Tendencias

Home

Manizales

Artículo

El documento con los lineamientos, que surgió de un trabajo conjunto entre el Ministerio de Educación Nacional, el Ministerio de Salud y Protección Social, el ICBF y la Consejería Presidencial para la Niñez, aplica tanto para instituciones públicas como privadas. - Foto: Afp

caldas

“Estamos actuando de manera diligente”: colegio de Caldas responde tras denuncia de empalamiento a estudiante

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Defensoría del Pueblo le hacen seguimiento al caso, mientras el Ministerio de Educación dio fe de que la denuncia se ha tramitado con rigurosidad.

El Colegio Granadino de Caldas, escenario donde un alumno de 13 años fue víctima de un intento de empalamiento, respondió a los mensajes que han puesto en tela de juicio el procedimiento que le dio la rectoría de la institución privada a la grave denuncia de violencia escolar.

Una vez la historia del menor se hizo pública, algunos acudientes de los menores señalaron a través de un comunicado a la opinión pública que las respuestas de la administración no han sido suficientes.

Además, advirtieron que este hecho se pudo prevenir dado que, presuntamente, alertaron con anticipación a los profesores del supuesto acoso escolar que se vive al interior del grado séptimo, protagonista del incidente.

“Las actuaciones del colegio y los comunicados recibidos a la fecha son ambiguos y generan confusión, siendo nuestra percepción que prevalece el interés de salvaguardar la imagen de la institución sobre el bien común”, se lee en el texto que difundieron a través de redes sociales.

Ante esto, la Asociación Colegio Granadino aseguró que desde el 28 de abril, día en que ocurrió el hecho, le han dado trámite a la denuncia con rigurosidad junto al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Defensoría del Pueblo.

“Es importante aclarar que estamos actuando de manera diligente, prudente y objetiva como lo exigen este tipo casos. Hemos atendido y trabajado con las entidades competentes en las instancias correspondientes con total transparencia y diligencia, entregando todos los documentos que nos han requerido”, comentó la institución.

En ese sentido, confía en que están conduciendo el proceso con base en la normativa garantizando los derechos de las personas involucradas: “Lo más importante para nosotros en este momento es la integridad de nuestra comunidad estudiantil y proteger sus derechos”, agregó.

Finalmente, el establecimiento educativo pidió prudencia en el manejo de la información que se ha divulgado, pues afirman que esta generó conflictos y agresiones que afectaron a los miembros de la comunidad académica.

La víctima fue dada de alta, presunto agresor tiene medida cautelar

La Secretaría de Educación de Caldas le confirmó a SEMANA que el adolescente de 13 años que resultó lesionado, tras un intento de empalamiento en el Colegio Granadino, salió del centro médico y se encuentra en recuperación, mientras que el supuesto agresor fue retirado provisionalmente de las aulas de clase.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, el hecho violento se presentó el pasado jueves (28 de abril) al interior de la institución educativa, ubicada en el municipio de Villamaría, en medio de una actividad lúdica que organizaron los mismos estudiantes.

El juego consistía en lanzar una pelota al aire y tomarla de nuevo en cuclillas. Al parecer, todos los participantes desarrollaron la actividad con normalidad. Sin embargo, cuando la víctima tiró el balón y se agachó para recibirlo, fue impactado por el agresor.

Los miembros de la comunidad educativa sospechan que uno de los alumnos habría enterrado en el suelo un elemento antes de que el menor tomara el turno. Tres pruebas darían cuenta de eso: el incidente quedó registrado en una cámara de seguridad, otra joven habría captado el momento con su celular y, finalmente, el testimonio de los estudiantes involucrados encajaría el rompecabezas.

Fabio Arias, secretario de Educación de Caldas, manifestó que las responsabilidades preliminares deberán ser distribuidas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Comisaría de Familia, quienes encabezan los estudios del caso.

“Nosotros lo que hicimos fue activar el comité departamental de convivencia escolar. Hicimos la visita al Granadino y verificamos los hechos. Ahí validamos que la rectora había activado en debida forma el protocolo. Luego empezó la investigación disciplinaria que todavía no arroja resultados”, señaló el funcionario.

De momento, por precaución y con el fin de no alterar el análisis del caso, las autoridades ordenaron imponer una medida cautelar al estudiante que es señalado de cometer la falta disciplinaria.

En ese sentido, la víctima fue protegida con la misma decisión para no vulnerar sus derechos, “de todas maneras él estará con ocho días de incapacidad, según la información que nos dio la rectora”.