Tendencias

Home

Medellín

Artículo

Como Jean Carlos García Vargas,de 21 años y Jonathan Arley González Serpa, de 24 años, fueron identificados los dos jóvenes.
Como Jean Carlos García Vargas,de 21 años y Jonathan Arley González Serpa, de 24 años, fueron identificados los dos jóvenes. - Foto: La Chiva de Urabá

antioquia

Identificaron a los dos hombres embolsados en Bello; venían de Urabá, Antioquia

Las víctimas estaban desaparecidas desde el pasado martes.

Las autoridades identificaron a los dos cadáveres que, el pasado 5 de octubre, la policía encontró envueltos en bolsas plásticas negras sobre la vía entre los municipios de Bello y Girardota, al norte del Valle de Aburrá, muy cerca a la estación del Metro de Bello, a pocos metros del puente de las Vegas.

Como Jean Carlos García Vargas, de 21 años, y Jonathan Arley González Serpa, de 24 años, fueron identificados los dos jóvenes, luego del trabajo realizado por Medicina Legal, a donde habían sido trasladados después de la inspección de los funcionarios del CTI de la Fiscalía.

Los jóvenes vivían en el barrio Obrero de Apartadó, Urabá antioqueño, pero meses atrás habían llegado a Medellín en busca de mejores oportunidades laborales. Sin embargo, por causas que aún son materia de investigación, fueron secuestrados, torturados y posteriormente asesinados.

William García Vargas, hermano de una de las víctimas, expresó lo siguiente en el diario local La Chiva de Urabá: “El 4 de octubre, desde el teléfono de ellos, nos enviaron fotografías, nos pidieron dinero y documentos de la motocicleta en la que se movilizaban. Los habían golpeado y nos daban pocas horas para resolver”.

Luego los familiares volvieron a llamar para buscar soluciones, pero ya tenían los teléfonos apagados. Fue después que se dieron cuenta de lo sucedido por el anuncio de las autoridades. Con Jean Carlos y Jonathan Arley, ya son 24 los cuerpos abandonados con las mismas características criminales en el transcurso de este año. Ocho de los casos han sido dejados en la misma zona, es decir, sobre la vía entre Bello y Girardota, a la altura del puente Tulio Ospina.

El hallazgo se dio en el momento que algunos uniformados de la Policía regresaban de un requerimiento de la comunidad del sector por exceso de bulla en una de las viviendas del sector. Cabe recordar que esta cruel práctica era utilizada por los combos criminales de los Triana, quienes tienen presencia en esta zona del norte del Valle de Aburrá.

Los cuerpos que hasta agosto aparecieron dentro de las bolsas en el Área Metropolitana tuvieron signos de violencia. Buena parte de los escenarios documentados por las autoridades judiciales dan cuenta de que los cadáveres estaban descuartizados y divididos en envolturas que, a pesar de las complicaciones operativas, pudieron ser identificados.

Asesinar personas y envolver sus cadáveres en bolsas es una práctica heredada del paramilitarismo. Aunque en Bogotá se identificó la pericia sistemática de parte del Tren de Aragua, en Medellín y el Valle de Aburrá es un crimen que no tiene un protagonista absoluto. En lo que va corrido de 2022, las autoridades han atendido 24 casos.

El ajuste de cuentas entre las organizaciones delincuenciales que operan en la capital de Antioquia es el argumento preliminar que pesa sobre los homicidios identificados, tal como ha ocurrido en los últimos diez años. Una fuente de la Policía Nacional reveló que los cometen “porque se fumaron lo que no debían fumarse o se robaron la plata”.

¿Quién responde?

Los emisores de estos hechos violentos son grupos del crimen organizado que tienen las capacidades de costear los homicidios. De acuerdo con el mapa de la Fiscalía General de la Nación, en esta región del país se tienen consolidadas más de 80 bandas ilegales que se sostienen con la extorsión y el tráfico de estupefacientes en toda la subregión.

Una de las hipótesis de las unidades de inteligencia de la Policía Nacional es que son los incumplimientos dentro de las organizaciones lo que suscita este tipo de asesinatos. Más allá de la tortura que padecen las víctimas, el objetivo es mandar mensajes al resto de enfilados con el fin de advertir sobre los alcances que podría tener la falta de palabra.

En la baraja de responsables de los crímenes reportados en las calles de Medellín no está el Tren del Aragua a razón de que es institución no tienen pruebas de que delinca en Antioquia, a pesar de que la oficina del alto comisionado para la paz señaló que hay reportes del grupo trasnacional en esta ciudad, además en Cauca y el Valle del Cauca.