cali

Video | Delincuentes robaron un equipo de reanimación cardiaca de un hospital en Cali

Una pareja entró a las instalaciones del Hospital Joaquín Paz Borrero y se llevó un desfibrilador.


En Cali los delincuentes no respetan ni siquiera la prestación de los servicios de salud, pues inescrupulosos se metieron al Hospital Joaquín Paz Borrero y se robaron un valioso equipo médico.

Las cámaras de seguridad del complejo de salud registraron el accionar de los ladrones, un hombre y una mujer que, con tapabocas puestos -probablemente para evitar ser identificados fácilmente- se llevaron un desfibrador, necesario para atender paros cardíacos.

“Sin ninguna autorización, la pareja ingresó a la zona de trauma y hurtaron el desfibrilador, que hace parte del equipo de paro. Este equipo es necesario para la reanimación en un código azul (emergencia)”, dijo Angie Gutiérrez Ospina, gerente de la Red de Salud del Norte.

El video captado por el circuito de seguridad dejan evidencia a los delincuentes. Las imágenes muestran el momento en que el desfibrilador es metido dentro de un maletín. Luego, con el dispositivo en su poder, los ladrones abandonan tranquilamente, con rumbo desconocido, el centro de salud.

La ausencia de este dispositivo pone en riesgo la vida de los pacientes que puedan necesitarlo. Por esta razón el robo fue rechazado categóricamente por las autoridades sanitarias.

En esa línea, la gerente de la Red de Salud del Norte de Cali hizo un llamado al respeto por la misión médica y las instituciones. “Esto no puede seguir pasando”, advirtió.

Además, confirmó que ante las autoridades competentes fue instaurada la denuncia por el hurto del desfibrilador en el Hospital Joaquín Paz Borrero y advirtió que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) fue alertado sobre el hurto para que el dispositivo no pueda ser comercializado en el mercado legal.

La funcionaria espera que la investigación de las autoridades de resultado pronto para que el desfibrilador regrese a las arcas del Hospital.

Entre tanto, otra grave irrespeto sufrió la misión médica, pero en Tumaco, Nariño, donde sicarios ingresaron a un centro de salud y asesinaron a dos personas.

Doble crimen en hospital de Tumaco

En este municipio hay consternación por los crímenes ocurridos en las instalaciones del Hospital San Andrés E.S.E. Las víctimas, que previamente sufrieron un atentado cuando se movilizaban en un vehículo particular, estaban recluidas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de este centro de salud.

Por medio de un comunicado, el centro hospitalario explicó que aproximadamente a las 11:00 p. m. del lunes, 13 de junio, ingresaron a sus instalaciones tres pacientes adultos con heridas provocadas por arma de fuego. Uno de ellos habría solicitado de manera voluntaria ser dado de alta, mientras que los otros dos, debido a la gravedad de las heridas, fueron ingresados a la UCI.

Varias horas después, en la mañana del martes, 14 de junio, mientras los heridos recibían atención médica, dos sicarios armados ingresaron a las instalaciones del Hospital San Andrés y abrieron fuego contra los pacientes, causándoles la muerte en el lugar. Las víctimas fueron identificadas como José Luis Quiñónez Cabezas y Miguel Ferney Palacio.

La tragedia pudo ser mayor, sin embargo, cuando los sicarios ubicaron la habitación en la que se encontraban los dos pacientes, decidieron abrir fuego contra ellos, no había familiares o amigos acompañándolos. Cabe destacar que tampoco resultaron heridos otros pacientes o miembros del Hospital San Andrés por los disparos de los asesinos.

El agente especial interventor del Hospital, Pedro Espitia Mancipe, se refirió al doble crimen y aseguró que la prestación de los servicios médicos no puede ser vulnerada. “Lamentamos los hechos ocurridos dentro de las instalaciones del Hospital y hacemos un llamado a la comunidad para que se respete la misión médica, recordando que el Derecho Internacional Humanitario le otorga a la misión médica una protección especial”, dijo.

De otro lado, la Defensoría del Pueblo también rechazó los homicidios en las instalaciones del Hospital San Andrés de Tumaco.

“Ante este hecho, desde la @DefensoriaCol hacemos un llamado urgente por el respeto a la vida, a los derechos humanos, a la integridad de la misión médica y al Derecho Internacional Humanitario (#DIH), que protege de manera especial a los trabajadores de la salud”, puntualizó el ente en su cuenta de Twitter.

Así mismo, la Procuraduría indicó que “a través de nuestra Regional #Tumaco oficiamos a la institucionalidad local, a la Alcaldía Tumaco , y estamos en comunicación con @FuerzasMilCol y @PoliciaColombia para que se brinde seguridad a la población civil con énfasis en el cuidado a la misión médica del municipio”.