nación

“No se está respetando presunción de inocencia”: defensa internacional de Uribe tras decisión de no preclusión

La juez 28 penal del circuito considera que hay elementos para que Uribe vaya a juicio por presunto fraude procesal y soborno.


“Las pruebas que actualmente están en el proceso de Álvaro Uribe, son suficientes y corroboran su inocencia, sin embargo la juez exige mayor investigación por parte de la Fiscalía para determinar si se debe precluir o no. La presunción de inocencia es un mito”. De esta manera, el abogado Víctor Mosquera, quien lidera la defensa internacional del expresidente Álvaro Uribe, reaccionó a la decisión de la juez 28 penal del circuito de no precluir la investigación por presunto fraude procesal y soborno.

SEMANA conversó con Mosquera, quien explicó: “La decisión que está tomando la jueza es contrario al estándar internacional. La presunción de inocencia es clara en que todos se presumen inocentes hasta que se demuestre lo contrario, y en este proceso en la fase de la Fiscalía señalan las pruebas que él no dio instrucciones para cometer ningún ilícito. La juez decide modificar la presunción de inocencia y convertirla en presunción de culpabilidad. Es decir, la juez quiere que la Fiscalía siga practicando más pruebas para que demuestren la inocencia”.

Para la juez, es claro que existe inferencia razonable de autoría o participación en la comisión de las conductas que, por el contrario, la Fiscalía intentó precluir en su solicitud: fraude procesal y soborno en actuación penal. Sin embargo, aclaró la juez, que con su decisión no hace responsable al expresidente Uribe de la comisión de esos delitos, sólo de que existe la probabilidad de la ocurrencia de las conductas punibles.

El caso, que seguramente tendría apelación de la defensa del expresidente, iría a manos del Tribunal Superior de Bogotá.

La jueza, luego de escuchar los argumentos de todas las partes, se inclinó por los hechos a cargo de las víctimas, y ordenó continuar con la investigación en contra del exmandatario.

Fue poco más de un año de diligencias, de argumentos, exposiciones jurídicas, regaños, discrepancias, burlas y hasta compulsa de copias. La audiencia de preclusión fue un espectáculo judicial que incluso se recomendó a estudiantes de derecho. En el escenario virtual estaban grandes personalidades del derecho y las intervenciones estuvieron a la misma altura.

En su decisión, la juez hizo un resumen desde que la Corte Suprema de Justicia se abstuvo de investigar al senador Iván Cepeda y, al contrario, ordenó la investigación contra el expresidente Álvaro Uribe. Luego, se refirió a cómo pasó el proceso a manos de la Fiscalía tras la renuncia de Uribe a su fuero como senador, más tarde las discusiones sobre qué ley sería la que recogería las actuaciones de la Fiscalía.

“La Fiscalía no logró demostrar la aticipidad de las conductas investigadas de fraude procesal en el caso de los testigos que fueron abordados por Diego Cadena y Juan José Salazar, para ser escuchados con los ofrecimientos económicos y de apoyos jurídicos”, señala la decisión.

La funcionaria reveló que la evidencia presentada permite inferir que Uribe tuvo conocimiento de cada una de las actividades que adelantó el abogado DIego Cadena, quien buscó la retractación de varios exparamilitares. Para esto les ofreció dádivas y beneficios jurídicos.