Tendencias

Home

Nación

Artículo

Cali cuenta desde este lunes con dos oficinas para la expedición de pasaportes.
Procuraduría toma cartas en el asunto de los pasaportes. - Foto: Gobernación del Valle

trámites

‘Tatequieto’ a demoras para tramitar pasaportes: esto pidió la Procuraduría a la Cancillería

Aumentar los módulos de atención llevaría a una solución estructural de la situación que está afectando a los ciudadanos.

De ciudades como Bucaramanga, Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla proviene la mayor parte de las quejas de los ciudadanos que intentan obtener el pasaporte para salir del país, ya sea en viaje de trabajo o de descanso, pero este sábado, la Procuraduría General anunció que tomará cartas en el asunto, para lo cual hizo un llamado a la Cancillería.

Desde 2020, en las regiones se acumularon las solicitudes de los ciudadanos que intentaban hacer el trámite. Luego, después de la reactivación, todavía muchas regiones no se han puesto al día. De hecho, los colombianos que intentan obtener el pasaporte han denunciado que tienen que esperar, en ocasiones, hasta tres y cuatro meses, para conseguir una cita en las gobernaciones.

La situación está causando sobrecostos que golpean los bolsillos de los que necesitan el pasaporte, puesto que se ven obligados a trasladarse hasta la capital del país, donde el trámite es adelantado de manera directa, por la Cancillería. No obstante, también en Bogotá se presentan reclamos por los largos tiempos de espera para llevar a feliz término la obtención del pasaporte. Mujeres embarazadas, personas de la tercera edad, en ocasiones, tienen que madrugar y hacer filas de varias horas para obtener una ficha de ingreso. Esto ha propiciado la venta de turnos por altas sumas, las cuales, a veces las pierde el usuario, pues la policía no deja pasar a los que no han visto en la fila, según denuncias presentadas por los ciudadanos.

Más módulos y ya

Por esa razón, la Procuraduría General de la Nación hizo un llamado al Ministerio de Relaciones Exteriores para que opte por una solución estructural, como la de aumentar los módulos de atención para garantizar una adecuada gestión a los ciudadanos en el trámite de expedición de pasaportes.

Se trata de una recomendación del Ministerio Público, la cual fue formulada al Ministerio de Relaciones Exteriores, en la tarea de vigilancia preventiva iniciada en diciembre de 2021.

El fin último de la Procuraduría, según manifestó este sábado, es “identificar posibles problemas en la expedición de las libretas, en la atención al cliente y en general, respecto de la gestión del Contrato 145 de 2019 celebrado entre el Fondo Rotatorio del Ministerio de Relaciones Exteriores y la Unión Temporal Pasaportes 2019″, dijo la entidad que se encarga de poner la lupa para que las entidades públicas cumplan de manera expedita con su misión.

Ya hubo resultados

La Procuraduría recordó que ya se han logrado resultados a partir de la acción preventiva que se adelanta, para ayudar a la solución estructural de esta situación. “Se logró la apertura de módulos de atención en Corferias”, subrayó la entidad.

Otra recomendación

Desde el Ministerio Público también se hizo otra recomendación a la Cancillería, en relación con las demoras en el trámite del pasaporte. “Además de mantener las oficinas de atención de pasaportes en esa zona de la ciudad, en las sedes Norte y en la Calle 53, y extender los horarios de atención en casos excepcionales”.

Pasaporte
Aglomeraciones en los puntos de Bogotá, donde se atiende a los ciudadanos que necesitan sacar el pasaporte, se han presentado en días anteriores. - Foto: Archivo Semana

Si es una emergencia, aumenten el personal

Adicionalmente, la Procuraduría recordó que, como resultado de la vigilancia adelantada en el tema, sugirió la propuesta de evaluar con la Unión Temporal Pasaportes 2019 el aumento del personal tercerizado, en caso de ser requerido en cada una de las respectivas sedes.

Por último, el ente de control enfatizó en que la actuación preventiva contractual adelantada no implica en modo alguno “coadministración, prejuzgamiento o injerencia en las decisiones administrativas, financieras, técnicas, jurídicas o de cualquier otra índole de la Cancillería”.