antioquia

Emisoras del Bajo Cauca de Antioquia apagaron transmisión por intimidaciones de grupos delincuenciales

Las autoridades no dan cuenta del supuesto paro armado. Sin embargo, los personeros municipales dan cuenta de un cese de actividades en colegios, medios de comunicación y establecimientos comerciales.


La Asociación de Medios de Comunicación del Sistema Radial Comunitario (Asoredes) denunció que las seis emisoras del Bajo Cauca antioqueño cancelaron las emisiones por amenazas de los grupos ilegales que delinquen en la subregión.

Al parecer, miembros de las organizaciones armadas les pidieron espacios para divulgar información alusiva al supuesto paro armado que habría asumido el Clan del Golfo como retaliación por la extradición de alias Otoniel hacia Estados Unidos.

Los supuestos mensajes que se iban a transmitir por los micrófonos de las emisoras comunitarias advertían de acciones terroristas contra los comerciantes, conductores y habitantes que continuaran con sus actividades en esa subregión.

El representante legal de las emisoras, Juan Guillermo Cano Vargas, informó que los periodistas están atemorizados porque les cerraron las puertas a los supuestos ilegales.

“Hemos determinado apagar la emisión durante los cuatro días del supuesto paro armado porque no tenemos la seguridad suficiente para prestar el servicio a las comunidades que lo requieren día a día. Creemos que no podemos jugar con la vida. Esta situación es de alto riesgo para los locutores, directores y personal administrativo”, dijo el representante.

Es decir, hoy amanecieron sin información las comunidades de El Bagre, Cáceres, Tarazá, Zaragoza, Caucasia y Nechí, quienes están atemorizadas en sus viviendas ante posibles ataques del Clan del Golfo.

Además, Asoredes alertó que la misma situación se estaría dando en otras subregiones del departamento. Por ejemplo, la emisora local de Valdivia dejó de transmitir en la noche de ayer cuando una persona sin identificar le dijo al periodista que iría a la sala de grabación para que leyera un mensaje. Ante el temor, apagó los micrófonos.

“Consideramos esto como un ataque y vulneración al ejercicio periodístico. Necesitamos garantías de seguridad. Estamos muy preocupados”, concluyó Juan Guillermo Cano.

De momento, las autoridades no se pronuncian sobre el supuesto paro armado y los riesgos que tendrían las poblaciones. Sin embargo, las personerías municipales dan cuenta de un cese de actividades en colegios y establecimientos comerciales.

Temor en el Bajo Cauca antioqueño por presunto paro armado del Clan del Golfo

Tras la extradición de alias Otoniel a Estados Unidos, algunos miembros del Clan del Golfo han advertido a los ciudadanos del Bajo Cauca antioqueño de un supuesto paro armado de cuatro días como represalia ante el traslado del que fue su máximo jefe.

En mensajes y audios difundidos por redes sociales advierten que, a partir del 5 de mayo, todas las actividades económicas deben estar bloqueadas. De lo contrario, tomarían acciones violentas.

Si bien las autoridades no han confirmado la veracidad del ultimátum, el Ejército está en alerta máxima mientras la población vive con preocupación, dado que reconoce el alcance y dominio que tiene esta organización criminal en los seis municipios que integran la subregión.

El presidente de la Asociación de Personerías del Bajo Cauca, Gabriel Navarro, detalló que desde ayer los comerciantes acataron las palabras del grupo delincuencial que, además, les habría exigido a los habitantes no salir a las calles.

“Hay un temor que ha acorralado a la comunidad y han decidido tomar sus propias medidas. En los municipios de Zaragoza, El Bagre, Tarazá, Cáceres, Nechí y Caucasia aceleraron el cierre los negocios de actividades nocturnas, y una total soledad”, dijo el funcionario.

El miedo se aceleró por el bloqueo que está vigente sobre la vía que conduce de Medellín a la Costa Caribe, en jurisdicción de Valdivia, que habría sido ordenado por el Clan del Golfo.

Según el general Juvenal Díaz Mateus, comandante de la Séptima División del Ejército, dos hombres sin identificar ubicaron una tractomula en los dos carriles y se dieron a la fuga con las llaves del automotor, por lo que el vehículo no ha podido ser reubicado para darle paso a los carros que están represados.

Por otro lado, el representante de los personeros del Bajo Cauca informó que las instituciones privadas de la subregión suspendieron la jornada escolar de hoy ante las supuestas amenazas.

Si bien se ha especulado de una posible suspensión del servicio de transporte intermunicipal, la Asociación de Transportadores de Pasajeros de Antioquia desestimó la información y aclaró que las rutas continúan su marcha con normalidad.