política

Santismo, una fuerza predominante en la campaña de Gustavo Petro

Los más representativos exfuncionarios, exministros y aliados en el Congreso se reúnen bajo la causa del líder del Pacto Histórico.


La elección del 29 de mayo se considera como aquella en la que la política tradicional perdió. Los expresidentes más influyentes y activos en política, César Gaviria, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe Vélez fueron derrotados bajo la candidatura de Federico Gutiérrez. Ernesto Samper, por otro lado, se unió desde el principio a la campaña puntera de Gustavo Petro, pero sin mayor influencia interna.

El expresidente Juan Manuel Santos es prudente y se mantiene alejado de la discusión política colombiana. Sin embargo, por medio de sus más cercanos alfiles, hizo presencia en todas las candidaturas. Un grupo importante fue parte de la cúpula de la campaña de Petro, lugar en el que ahora se reúnen exfuncionarios, exministros y aliados en el Congreso de su administración.

El primero en llegar fue Armando Benedetti, entonces senador del Partido de la U. El barranquillero apoyó a Santos desde su candidatura presidencial en 2010, cuatrienio en el que construyeron una buena relación. Luego, para su reelección en 2014, el senador fue una ficha fundamental como uno de los escuderos de la paz con las Farc.

Lo siguió Roy Barreras, también senador disidente del Partido de la U. Fue fiel defensor de Santos en el Congreso de la República y lo siguió cuando se distanció de Uribe. Fue miembro de la mesa de negociaciones con las Farc como delegado del Gobierno.

Después de las consultas interpartidistas, Miguel Samper, exviceministro de Justicia de Santos, no logró llegar al Senado con la Coalición Centro Esperanza. Sin dudarlo, el hijo de Ernesto Samper aterrizó en la campaña de Petro.

Luego, llegó un político clave en la administración de Santos y un experto en elecciones: Alfonso Prada, quien asumió el cargo de jefe de debate. En el anuncio de su unión a la campaña llevó en la solapa una paloma de la paz, propia del gobierno al que perteneció.

Benedetti, Barreras y Prada, tres hombres de confianza de Santos, lograron ingresar a las instancias decisorias de la campaña. Prada se convirtió en vocero y hasta el momento tiene más protagonismo que varios líderes de izquierda que acompañaron a Petro a través de los años. Petro lo escucha y lo respeta, incluso dijo que lo quiere en su eventual gobierno.

Luego adhirieron otros aliados importantes del expresidente en el Congreso, como Mauricio Lizcano, expresidente del Senado, y Andrés Calle, representante a la Cámara.

Después de la contundente victoria en primera vuelta, con más de 8 millones de votos a su favor, hay una avalancha de exfuncionarios santistas buscando lugar dentro de la campaña de Petro.

El primero en adherir fue Luis Gilberto Murillo, quien fue fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo y ministro de Medio Ambiente del expresidente. Más tarde lo hizo Guillermo Rivera, exministro del Interior, y Griselda Restrepo, exministra de Trabajo.

Antes de primera vuelta, ya se conocía que los afectos de Alejandro Gaviria, exministro de Salud de Santos, estaban con Gustavo Petro. Para Financial Times, los colombianos estaban durmiendo “encima de un volcán” y que lo mejor era una “explosión controlada” liderada por el candidato del Pacto Histórico.

Sin embargo, hasta el momento, el exprecandidato no ha manifestado su decisión, que para muchos es predecible. No votará en blanco y está más cerca de Petro, con quien ya ha adelantado conversaciones.

Otro alfil que podría unirse a la campaña de Petro es Humberto de la Calle, exjefe negociador del gobierno de Santos en La Habana. Ariel Ávila, quien anunciará pronto su apoyo al líder de izquierda, se tomó un café con el ahora senador electo de la Centro Esperanza.

Así lo evidenciaron en Twitter, lo cual suscitó una respuesta de César Pachón, senador electo del Pacto Histórico: “Bienvenidos”.

Lo cierto es que, mientras expresidentes como Gaviria, Pastrana y Uribe replantean el escenario de cara a segunda vuelta, Santos, por medio de sus más fieles alfiles, está bien representado en la campaña de Gustavo Petro.

Noticias relacionadas