medellín

Consejo de Estado admite tutela para tumbar el nombramiento de alcaldesa (e) de Medellín

De igual manera, negó la medida cautelar que pedía la suspensión inmediata de Andree Uribe Montoya.


La Corporación Medellín Cuenta Conmigo, impulsora de la fallida revocatoria contra Daniel Quintero, informó que el Consejo de Estado estudia una tutela donde buscan que el tribunal suspenda a Andree Uribe Montoya como alcaldesa encargada Medellín, nombrada por el presidente Iván Duque mientras avanzan las investigaciones contra Quintero por presunta participación política.

A juicio de Andrés Felipe Rodríguez, vocero de la veeduría, el decreto que formalizó el nombramiento de la mujer ―que se desempeñaba como secretaria de Salud del distrito por decisión de Quintero― carece de validez porque habría irregularidades en el movimiento que le presentó al Gobierno la terna de candidatas para reemplazar al suspendido alcalde.

El cuestionamiento que le elevó la corporación al Consejo de Estado pone en tela de juicio la constitución de Independientes, grupo que ganó las elecciones locales en 2019, toda vez que el movimiento no estaría regulado ante el Consejo Nacional Electoral.

“Quienes nombraron la terna no estaban legitimados porque la ley es muy clara: la terna debe venir de un movimiento o un partido político. Y los Independientes no son ni lo uno ni lo otro”, mencionó el líder.

Según Medellín Cuenta Conmigo, el presidente Iván Duque sería la persona que estaría facultada para designar a un mandatario encargado que no esté relacionado con el grupo que fue electo por la ciudadanía.

Ese trámite se dio cuando el Gobierno designó a Juan Camilo Restrepo como mandatario una vez la Procuraduría impuso la suspensión contra Quintero, pero el Tribunal Administrativo de Antioquia ordenó revocar ese nombramiento a razón de que no representaba a Independientes.

Ahora bien, el Consejo de Estado le pidió al presidente Duque, al Departamento Administrativo de la Presidencia y al ministro del Interior, Daniel Palacios, para que entreguen en dos días un informe sobre el proceso de designación de Andree Uribe Montoya, que fue electa entre una lista que complementó María Camila Villamizar Assaf y Karen Bibiana Delgado Manjarrés, fieles escuderas de Daniel Quintero.

La petición de la corporación Medellín Cuenta Conmigo solicitó una medida cautelar para que la entidad ordenada la suspensión inmediata de Uribe Montoya, pero esta pretensión no fue aceptada y que, en el caso hipotético de haber sido consideraba, hubiera convulsionado la estabilidad administrativa de la ciudad, puesta en jaque con tres alcaldes diferentes en menos de dos meses.

De acuerdo con Andrés Felipe Rodríguez, al radicar la tutela se enteró que hay otras 15 quejas en trámite que denuncian supuestas irregularidades en el nombramiento de la funcionaria, donde también le postularon la posibilidad de tumbar la nominación.

Mientras se resuelve esta situación, en la Procuraduría avanzan las investigaciones contra Daniel Quintero por meter las manos, supuestamente, en la discusión electoral a favor de Gustavo Petro y el Pacto Histórico. Por esa razón, el ente de control de disciplinario lo alejó del cargo a través de una suspensión con fecha de vencimiento del 20 de junio, un día después de la segunda vuelta presidencial.

Con el fin de que amplíen ese período hasta septiembre, la veeduría ciudadana Todos por Medellín y el diputado de la Asamblea de Antioquia, Luis Peláez, entregaron más argumentos que sostienen el presunto activismo que habría asumido Quintero.

En las pruebas presentadas hay trinos, grabaciones de eventos y declaraciones en medios de comunicación donde él se habría sumado al debate aludiendo a los candidatos presidenciales y agrupación que participan en las contiendas.

En la ampliación no solo los denunciantes relacionaron al mandatario electo con la supuesta participación política, sino a otros funcionarios y exfuncionarios de la administración del distrito. Además, los vinculan con constreñimiento y presunta corrupción para promocionar a Daniel Quintero y atacar a las personas que nadan en contra de sus intereses.