bucaramanga

Capturan a adulta mayor que fingía ser vendedora ambulante para comercializar estupefacientes

En el procedimiento también fue detenida la hija de la mujer por el mismo delito.


En medio de un operativo efectuado en la zona céntrica de Bucaramanga (Santander), las autoridades descubrieron a una mujer de la tercera edad, quien usaba una chaza en la que vendía mecatos, como fachaba para expender sustancias alucinógenas en un reconocido parque de la ciudad.

El insólito hecho tuvo lugar en el parque Centenario, hasta donde llegaron uniformados de la Sijín de la Policía para adelantar una “plan exprés” contra el microtráfico. De acuerdo con las autoridades, junto a la mujer fueron capturadas otras personas, entre estas su hija.

“Estas personas expendían diferentes tipos de sustancias alucinógenas en el parque Centenario; en el operativo, madre e hija fueron capturadas, a quienes se les hallaron en su poder varias dosis de marihuana para ser comercializadas”, detalló el coronel José Jaramillo, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

Según la Policía, el modus operandi de la señora, de 72 años, era camuflarse como vendedora ambulante para pasar desapercibida y así poder comercializar los alucinógenos, principalmente marihuana, a los consumidores del sector.

“Lamentablemente, el delito no tiene edad y esta persona se valía de su edad para tratar de engañar a la Policía, pero gracias a la denuncia de la ciudadanía logramos capturarla junto con su hija de 52 años y un hombre de 21 años”, agregó el coronel Jaramillo.

Las tres personas y la sustancia incautada quedaron a disposición de las autoridades competentes, quienes se encargarán de definirles la situación judicial.

“Continuaremos con estos operativos ‘sorpresa’ y requisas en todos los parques de la ciudad y sectores críticos, los cuales en los últimos días nos han permitido realizar importantes capturas frente a diferentes delitos”, sostuvo el comandante.

El parque Centenario, según denuncian los bumangueses, se ha convertido en un centro de acopio de consumidores y jíbaros, hecho que ha incrementado la inseguridad y el miedo a transitar por este sector.

Precisamente en este mismo lugar, días atrás, fue sorprendida una mujer que usaba a su bebé, de ocho meses, como fachada para vender y movilizar droga sin levantar sospecha en el popular parque de la ciudad.

Una cámara de seguridad de la Policía captó cómo diariamente la mujer llegaba hasta el parque Centenario, zona céntrica de la Ciudad Bonita, y cargando a la niña en sus brazos comenzaba a acercarse a los consumidores para venderles el estupefaciente.

“Fue observada con su hija en brazos expendiendo estupefacientes. Al realizarle un registro le hallamos en su poder pastillas de uso controlado clonazepam”, dijo la patrullera Claudia Espinosa, Integrante grupo, infancia y adolescencia.

La mujer fue capturada y puesta a disposición de la Fiscalía por instrumentalizar menores de edad en delitos de microtráfico. Mientras que la bebé fue trasladada hacia una Comisaría de Familia para reestablecerle los derechos.

Por su parte, Juan Carlos Cárdenas, alcalde de Bucaramanga, rechazó este hecho y pidió mayor protección para los menores de edad. “Qué triste y lamentable que suceda esto; los hijos son para cuidarlos, protegerlos, educarlos y llenarlos de amor”, escribió en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con cifras entregadas por la Policía, en lo corrido del año en Bucaramanga y su área metropolitana han sido capturadas y judicializadas más de 1.615 personas por el delito de porte, tráfico y fabricación de estupefacientes.