cartagena

Recomendaciones para el inicio de temporada de huracanes en Cartagena

Las predicciones indican una temporada muy activa, con un promedio de 19 tormentas tropicales, nueve huracanes y cuatro huracanes mayores.


Luego de que se diera a conocer que se aproxima una temporada de huracanes en el Atlántico y que además se estima con tormentas pronosticadas por encima del promedio, la Oficina Asesora para la Gestión del Riesgo de Desastres en Cartagena hizo un llamado de prevención a la ciudadanía para enfrentar este fenómeno que afectaría a Colombia.

De acuerdo con los últimos estudios, la temporada prevista para iniciar el próximo 1 de junio determina un promedio de 19 tormentas tropicales, nueve huracanes y cuatro huracanes mayores.

Los mínimos se estiman en 14 tormentas tropicales, siete huracanes y tres huracanes mayores, por lo que será necesario estar preparado para la mitigación de riesgos en el paso por la ciudad, en la que es posible que se presente el primer fenómeno ciclónico antes del 1 de junio, tal como ha ocurrido en años anteriores.

“Desde marzo estamos intensificando las acciones, como las jornadas de sensibilización en las comunidades más propensas a sufrir emergencias en lluvias, el monitoreo de canales y la interacción con secretaría de Infraestructura para la limpieza de los mismos”, aseguró Fernando Abello, director de la OAGRD.

Abello enfatizó que a pesar de que hasta el momento se pronostiquen afectaciones mayormente indirectas, el refuerzo del plan de contingencia para esta temporada se debe a la alteración de los fenómenos en el clima del Caribe, en el que típicamente se presentan precipitaciones fuertes y constantes, aumento de mareas y -en ocasiones- fuertes vientos.

Por su parte, desde la Oficina Asesora para la Gestión del Riesgo de Desastres invitaron a los ciudadanos a tener en cuenta las siguientes acciones para estar preparado ante los diferentes factores que se presenten en esta temporada.

Recomendaciones

- Limpiezas de escombros, aseguramiento de techos (evitar uso de piedras, estos pueden convertirse en proyectiles debido a los vientos fuertes, pudiendo ocasionar lesiones. Preferir el uso de sacos de arena y amarres de los techos a las vigas, las vigas a las columnas y las columnas al piso).

- Asegurar ventanas y puertas, realizar poda de árboles, limpieza de canales de agua y desagües, entre otros.

- Permanecer atentos a la información divulgada en los medios de comunicación y autoridades locales.

- Tener un plan de emergencia para la unidad familiar, en el que se determinen rutas de evacuación, puntos de encuentro, refugios cercanos, teléfonos de emergencia dentro de la familia. Infórmense acerca de los planes de respuesta a emergencias locales en la Alcaldía municipal o con los organismos de socorro.

- Disponer de un maletín de emergencias que contenga: radio portátil de baterías y linternas en buen estado, agua envasada, alimentos enlatados u otros productos no perecederos, botiquín, implementos de aseo, silbato y otros. Para necesidades especiales: pañales, medicamentos, higiene femenina, elementos para mascotas, entre otros.

- Infórmese de la altura sobre el nivel del mar en la que se encuentra su propiedad, pida orientación a las autoridades sobre la posibilidad de inundaciones por aumento del nivel.

- Si su casa está ubicada cerca de playas o ríos, procure evacuar con la debida anticipación ante el paso inminente de un huracán, e ir a un lugar distante, alto, resistente y cubierto.

- Si su casa es un buen resguardo, asegure el techo, especialmente tejas y láminas de zinc, utilice bolsas de arena para poner peso adicional, no utilice piedras o ladrillos que puedan ser levantados por el viento.

- Almacene agua potable con tiempo. Puede haber escasez.

- Baje al piso todos los objetos que se puedan caer.

- Lleve sus embarcaciones a punto seguro y amárrelos.

- Ayude a sus vecinos para que realicen todos los preparativos necesarios para la emergencia.