política

Procuraduría se pronuncia frente al caso de exclusión de las hijas de Daniel Quintero de colegio de Medellín

Diana Osorio aseguró que sus hijas están sufriendo ‘bullying’ por cuenta de la “inmadurez” de algunos padres de familia.


Un rechazo generalizado causó la carta emitida por 23 padres de familia del colegio alemán Deutsche Schule de Medellín, en el que manifestaban su incomodidad por la admisión de las hijas del hoy suspendido alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

Ante el lamentable caso, la familia ha recibido todo el apoyo de diversos personajes, grupos y entidades, entre ellos, la Procuraduría General de la Nación, órgano de control que suspendió al alcalde, y que expresó su rechazo e hizo un llamado a la efectiva protección de los derechos.

“Ningún niño o niña en Colombia puede ser objeto de afectación a sus derechos, a la dignidad, educación, buen nombre, respeto e inclusión”, trinó.

A su vez, el embajador de Alemania en Colombia, Peter Ptassek, aplaudió la respuesta del colegio. “Con orgullo comparto declaración de colegio Medellín, donde rechaza carta que lo insta a excluir niños por inconformidad con su padre, personalidad política. Invito a leer comunicado del colegio que aboga por tolerancia y pluralismo, distintivos, además, de todos los colegios alemanes”, expresó.

En entrevista con SEMANA, Diana Osorio, esposa de Daniel Quintero, contó que su hija mayor (de solo cuatro años), fue víctima de bullying en el colegio, precisamente por la gestión política de sus padres en la Alcaldía de Medellín. “Nosotros tenemos micrófono, pero hay muchas personas que no y eso es triste”, porque a muchas personas les pasa lo mismo, manifestó.

Respaldos

Ante la misiva, Anke Käding, rectora del Colegio Alemán, aseguró a SEMANA que su única finalidad es brindar educación de calidad como un derecho fundamental.

“Nuestra filosofía y los principios que orientan a la formación de nuestros estudiantes están asociados al pensamiento crítico, pluralismo, respeto por la diferencia y la democracia, somos un colegio apolítico”, comentó.

La directora precisó que frente a este caso, las estudiantes no serán expulsadas; por el contrario, esperan brindarles comodidad en los entornos educativos, al igual que a los demás niños, por lo que tienen a disposición un grupo de profesionales en psicología para atender las problemáticas que puedan presentarse. La institución resaltó su “creencia en valores de la democracia”.

Entre tanto, Osorio relató que su pequeña hija ha comenzado a cuestionarse algunas situaciones que ocurren alrededor de la vida de sus papás, especialmente en el ámbito político.

“Me ha tocado empezarle a hablar de política a una niña de cuatro años, pero yo creo que es un ejercicio bonito: que nosotros le contemos a nuestros hijos nuestras visiones del mundo; nuestras visiones de país, de ciudad, desde una óptica amorosa y no sesgada. Sin rabias y sin personalismos”.

La solicitud

En el escrito aseguraban que “les sorprendía la admisión de la familia de Quintero Osorio en el colegio (...) puesto que es evidente la contraposición de los valores y principios que la familia profesa y los distinguen”.

Entendiéndose que, “al colegio lo hace grande el que los niños sean buenos como producto indesligable de lo buenos que deben ser los principios profesados y practicados por las familias pertenecientes”, dice.

No obstante, en el comunicado los padres de familia expresan que no se trata de partidos políticos ni de posturas ideológicas, sino de su ‘fama’.

La familia Quintero Osorio se ha hecho públicamente famosa por atacar, descalificar, deshonrar y buscar destruir de manera sistemática y descarada, sin prueba alguna, toda estructura social y empresarial fundada en los grandes valores que durante años hemos admirado y de la cual nos sentimos inmensamente orgullosos”, continúan diciendo.

Cabe destacar que la menor ingresó en enero del presente año. La institución educativa actualmente cuenta con 1.100 estudiantes.