antioquia

Conductor fue asesinado mientras movilizaba a pasajeros en Caucasia, Antioquia

Gremios piden asegurar las carreteras del departamento para prestar el servicio.


Un nuevo homicidio enluta al gremio de transportadores de pasajeros en Antioquia. En menos de un mes, otro integrante fue asesinado en el departamento. En circunstancias que están siendo investigadas por las autoridades, falleció Hugo Sánchez mientras movilizaba a cuatro personas por la zona rural del municipio de Caucasia.

De acuerdo con la versión que testigos le entregaron a la Policía Nacional, hombres armados salieron de una zona boscosa y accionaron armas de fuego a su paso hasta dejarlo sin vida sobre la vía del corregimiento de Cuturú, zona del Bajo Cauca antioqueño. Según las primeras indagaciones, el hombre no había denunciado amenazas.

Sin embargo, el Ministerio Público tiene presente que en esa parte del territorio imponen la ley los ilegales de Los Caparros y el Clan del Golfo, quienes se disputan las rentas criminales. En efecto, esa entidad ha recibido denuncias masivas de desplazamiento forzada por parte de los campesinos mientras que la Fiscalía tiene en el radar homicidios.

Para el director ejecutivo de la Asociación de Transportadores de Pasajeros de Antioquia, Samir Echeverri, las autoridades deben brindar garantías de seguridad para prestar los servicios en las carreteras del departamento con el fin de evitar incidentes violentos, como el que ocurrió el pasado 9 de agosto en el municipio de Fredonia.

“Exigimos a la fuerza pública, a la Policía, un mayor control y mayor presencia en estas vías del departamento las cuales han estado un poco abandonas. Requerimos de un mejor acompañamiento a nuestro transporte intermunicipal para brindar una mayor seguridad a nuestros pasajeros y conductores para prestar un mejor servicio”, mencionó el líder.

Ahora bien, en la segunda semana de este mes, los gremios de transporte público de Antioquia denunciaron el homicidio de Hober de Jesús Calle, un conductor de 55 años que movilizaba a pasajeros entre los municipios de Santa Bárbara y Fredonia, poblaciones del suroeste del departamento.

El crimen ocurrió en la mañana de este martes cuando la víctima cumplía con la última ruta veredal entre los dos pueblos, como lo hizo diariamente en los últimos años sin tener problemas con nadie. Sin embargo, encontró la muerte en medio de las montañas de esta subregión, donde operan los grupos delincuenciales comunes organizados.

Mientras cruzaba por la vereda El Guayabo, un hombre que estaba al borde de la carretera estiró la mano para que frenara el trayecto. El conductor interpretó que el sujeto tomaría el servicio, por lo que accedió a su petición. Una vez ascendió al bus, se ubicó en uno de los asientos y, sorpresivamente, se levantó segundos después con un arma de fuego.

Ante la mirada de los demás viajeros, accionó la pistola en cuatro oportunidades contra el propietario del vehículo sin mediar palabra. Las balas fueron letales. El estruendo de los disparos estuvo acompañado del ruido que generó la colisión, dado que el señor perdió el control del automotor. En ese momento, el sicario se lanzó del carro y huyó por la calle.

Seguridad en Caucasia

El hecho que se presentó este 17 de agosto en Caucasia volvió a revivir una de las peticiones más polémicas del alcalde: envió una carta a la oficina del alto comisionado de paz en la que pide pista para armar una mesa de diálogo con los grupos armados que delinquen en las subregiones del Bajo Cauca, norte y nordeste antioqueño.

En la propuesta aparecen los nombres de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Clan del Golfo —también nombrados como AGC―, disidencias de las Farc y Los Caparros, organizaciones que se dividen las cosechas ilícitas, terrenos de la minería y comercialización de drogas en las cabeceras urbanas de los municipios de estas regiones.