política

Oposición razonable: ¿en qué consiste la postura del Centro Democrático frente a Petro?

Después de la reunión de Álvaro Uribe Vélez con Gustavo Petro, el partido se mostró más conciliador con el nuevo gobierno.


En medio de un panorama en el que el presidente electo Gustavo Petro estaría conformando una aplanadora legislativa, el Centro Democrático se destaca como el único partido que promete una oposición incisiva. Congresistas como María Fernanda Cabal, Paloma Valencia y Miguel Uribe se destacan como posibles líderes de esta contraria a la propuesta del futuro mandatario.

A pesar de los contundentes y duros mensajes publicados poco después de la elección del presidente, el tono cambió apenas el expresidente Álvaro Uribe, líder natural del partido, se reunió con Petro.

Petro invitó a Uribe a dialogar en el marco del acuerdo nacional y el expresidente accedió, a pesar de que son rivales políticos y mutuos contradictores en materia ideológica. La reunión, que se llevó a cabo el miércoles pasado, tuvo un resultado positivo.

Ambas partes coincidieron en destacar que fue una reunión en la que reinó la cordialidad y el respeto. Al final, cuando Uribe dio declaraciones sobre el tema, le agradeció en más de una oportunidad al presidente electo por abrir el espacio.

Siguen existiendo diferencias en varios puntos. De todas maneras, el expresidente no negó que también trascendieron puntos en común. Finalmente, acordaron mantener un canal de diálogo permanente y Uribe prometió una oposición generosa.

“Le llevaremos algunas ideas. Lo que podamos aprobar lo haremos sin cálculo, gustosos. Si hay temas en los cuales puede servir nuestro concepto para una transacción o acuerdo, bien. En aquello que tengamos que discrepar, cuente con una oposición razonable. De mi parte, buscando tener canales de diálogo”, dijo el expresidente desde la sede del Centro Democrático.

En algunos miembros del Centro Democrático, esta conversación pareció haber bajado el tono de la hostilidad contra el nuevo gobierno. Los presentes y algunos de los que no estuvieron en el encuentro comenzaron a replicar el mensaje de su líder natural en redes sociales, de acuerdo con su posición.

“No vamos a estar buscando que al presidente le vaya mal, no. Somos un partido que cree que si al presidente le va bien, al pueblo colombiano le va bien. Que haya que hacer objeción en diferentes procesos políticos y administrativos, muy posiblemente se va a hacer, pero nunca buscando que al gobierno le vaya mal”, dijo el senador Alirio Barrera, uno de los acompañantes de Petro en la reunión.

De acuerdo con Barrera, se hará una oposición “decente, respetuosa y argumentada”. Esta opinión la comparten otros compañeros de mesa durante la reunión.

“Se abre una comunicación permanente desde una oposición razonable planteando alternativas a lo que veamos que no es beneficioso para los colombianos y acompañando lo positivo para el país”, dijo Ciro Ramírez, senador también presente en la reunión.

Miguel Uribe, después del encuentro entre Uribe y Petro, también anunció su posición frente al gobierno del presidente electo: “Mi responsabilidad con los colombianos es aprobar lo que los beneficie y oponerme a lo que les haga daño. Seré incomparable. Cuenten conmigo”.

En su cuenta de Twitter, Nubia Stella Martínez, directora del Centro Democrático, también reiteró el mensaje del expresidente en torno a la oposición razonable, reafirmando que será la postura del partido.

En este sentido, se prevé posible trabajo conjunto entre el uribismo y el petrismo en el Congreso. En los temas sensibles, como reforma tributaria, pensiones, seguridad y narcotráfico, Petro seguramente encontrará oposición en el Centro Democrático.

¿Una lección para el petrismo?

Cuando fue derrotado por el presidente saliente Iván Duque, Gustavo Petro conformó una oposición dura frente a la gran mayoría de proyectos del gobierno en el Congreso. A pesar de que se trató de una activa bancada opositora, era una minoría que no logró hacer el contrapeso deseado.

Sin embargo, esa bancada convirtió al gobierno Duque en el que más ha sido citado a debates de moción de censura, a pesar de que ninguno prosperara. En total, se hicieron diez debates contra seis miembros del gabinete. El más citado en la historia es Diego Molano, ministro de Defensa.

A pesar de la debilidad en el Congreso, el petrismo construyó una oposición por fuera. Petro, junto a sus aliados, incentivó la protesta social, hechos en los que se mostró rechazo frente al gobierno de turno y que incendiaron al país en olas de violencia.

En redes sociales, el petrismo también hizo oposición. En general, las llamadas “bodegas” no solo se centraron en disentir sobre las ideas, sino que la crítica pasó a la burla. Cada traspié de Duque fue escudriñado, caricaturizado y convertido en memes.

Después de cuatro años llenos de oposición dura y poco amigable, desde el respeto, el uribismo le propone a Petro una oposición razonable que apoyará lo bueno para el país.