violencia sexual

Caso de abuso sexual en Cúcuta: presunto agresor de menor de cinco años tenía libertad vigilada

El supuesto abusador tendría antecedentes por cometer un acto similar. Sin embargo, recobró su libertad.


El lunes 11 de julio, un presunto caso de abuso sexual estremeció la comunidad estudiantil de la ciudad de Cúcuta luego de que se conociera que un joven de 15 años intentó violar a una niña de cinco años al interior de un colegio. Lo preocupante de este hecho es que el involucrado ya había estado en un reclusorio de menores por actos similares a los ocurridos.

Este aberrante episodio se presentó justamente en el cambio de jornada de estudiantes de la Institución Educativa, Colegio Municipal María Concepción Loperena. Según versiones, el posible agresor, perteneciente a la jornada de la tarde, aprovechó el momento en que la pequeña, quien es estudiante de la mañana, se encontraba en un baño de la institución y fue ahí cuando habría abusado de ella.

De manera extraoficial, se conoció que el estudiante involucrado en este hecho estuvo un tiempo atrás en un Centro de Formación para Adolescentes por haber infringido la ley, al parecer, por una situación parecida.

Los padres de familia del colegio, al conocer el antecedente de este joven, se cuestionan por qué se encontraba estudiando en una institución educativa, y todo indica que de acuerdo con una orden de una jueza de Infancia y Adolescencia, habría cambiado la medida de aseguramiento por una libertad vigilada.

Es decir que, con esta decisión, el menor de edad recobró su libertad, pero con la condición de ser monitoreado constantemente por especialistas, quienes estaban pendientes por cierto tiempo. Así mismo, tendría que estar vinculado a proyectos sociales con el fin de mejorar su conducta.

Casi linchan al presunto abusador

Los gritos de auxilio de la víctima pusieron en alerta a otros estudiantes, que al ver la trágica escena casi linchan al joven; este fue perseguido por una multitud estudiantil y golpeado en repetidas ocasiones, pues querían hacer justicia por su propia cuenta.

Se pudo conocer que un miembro de la institución, al ver lo sucedido, decidió encerrar al estudiante en un salón de clases. Por fortuna la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), fue avisada del hecho y evitaron una segunda tragedia más grande.

Momentos después, la niña fue llevada por su mamá a un centro asistencial para ser valorada por un médico y el joven implicado en este hecho fue conducido hasta la sede de la Fiscalía de Infancia y Adolescencia, donde aún se adelanta el proceso de judicialización.

Al cierre de esta publicación, SEMANA conoció que aún se adelantan las investigaciones para esclarecer qué tan cierto es lo comentado por los otros estudiantes que denunciaron lo sucedido.

“Este tema está todavía bajo diligencia judicial, esto es un tema muy delicado, estamos acompañando las diligencias pertinentes y estamos a la espera de la decisión judicial”, confirmó en este medio el jefe de comunicaciones de la Mecuc.

Rechazo

Ante esta situación, SEMANA consultó al defensor del Pueblo en Norte de Santander, Jaime Marthey, quien aseguró que desde esta entidad están haciendo un acompañamiento constante a la familia de los implicados; así mismo, hizo un llamado especial a los padres de familia para evitar que estos hechos se repitan.

“Es importante hacer un llamando a todas las instituciones educativas para que redoblen esfuerzos de manera articulada con los padres de familia con el fin de fortalecer el proceso de sus hijos e hijas; tener claro siempre que los valores y la cultura empieza en los hogares. Desde la Defensoría apoyamos tanto a las instituciones como a la población y estamos dispuestos a ir donde sea necesario”, manifestó a este medio el defensor.

Por su parte, el secretario de Educación Municipal, Luis Eduardo Royero, se refirió a este hecho y fue enfático al mencionar que se hará una sesión extraordinaria del Comité de Convivencia para analizar a fondo lo ocurrido y de esta manera tomar todas las medidas preventivas y correctivas que requiera la situación presentada que generó rechazo en la comunidad estudiantil.

“Nos permitimos manifestar nuestro rotundo rechazo a este tipo de situaciones al interior de los establecimientos educativos. Consideramos de acuerdo con lo conversado con el rector, que se ha hecho una oportuna activación de la ruta de convivencia escolar”, aseguró Royero a través de un video.