nación

Tragedia en Santander: niño murió ahogado en paseo familiar

El hecho habría ocurrido al parecer en medio de un descuido de la familia del pequeño.


En llanto y dolor terminó un paseo familiar en el departamento de Santander, en que un pequeño de cuatro años perdió la vida tras ahogarse en una ciénaga presuntamente por un descuido de sus padres. Las autoridades investigan lo ocurrido.

La trágica situación se presentó este fin de semana festivo en inmediaciones del balneario El Manatí, sector de la Ciénaga San Silvestre en Barrancabermeja, donde departía la familia. Todo marchaba bien hasta que el menor de edad desapareció de la vista de sus padres.

Versiones preliminares indican que el niño “estaba en la orilla, de un momento a otro se sumergió y los papás comenzaron a buscarlo, pero lo encontraron ya sin vida”, contó un testigo del hecho.

Una vez el niño fue sacado del agua, personal de Bomberos Voluntarios lo trasladó hasta la Policlínica, donde lastimosamente se confirmó el deceso. La víctima fue identificada como Luis Ángel Guzmán, de cuatro años.

Entre tanto, las autoridades aseguraron que ya iniciaron las respectivas indagaciones para esclarecer este lamentable hecho que enluta a una familia santandereana.

Por otra parte, la comunidad barranqueña sostiene que en dicho balneario se han presentado varias situaciones similares presuntamente por el descuido de los padres con los hijos, toda vez que los adultos tienden a distraerse realizando otras actividades.

“Esto ocurre por descuido de los padres, cada fin de semana se ven muchos niños bañándose ahí solos, porque los padres están tomando. Los niños hay que cuidarlos y las tragedias como estas hay que evitarlas”, dijo un ciudadano.

Murió ahogado barranquillero que vacacionaba en Piedecuesta

Como José Fernando Beltrán Ocampo fue identificado el joven, de 17 años, que perdió la vida en medio de un paseo familiar, en el municipio de Piedecuesta (Santander). Al parecer, la falta de precaución del adolescente sería la causa de este lamentable hecho, según las autoridades.

La situación se registró en el sector El Cobre, hasta donde llegó Beltrán Ocampo acompañado de su hermano y un grupo de amigos, luego de caminar por más de tres horas para disfrutar de la quebrada El Caney del río de Oro, de la cual nunca salió.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, el joven se lanzó al agua y en causas aún por establecer se ahogó; los familiares habrían intentado auxiliarlo, pero los esfuerzos fueron en vano y dieron aviso a los organismos de socorro.

“Nos reportaron que una persona se había ahogado, se llegó al lugar con seis líderes voluntarios, bomberos, y se evidencia de un joven de 17 años. Se realiza el levantamiento con la Sijín de la Policía y comenzamos a bajarlo hasta Piedecuesta, ya que el acceso del sitio es de tres horas caminando por trocha”, detalló Juan Carlos Garzón, de Defensa civil.

José Fernando había llegado hace un par de días al departamento Santander, procedente de Barranquilla. Estaba disfrutando de sus vacaciones de mitad de año, en compañía de su familia residente en el municipio de Girón, las cuales terminaron en tragedia.

La Oficina del Medio Ambiente y Gestión del Riesgo de Piedecuesta hizo un llamado a las personas que asisten a actividades recreativas en ríos y quebradas para que sean cuidadosas y precavidas cuando visiten estos afluentes “para evitar estas situaciones, toda vez que las fuertes lluvias que se han registrado en el departamento han incrementado el nivel del agua y la fuerza de la corriente”, señaló el ingeniero William Javier Niño Acevedo, jefe de la Oficina.