nación

Sitio sagrado del pueblo indígena del Cauca quedó destruido por un incendio

Debido al material con el que se construye este tipo de templos, fue difícil controlar la conflagración.


En el Resguardo Indígena de Canoas, en el municipio de Santander de Quilichao, se presentó un incendio que ahora es materia de investigación para que autoridades determinen si se dio por causas naturales o si hay algo más detrás del siniestro.

De acuerdo con Eduin Mauricio Capaz Lectamo, consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), al norte del departamento del Cauca, uno de los templos más sagrados para la población indígena del sector se vio afectado al quedar envuelto en las llamas.

El espacio representa un alto valor simbólico y cultural para el pueblo Nasa. Sin embargo, hace unos días colapsó y mediante un video quedó registrado el momento en que el templo empezó a desplomarse, convirtiéndose en cenizas.

Capaz Lectamo dice que la situación preocupa a las autoridades indígenas. Durante este año, en ese espacio se efectuó el último ritual Mayor, por lo que el hecho genera discordia.

Debido al material con que se construye este tipo de escenarios sagrados, que suelen ser de madera, paja u otros elementos del entorno, fue difícil controlar, en un primer instante, el incendio.

Sumado a esto, el también defensor de los derechos humanos, miembro de la Cric, añadió que este no es el primer templo de valor cultural que ha sufrido complicaciones, ya que, en otras ocasiones, se han presentado casos similares. Así que las autoridades continúan investigando para esclarecer los hechos.

Indígenas y trabajadores de ingenios azucareros se enfrentan en Padilla, Cauca

En los últimos meses se ha vivido una fuerte tensión en los cultivos de caña ubicados en el norte del Cauca, donde organizaciones indígenas han entrado a invadir. Incluso, hace una semana se presentó el más reciente caso, en el que se registró un fuerte enfrentamiento entre trabajadores de la hacienda azucarera El Telillo, e indígenas que llegaron a ocupar el predio ilegalmente que está ubicado en el municipio de Padilla, Cauca.

En un video que empezó a circular rápidamente en redes sociales, se puede evidenciar la penosa escena, en la que incluso se escuchan disparos y se ve a los trabajadores corriendo por todo el lugar para resguardarse.

Medios locales aseguran que esto es parte del conflicto social que se vive en el departamento hace varios años, puesto que los indígenas reclaman que ellos son propietarios milenarios y ancestrales de todos los predios donde se cultiva caña; incluso, esta situación se habría intensificado más con la llegada de Gustavo Petro a la Presidencia de Colombia, posesión que se hará efectiva el domingo 7 de agosto.

“Hay confrontaciones entre trabajadores de fincas cañeras y algunos integrantes de las comunidades afro e indígenas, ya que ellos denuncian que fueron expulsados de las fincas por quienes adelantan el denominado proceso de Liberación de la Madre Tierra. Ellos se cansaron de esa situación y dicen que van a enfrentar a los comuneros porque les están vulnerando su derecho al trabajo”, informó un medio de la región caucana.

Aunque este conflicto social está mediado por el gremio de los ingenios azucareros, desde finales del mes de julio se vienen presentando estas confrontaciones. Solamente, el día jueves 4 de agosto, al menos 100 indígenas ocuparon de manera ilegal la Hacienda Japio, de la familia Eder Garcés, en Caloto, Cauca.

Aunque en este hecho no resultaron lesionados, la tensión crece y los cultivadores de los ingenios azucareros temen por sus vidas. Esta vez, los indígenas llegaron hasta este predio con banderas y emblemas del Consejo Regional (Cric) reclamando el terreno, una disputa por la tierra entre los colonos y nativos desde el siglo XVII; en esa época sacerdotes jesuitas sembraron los primeros cultivos de caña.