nación

Arzobispo de Cali se ofreció como mediador de diálogos con el ELN

Darío de Jesús Monsalve dijo estar dispuesto a recorrer el país.


El arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve, volvió a ofrecerse como mediador de los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) que, según el presidente Gustavo Petro, están por reiniciarse.

De acuerdo con el mandatario, la mesa de conversaciones con el ELN partiría “desde el punto que se interrumpió”. Cabe recordar que los diálogos con el grupo guerrillero fueron suspendidos en enero de 2019 por el expresidente Iván Duque tras el atentado con carro bomba, el cual se atribuyeron, contra la Escuela de Cadetes de la Policía, en Bogotá.

En una declaración a medios de comunicación en la I Cumbre de alcadesas y alcaldes del Litoral Pacífico, el arzobispo aseguró que si bien apoya los futuros diálogos con el ELN la paz debe establecerse con todos los grupos armados activos que hay en el país, mostrándose muy cercano a la propuesta de Petro en su discurso de posesión. “Necesitamos una paz sincrónica, una paz simultánea, una paz total, es decir, con todos”, aseguró.

“El primer rostro de la paz es que la gente coexista, tolere la existencia de los diversos en su territorio y construye una mínima convivencia. Hay que dar pasos en este sentido”, añadió.

El pasado domingo, 7 de agosto, en la Plaza de Nariño, Petro convocó “a todos los armados a dejar las armas en las nebulosas del pasado. A aceptar beneficios jurídicos a cambio de la paz, a cambio de la no repetición definitiva de la violencia, a trabajar como dueños de una economía próspera, pero legal, que acabe con el atraso de las regiones”.

Antes de las palabras de Petro el Clan del Golfo ya había anunciado un cese al fuego para demostrar su supuesta voluntad de paz. Por su parte, el ELN, por medio de su comandante Antonio García, dijo que la paz total que pretende Petro no es posible si no se atienden las demandas sociales de la sociedad: “La paz total es una falsa paz, por cuanto la reducen tan solo a la ausencia de confrontación armada. Darle un tratamiento equivocado a los conflictos sociales seguirá conduciéndolos al alzamiento armado”.

De regreso a Monsalve, este resaltó que a pesar de su avanzada edad (74 años) y de que su estado físico no es el mismo de hace unos años, se le mediría a ser un puente entre el gobierno y el ELN. “Estoy dispuesto a ser parte de este proceso de paz si me requieren y toca recorrer varios territorios del país. Este gobierno tiene que aprovechar el llamado a la paz y a la reconciliación que está ofreciendo”, afirmó.

El deseo del presidente es que los posibles diálogos con el ELN continúen en la Habana, Cuba. No obstante, aceptó que una decisión que debe ser concertada por ambas partes.

“Un cambio del sitio geográfico de las negociaciones, dependen de los que quieren negociar, no del gobierno, ellos están en Cuba (ELN), ya sabremos en las próximas semanas si continúan en Cuba, el gobierno que siguió al de Santos (gobierno Duque) quiso hacer el compromiso de ese país un problema político internacional y llevar a ese país a la lista de terroristas, eso no lo queremos ahora, estamos unos puntos suspensivos”, señaló.