bogotá

Pago de impuestos en Bogotá: las fallas han llevado a que el recaudo sea un fracaso, ¿qué pasó?

Pagar los impuestos en Bogotá se convirtió en una verdadera odisea, y a pesar de que la plataforma de Bogdata es un caos, el Distrito ha ampliado el contrato por más de dos años y su valor se ha incrementado en más de 24.500 millones de pesos.


Filas eternas bajo el sol o la inclemencia de la lluvia han sido parte del paisaje en Bogotá en los últimos meses por el verdadero viacrucis en el que se convirtió el pago de impuestos por la ineficiencia de la administración de la alcaldesa Claudia López.

El desarrollo de la plataforma Bogdata, a la que se migró para pagar los impuestos en Bogotá, ha resultado un completo desastre por los innumerables inconvenientes en el registro de la oficina virtual y en la descarga y pago de la factura del impuesto predial y de vehículos, lo que ha obligado a la Secretaría de Hacienda a modificar el calendario tributario en tres oportunidades.

La novedosa herramienta que se anunció hace 5 años para optimizar el pago de los impuestos en Bogotá, por ahora ha resultado todo lo contrario y mientras los contribuyentes y las finanzas del Distrito sufren las consecuencias, la Secretaría de Hacienda, de forma inexplicable, autoriza prórrogas y adiciones presupuestales a un contrato que ha sido centro de críticas.

En 2017, la Alcaldía adjudicó a la Unión Temporal Core Tributario el desarrollo del nuevo software para el recaudo de impuestos, luego de las vulnerabilidades evidenciadas a la anterior plataforma ‘Sí Capital’. El contrato se firmó por 39.828 millones de pesos y un plazo de 24 meses. La nueva plataforma Bogdata debía entregarse a finales de 2019, pero no fue así. En abril de ese año se prorrogó el plazo por 8 meses, hasta agosto de 2020. Posteriormente, se firmó una adición por 13.409 millones de pesos y un nuevo plazo de 8 meses.

A principios de 2021, la plataforma se puso a prueba con el pago de los salarios de los contratistas del Distrito, pero el caos fue abrumador, por lo que el software entró nuevamente a revisión. Paradójicamente, Hacienda Distrital, en lugar de exigir el cumplimiento del contrato, autorizó una nueva prórroga por un año y 24 días, hasta el 31 de mayo de 2022.

Como si fuera poco, en noviembre y diciembre del año anterior se firmaron dos adiciones por 5.961 millones de pesos. Cuando llegó este año, el secretario de Hacienda, Juan Mauricio Ramírez, anunció el novedoso requerimiento de registrarse en una oficina virtual para pagar los impuestos en la ciudad, y el caos volvió a ser monumental, pues la plataforma colapsó y al Distrito no le quedó más remedio que anunciar nuevas fechas para el pago de los tributos.

Irónicamente, mientras los capitalinos exigían mejores condiciones para el pago de sus obligaciones, el pasado 12 de abril, Hacienda amplió por 4 meses más el contrato, hasta el 30 de septiembre de este año, y le adicionó 5.150 millones de pesos. De esta manera, un contrato cuyo plazo inicial era de 2 años se ha extendido 2 años y 9 meses y su valor se ha incrementado en un 61 por ciento, hasta 64.349 millones de pesos, y mientras tanto, el software de Bogdata sigue siendo un fracaso.

A pesar de las reiterativas inconsistencias y de los incumplimientos, la Secretaría de Hacienda no ha proferido una sola sanción en contra de la unión temporal, pero la Contraloría de Bogotá ya tiene la lupa encima.

“En el contrato se permitió el pago de sumas por productos no estabilizados. Cuando se habla de tecnología, hay un ambiente de pruebas y luego viene la estabilidad del sistema, pero con las modificaciones que se hicieron, al parecer se puso en funcionamiento la plataforma sin estar estabilizada. Ya ordenamos abrir una indagación preliminar en septiembre, cuando finalice el plazo de ejecución del contrato”, afirmó el contralor Julián Ruiz.

Ahora, las dilaciones en el calendario tributario también están afectando las finanzas del Distrito. En 2018 solo se ofreció el 10 por ciento de descuento en el predial hasta el 6 de abril, y a esa fecha ya se habían recaudado 2,6 billones de pesos por ese tributo; en 2019, el plazo fue hasta el 5 de abril y se recaudaron 2,9 billones de pesos. En 2020 y 2021, por la pandemia, los plazos fueron hasta agosto y junio, respectivamente.

En 2022, con corte al 16 de junio, el recaudo por el predial asciende a 2,09 billones de pesos, un 28 por ciento menos que 2019. Así, los problemas de Bogdata no solo han disminuido el recaudo tributario, sino que también han evitado que el Distrito reciba más recursos por las fechas de vencimiento del descuento. Un fiel reflejo de que a la administración de la alcaldesa Claudia López le quedó grande el recaudo tributario en Bogotá.