Tendencias
Universidad de Antioquia.
Universidad de Antioquia. - Foto: Alejandra Uribe.

antioquia

Insólito: empleados de la Universidad de Antioquia estarían recibiendo alimentos descompuestos

Cerca de 700 empleados estarían recibiendo los alimentos en condiciones deplorables.

En la Universidad de Antioquia, varios de sus empleados oficiales han denunciado en los últimos días el mal estado en el que están recibiendo la alimentación que les brindan; la mayoría asegura que los reciben descompuestos y mal presentados.

Cerca de 700 empleados oficiales serían los que se benefician del servicio de alimentación, sin embargo, muchos de ellos han afirmado que han tenido problemas de salud por estar consumiendo las comidas que, al parecer, no las están preparando con las condiciones de salubridad adecuadas.

De acuerdo con la Universidad, hace un mes empezó a operar un nuevo proveedor que ganó una licitación pública, luego de cumplir con los documentos de ley; no obstante, los empleados beneficiarios se han quejado de mala calidad.

Agustín Vélez, director jurídico de la Universidad de Antioquia, sostuvo que el problema comenzó cuando iniciaron con un nuevo contratista hace un mes. “Se le viene realizando las interventorías del caso, se le han hecho varios requerimientos, con relación a la calidad, medidas, calidad del servicio y con el aseo. Este contratista todavía tiene pendiente dar respuesta al requerimiento en el transcurso de la tarde”, explicó Vélez.

Agregó que la universidad está cumpliendo con el debido proceso al cual tiene derecho el contratista: “Por el momento, los casos no han sido declarados como intoxicación. Sí hemos encontrado problemas en el manejo y problemas de saneamiento en pruebas de laboratorio y estamos en el proceso de investigación con la Secretaría de Salud, esperamos tener solucionado este problema la próxima semana”.

De acuerdo con información preliminar, este contratista sería el mismo que estaría brindando la alimentación en algunos centros carcelarios del departamento, donde en reiteradas ocasiones han denunciado la entrega de las comidas en muy malas condiciones.

Estarían dando carne de caballo en el PAE

Luego de que se prendieran las alarmas por la presunta aparición de carne de caballo en los platos del PAE en el municipio de La Ceja, Antioquia, la Procuraduría General de la Nación abrió una investigación contra quien sería la responsable del programa.

“Procuraduría abrió investigación contra funcionaria de la Alcaldía de La Ceja, Antioquia, por presuntas irregularidades en el contrato de operación del Programa de Alimentación Escolar (PAE) para los niños, niñas y adolescentes”, indicaron desde el Ministerio Público.

El ente de control investiga una posible falta de supervisión a las raciones distribuidas por el contratista, y entregó el nombre de Diana Colombia Castro Londoño como la persona que entraría en proceso.

“La Procuraduría General de la Nación abrió investigación contra la profesional universitaria de la alcaldía de La Ceja, Antioquia, Diana Colombia Castro Londoño, en calidad de supervisora del contrato suscrito con la Fundación Colombia un País para el Presente (Fundacoppp), por presuntas irregularidades en el contrato de operación del Programa de Alimentación Escolar (PAE) para los niños, niñas y adolescentes del municipio por valor de 2.277.528.093 pesos″, dice el documento emitido desde la Procuraduría.

En otro radicado, la entidad indicó abrió también una indagación previa para establecer si en otros municipios del oriente antioqueño se habría cometido la misma conducta.

La empresa que distribuyó las raciones del Programa de Alimentación Escolar (PAE) en los colegios de La Ceja, Antioquia, contrarió los argumentos del ente de control disciplinario luego de que se anunciara la apertura de una investigación por las irregularidades denunciadas.

Jonathan Esteban Foronda Hernández, agente oficioso del proveedor oficial, le tiró la pelota al subcontratista que distribuyó durante dos meses las proteínas de res y cerdo en las instituciones educativas de este municipio del oriente del departamento. Al parecer, la carne de equino llegó desde las neveras de un tercero, no de la compañía que asumió el contrato.