atlántico

Falleció mujer embarazada que recibió un impacto de bala en Barranquilla

El principal sospechoso es su pareja sentimental, quien huyó tras socorrer a la mujer.


Una tragedia se registró en las últimas horas en la ciudad de Barranquilla, luego de que Yuliza Polo Correa, quien se encontraba en el sexto estado de gestación de gemelos, falleciera por un impacto de bala que recibió en su cabeza.

El hecho se registró en la tarde del jueves 12 de mayo en la calle 80 con carrera 7H, barrio El Bosque, al parecer cuando su compañero sentimental, identificado como Gregory Alejandro, se encontraba manipulando un arma de fuego.

Así lo indicaron en un primer informe las autoridades: “Fue impactada por su compañero sentimental al interior de la residencia, al parecer, durante una manipulación indebida de un arma de fuego”.

Según relato de familiar, la mujer fue llevada al paso El Bosque, donde Gregory emprendió a la huida sin dejar rastro de su paradero. Yuliza fue remitida hacia la Clínica Adelita de Char, donde batalló por su vida, pero ante el grave estado de salud, sus bebés murieron y luego se confirmó su deceso.

En información extraoficial, la madre de la víctima relató que su yerno le habría dicho que Polo Correa se propinó el balazo; sin embargo, desmintió esa versión. Asimismo, manifestó que aparentemente la pareja había sostenido una discusión la noche anterior.

En medio del dolor y rechazo, familiares de la hoy occisa exigen a Gregory Alejandro aparecer y entregarse a las autoridades. Hasta el lugar de los hechos arribaron miembros del CTI, quienes realizaron la inspección y aseguraron que el arma no fue encontrada.

Las autoridades continúan en la búsqueda del sospechoso y adelantan investigaciones para esclarecer el caso.

Hombre asesinó a su pareja y durmió con el cadáver

Sin vida y con signos de asfixia fue hallado el cuerpo de Olinda Carolina Yépez Buelvas, una joven de 28 años que fue asesinada por su pareja en el municipio de Soledad, Atlántico.

El lamentable hecho se registró en los últimos días en el interior de su vivienda, ubicada en la calle 53 con carrera 2E del barrio San Vicente, luego de que la mujer aparentemente sostuviera una riña con Miguel Junior Logreira Márquez, quien sería su compañero sentimental.

Según testigos, la pareja venía presentando constantes discusiones violentas, por lo que, al parecer, en la noche del lunes 9 de mayo, Yepez Buelvas y Logreira Márquez tuvieron un altercado que terminó en tragedia. Al día siguiente, luego de que el hombre saliera de su casa de manera acelerada y actitud sospechosa, vecinos notaron que algo extraño habría ocurrido, por lo que avisaron al hermano de la víctima.

Ante la preocupante llamada, familiares se trasladaron hasta San Vicente, asegurando que una vez derribada la puerta encontraron el cuerpo desnudo y con fuertes signos de violencia. La víctima fue hallada en una habitación con un surco en el cuello y golpes, al parecer, propinados con un martillo.

Se presume que luego de haber pasado la noche con el cadáver de la mujer, el presunto responsable se habría entregado al CAI de la Policía en Granabastos, donde relató el crimen. Según autoridades, el hombre confesó que durante la medianoche él y Olinda Carolina tuvieron una fuerte discusión y él reaccionó de forma violenta, asfixiándola y atacando varias partes de su cuerpo con un objeto contundente.

En las últimas horas, se conoció que el sujeto habría sido recapturado por agentes del CTI de la Fiscalía luego de que fuese dejado en libertad por un mal procedimiento. Logreira Márquez fue trasladado a la sede mental de la ESE Universitaria del Atlántico por un aparente cuadro depresivo, donde permanece en vigilancia policial y se está a la espera de las audiencias judiciales.

Olinda Carolina era oriunda de San Pedro Consolado y desde hace dos años se había ido a vivir a ese municipio del Atlántico.

El trágico suceso que cobró la vida de esta mujer ha causado gran consternación entre la comunidad, que junto a los familiares de la víctima exigen que el responsable sea condenado con todo el peso de la ley.