Tendencias

Home

Cartagena

Artículo

Uniformado de Policía en Cartagena habría asesinado a un hombre en medio de un procedimiento policial.
Uniformado de Policía en Cartagena habría asesinado a un hombre en medio de un procedimiento policial. - Foto: policía

nación

En confusos hechos, un policía asesinó a un hombre en Cartagena

Un hombre muerto y un policía herido en medio de un procedimiento policial tiene en duda la actuación de la institución en Cartagena.

El actuar de la Policía Metropolitana de Cartagena viene siendo blanco de críticas por estos días tras distintos casos aislados en los que la comunidad y hasta las mismas autoridades nacionales han puesto en duda las respuestas de los uniformados de la institución adscritos a la Policía de esa ciudad.

El más reciente caso que tiene el proceder de los uniformados en el ojo de huracán fue el asesinato de un hombre que, según la Policía, habría ataco a un uniformado en medio de un procedimiento policial y este respondió con su arma de dotación.

De acuerdo con la versión oficial, el sujeto se involucró en la requisa que le practicaban a otra persona y con arma blanca hirió al uniformado de manera desprevenida, por lo que “el policía tuvo que actuar”.

A través de un comunicado se pronunció la Policía de Cartagena explicando lo que había sucedido, “en los hechos ocurridos en el barrio El Pozón en medio de un procedimiento policial, donde resultó herido un patrullero y muerto un hombre, la Policía Metropolitana de Cartagena”.

“El uniformado lesionado manifestó, que se encontraba realizando un patrullaje propio del servicio en compañía de otro miembro de la Policía, cuando le solicitaron a una persona un registro cotidiano, en esos momentos, apareció un hombre conocido con el alias El Calvo y sin mediar palabras se le abalanzó con un cuchillo y lo hirió en el glúteo derecho y cayó al piso”, indicó la institución.

El uniformado relató que en medio del hecho y pese a que ya había resultado herido, realizó unos disparos al aire en señal de alerta a las El Calvo para que detuviera su ataque, pero, según el policía, el hombre intentó lesionarlo nuevamente con el cuchillo.

“Notó que lo iba a agredir nuevamente y por ello, hizo dos disparos de advertencia, el agresor hizo caso omiso y nuevamente se disponía a agredirlo, el patrullero afirmó que las circunstancias lo obligaron a realizar un tercer disparo que lo impactó en la zona abdominal”, dice el escrito entregado por las autoridades que conoció SEMANA.

Con los dos hombres heridos, el uniformado y el sujeto presuntamente agresor, fue necesaria la asistencia a un puesto de salud, donde uno de ellos falleció por la gravedad de las heridas.

“El agresor herido fue trasladado al CAP del Pozón donde posteriormente falleció. El Patrullero lesionado fue conducido a otro centro médico donde fue valorado por los galenos”, anotaron las autoridades.

Según las primeras informaciones recolectadas, el uniformado de la Policía Nacional, hizo necesario uso legítimo de la fuerza, al accionar su arma de fuego como el último recurso para proteger su vida de conformidad con la ley y estándares internacionales sobre el uso de la fuerza.

Sin embargo, algunos ciudadanos aseguran que hubo uso desmedido de la fuerza y abuso de la misma.

Otro de los recientes hechos ocurridos en Cartagena que preocupan a la comunidad son los abusos registrados dentro de la estación de policía de Chambacú, de los que denuncian los uniformados en el lugar tenían conocimiento.

El caso ocurrió el pasado 30 de agosto durante el festejo de cumpleaños de uno de los reos del centro penitenciario, donde algunos decidieron violar, torturar y someter a vejámenes a al menos 10 reclusos más.

Por este caso están siendo investigados los patrulleros Jesús David Anichiarico Arteaga y Luis Salcedo Cordero, pues según las autoridades ellos habrían hecho caso omiso a lo que sucedía dentro de las celdas.

La Defensoría del Pueblo pidió celeridad ante las investigaciones que se realizan por esos hechos, teniendo en cuenta que la denuncia la hizo la regional de la Defensoría en Bolívar, ante el comandante de la Policía Nacional y el comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, haciéndoles un llamado porque los hechos habrían ocurrido a las 11 de la mañana y solo hasta las 5 de la tarde los uniformados de la institución se habrían percatado de la situación.