante la autoridad competente por los delitos de concierto para delinquir en concurso heterogéneo con hurto calificado y agravado en concurso homogéneo y sucesivo, fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones y concurso heterogéneo con secuestro.

“Los Pocillo” en Cúcuta

Teniendo en cuenta las diferentes denuncias y la información recopilada por los investigadores de la Sijín de Cúcuta, concerniente a un grupo de personas las cuales estarían dedicadas al hurto de motocicletas bajo la modalidad de atraco utilizando armas de fuego, se logra establecer que, en el área metropolitana de Cúcuta, se dedicaban a este flagelo tres individuos conocidos en el mundo criminal como “Los Pocillo”.

“Los Pocillo” hacían uso de taxis de servicio público en los que se transportaban, identificaban a sus víctimas y las seguían, una vez cerca de ellas, las cerraban violentamente con el vehículo haciéndoles caer y posteriormente amenazarlas con armas de fuego para arrebatarles las motocicletas; según las denuncias en varias ocasiones dejaban a sus víctimas accidentadas en el lugar del hurto.

Durante los actos investigativos, se pudo establecer que los integrantes de este grupo delincuencial se reunían en una vivienda luego de realizar los hurtos, con el fin de celebrar el golpe con licor y sustancias estupefacientes para repartir el botín, allí definían a donde enviar las motocicletas, según la información aportada, varios de estos vehículos eran llevados a zonas rurales para ser vendidos a grupos armados al margen de la ley.

Una vez individualizados, identificados y ubicados, se logra su captura por orden judicial en el barrio Aeropuerto de la ciudad de Cúcuta, de alias “Aldair”, cabecilla del grupo delincuencial, al igual que sus cómplices, alias “Kalingo”, y alias “Huber”, quienes fueron dejados a disposición de la Fiscalía General de la Nación, para ser presentados ante un Juez de Control de Garantías.

Tres grupos de delincuencia común organizada dedicados al hurto de vehículos más fueron desarticulados en el país, entre los que se encuentran “Los Reducidores” en la ciudad de Neiva, “Los Llanos” en la ciudad de Cali, y “Los Puchos” quienes delinquían en la ciudad de Pasto.

Durante este año se han recuperado 2.480 vehículos robados a nivel nacional, 964 vehículos más con relación al mismo periodo de la vigencia del año 2021 en la que fueron recuperados 1.516; también se han incautado (inmovilizado) 4.770 vehículos en el contexto nacional, evidenciando así un aumento del 18 %, es decir 716 vehículos recuperados con relación al mismo periodo que el año 2021 con 4.054, en donde la ciudad de Bogotá fue la unidad policial con mayor participación operativa hacia este delito.