Tendencias

Home

Nación

Artículo

Protestas en Montería contra la administración de la universidad de Córdoba,
Protestas en Montería contra la administración de la universidad de Córdoba, - Foto: A.P.I

nación

Montería: protestas en inmediaciones de la Universidad de Córdoba terminaron en desmanes; el Esmad tuvo que intervenir

Las autoridades informaron que no se registraron capturas.

El alcalde encargado de Montería, Óscar Ospitia, confirmó que en la tarde de este miércoles, 5 de octubre, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) tuvo que intervenir en las manifestaciones que se adelantan en inmediaciones de la Universidad de Córdoba.

Desde hace varios días, estudiantes de la institución se declararon en protesta para exigir, entre otras cosas, la renuncia del rector Jairo Torres Oviedo y mejoras en la infraestructura del campus universitario.

De acuerdo con la administración municipal, un grupo de personas que se autodenominan Los Capuchos protagonizaron una serie de disturbios en conjunto con varios mototaxistas.

Además del Esmad, se hizo necesaria la presencia de gestores de convivencia.

“La alteración del orden público generó problemas de movilidad en la Avenida Circunvalar, motivo por el que el flujo vehicular fue desviado por la Glorieta de Mocarí. En este momento ya se encuentra despejada la vía”, informó la Alcaldía.

En videos que circulan por las redes sociales se alcanza a observar algunos actos de vandalismo e incluso el uso de los chorros de agua por parte del Esmad para dispersar a los manifestantes.

Las autoridades dieron a conocer que no se presentaron capturas.

Sobre el Esmad

A finales de septiembre, el Ministerio de Defensa presentó los nuevos lineamientos y funciones del Esmad en diferentes hechos.

Los agentes que pertenecen a esta división solamente podrán utilizar la fuerza como último recurso. “Prima el derecho a la manifestación pública por encima del derecho al buen nombre que se afecta con las expresiones ofensivas, chocantes, impactantes, indecentes, escandalosas o excéntricas. Por ello no debe haber reacción ante tales injurias o calumnias”.

En el documento conocido por SEMANA se crea la Unidad Nacional de Diálogo y Mantenimiento del Orden (UNDMO), la cual entrará a actuar cuando los manifestantes ataquen el patrimonio público o privado o vulneren derechos de las personas.

El Instructivo No. 009 fija los lineamientos para el restablecimiento del orden en diferentes escenarios, entre los que se encuentran las huelgas, manifestaciones públicas, perturbación en servicio de transporte público, colectivo u oficial; obstrucción a vías públicas que afecten el orden público, enfrentamiento entre las llamadas barras bravas, las asonadas, riñas colectivas, motines en establecimientos carcelarios o penitenciarios, y la usurpación de inmuebles o tierras.

En uno de los puntos más extensos del documento, el que hace referencia a la manifestación pública, se fija que el acompañamiento por parte de la Fuerza Pública debe ser, en lo posible, “discreto, para que la presencia de los miembros de la Policía Nacional no sea aprovechada por los manifestantes para incitar al odio”.

En otras palabras, se parte de la premisa de que la presencia de los agentes incita los ataques en contra de la población civil, infraestructura y demás durante las protestas y manifestaciones.

“Los policías no deben marchar junto a los manifestantes, tampoco colocarlos para abrir o cerrar la manifestación; no deben ser apostados de manera inerme en lugares donde puedan ser objeto de ataques”, señala el aparte relacionado con los procedimientos.

Igualmente, se establecen las características que debe tener una manifestación para ser catalogada como violenta: “Cuando sus integrantes tipifican delitos que atentan contra la seguridad pública (incendio, lanzamiento de objetos peligrosos, porte de armas de fuego o blanca), o contra la vida e integridad personal (lesiones personales, homicidio en tentativa), o contra la administración pública (violencia contra servidor público, obstrucción a la función pública) o contra el régimen constitucional (asonada) o contra el patrimonio público o privado (daño en bien ajeno)”.

Cuando en las manifestaciones se registre presencia mayoritaria de jóvenes entre los 15 y 24 años, la “primera intervención será de unidades de la Fuerza Disponible, salvo que el nivel de agresividad sea tan alto que se haga necesaria la actualización inmediata de unidades especializadas de la UNDMO, la cual aplicará los protocolos establecidos en la norma que lo regula”.