Tendencias

Home

Nación

Artículo

Presidente Gustavo Petro. - Foto: afp

nación

Preocupante: 3.000 familias en Manizales están en zonas de alto riesgo, alertó el presidente Petro

El jefe de Estado ha venido advirtiendo que Colombia podría vivir la peor época invernal de su historia reciente.

El presidente de la República, Gustavo Petro, reveló una preocupante cifra de número de familias que están ubicadas en zonas de alto riesgo en Manizales, Caldas, situación que pidió ser atendida de manera inminente por los organismos de socorro del país.

El mandatario colombiano indicó que son más de 3.000 familias las que en esa ciudad están en sectores de alta vulnerabilidad por inundaciones de remociones de tierra o inundaciones en general, panorama que, señaló, obliga a una reubicación de urgencia.

De la misma manera, el jefe de Estado manifestó que ese tipo de comunidades que están en zonas de alto riesgo climático deben tener una prioridad de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, con el objetivo de evitar tragedias en medio de una cruda ola invernal.

Sobre la situación de lluvias por la que está atravesando Colombia, el presidente Petro ha venido advirtiendo que el país vivirá quizá la peor ola invernal de su historia reciente, alerta que trasladó a los organismos de socorro y autoridades municipales y departamentales.

“En Colombia son centenares de miles de familias las que están ubicadas en zonas de alto riesgo climático. En Manizales son 3.000 familias. Objetivo: reubicación permanente de las familias en alto riesgo. Es decir, adaptación al cambio climático”, trinó el mandatario del Pacto Histórico.

En los últimos meses, en el país se han venido presentando fuertes precipitaciones que afectaron notablemente a decenas de familias a lo largo y ancho del territorio nacional, pero especialmente en el departamento de Sucre.

Pues debido al desbordamiento de los ríos Cauca y San Jorge, son más de 35.000 familias las que resultaron afectadas desde el mes de julio, por lo que el presidente Gustavo Petro visitó el pasado 26 de agosto esa región.

Incluso, en esos días se conoció que un puente colapsó, por lo que la infraestructura vial se vio afectada en diferentes municipios de Sucre, Guaranda, Majagual y San Benito en Sucre; Achí y San Jacinto del Cauca en Bolívar, y Ayapel en Córdoba, según informó Manuel Cardazco, alcalde de La Mojana.

Como es característico en esa ocasión, el jefe de Estado saludó de cerca a los ciudadanos y en su cuenta de Twitter escribió: “En La Mojana, Sucre, y en Ciénaga de Oro, en Córdoba. Lo primero, solucionar el hambre de los damnificados por el invierno”. Expresando así que, durante su gestión, prestará especial atención a los damnificados por las diferentes eventualidades que puedan ocurrir de manera natural en el territorio colombiano.

Sin embargo, sobre el panorama invernal, Carlos Camargo, defensor del Pueblo, pidió a la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo (Ungrd) y a los Consejos Territoriales de Gestión del Riesgo que adopten medidas urgentes ante las consecuencias que se presentan por el fenómeno de La Niña en el país.

Para esa entidad es preocupante el panorama en Colombia, teniendo en cuenta que datos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) señalan que 70 municipios se encuentran en alerta roja por riesgo de inundación y 29 por deslizamiento.

Antioquia (con 17) es el departamento con el mayor número de municipios en riesgo de inundaciones. Le siguen Casanare 15, Meta 15, Bolívar 11, Cesar 4, Córdoba 3 y Atlántico 2, y Guaviare, Santander y Vichada con un municipio cada uno.

En alerta roja por deslizamientos están Antioquia 12 municipios, en Meta 4, en Casanare 2, en Cesar 2, en Santander 2. Por su parte, Boyacá, Caldas, Cundinamarca, Magdalena, Nariño, Norte de Santander y Risaralda solo tienen un municipio en peligro.

“Cuando las comunidades sufren por una inundación o deslizamiento, no solo se afecta su derecho al goce a un ambiente sano, también la salud, el trabajo, la vivienda digna, la seguridad alimentaria y el acceso al agua, incluso la vida misma. Por eso, es urgente que el sistema de riesgo tome medidas inmediatas”, concluyó el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

A renglón seguido, la Defensoría del Pueblo les solicitó a los Consejos Territoriales de Gestión del Riesgo que reevalúen y actualicen los planes de gestión del riesgo y tener en cuenta las condiciones meteorológicas y climatológicas actuales y para las próximas semanas.

Así mismo, desde esa entidad pidieron a los Consejos Territoriales de Gestión del Riesgo reforzar las actividades de monitoreo ante amenazas.

Javier Pava Sánchez
Director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres Javier Pava Sánchez - Foto: Cesar Carrion / Presidencia

“Son preocupantes los riesgos y las consecuencias que puede traer el fenómeno de La Niña a las comunidades más apartadas y vulnerables. Si no se toman medidas urgentes, pueden presentarse condiciones que afecten los derechos humanos”, indicó Camargo.

De acuerdo con los datos de la Organización Meteorológica Mundial, el fenómeno de La Niña podría mantenerse hasta el año 2023. Entre tanto, el Ideam estima que las precipitaciones se incrementaron en el país el 30 % entre junio y agosto, y están por encima de los promedios históricos. Principalmente, en las regiones Caribe y Andina, así como en el sur de la región Pacífica y los piedemontes llanero y amazónico.

Noticias relacionadas